XVII. La insoportable vecindad: Las luces de la Candelaria y las sombras negras de los iluminados

Entre la gente que sabe y los iluminados que se creen sabelotodos, entre los inteligentes que dudan y los estúpidos seguros de cada una de sus frases, existe el mismo recorrido que une a la Puerta del Sol con las antípodas o lo que todavía es de mas largo recorrido, por la consideración metafórica y de las ideas que lo impregna, desde la olla a presión de los sentimientos hasta el puchero en el que cuecen a fuego lento los debates de la razón

Leer más

De la maldita imposibilidad de llamar en España a las cosas por su nombre: Podemos y el patio de Monipodio

La falsedad y el teatro de tercer orden se han adueñado de la sociología política española, en nuevo patio de Monipodio, en la que ya parece imposible llamar a las cosas por su nombre. Un carestía ética de la que los políticos en primer lugar, y los periodistas como viles segundones, tienen todas las papeletas del gran premio de la irresponsabilidad. Y quizás, sean la ideología o los bolsillos agradecidos las principales vendas que oscurecen el raciocinio, y hasta la sensatez, de aquellos que gastan todo su tiempo en proclamas desde los púlpitos mediáticos. Ahí están las cadenas privadas La Cuatro y la Sexta como ejemplos del nuevo paradigma entronizado en torno a Podemos y su indiscutible líder carismático Pablo Igle

Leer más

Mi derecho a balar y decir tonterías con la misma Libertad de expresión con la que ahora quieren acabar con la la Venus de Bottcelli. Por Rodolfo Arévalo

Me hace gracia esto de internet y de la gente puede matarse a exabruptos y mariconadas por el estilo, pero el gran papá solo interviene, cuando se muestran frases o imágenes de tipo sexual contra la libertad de expresión

Leer más

La posverdad se sube por las paredes en forma de grafiti

Una señal luminosa de la falta de educación mas que un grafiti más. Auténtica declaración de intenciones y guerra callejera. Un doloroso sopapo a la ley, la urbanidad y la educación tan sonoro como desafinado en esa loa a la perversa posverdad que campea a sus anchas por las calles y ya ufana, descarada, ególatra y perversa se sube a las paredes.

Leer más