Ahora y más que nunca es precisa la unión: Después, Vox, Ciudadanos y PP podrán llegar a donde los españoles digamos: Por Vicky Baustista Vidal

Ahora y más que nunca es precisa la unión. Ilustración de Tano y Pig
Ahora y más que nunca es precisa la unión. Ilustración de Tano y Pig

«Que nadie sospeche la que les espera. Se dicen los cerebros planeadores del gobiernillo guiado por ese grupo patidifuso que llaman PSOE»

Mientras vegetamos el estío esperando las nuevas crisis que se avecinan, permitimos ser entretenidos con alguna “serpiente de verano”, para que las redes, también en crisis, tengan algo de lo que hablar, y los “me gusta”, “me espanta”, “me asombra” …, no dejen de ser pulsados.

– Que nadie sospeche la que les espera- Se dicen los cerebros planeadores del gobiernillo guiado por ese grupo patidifuso que llaman PSOE.

Creemos una función de guiñol, por ejemplo: “Las vicisitudes de Open Arms”, el barquito al que vamos a colocar en primer plano, lleno de negritos hermosos, bien alimentados y sonrientes, con buenos relojes y móviles actuales, que traemos de crucero veraniego para el uso y disfrute de la mirada cansina de la masa conformada.

Les mostraremos un placebo de la información. Una pelotita que maree un poco, que vaya de un lado a otro, como en un partido de tenis. Disfrutaremos del veraneo sin demasiado ruido virtual. A nuestra vuelta, ya llegará “el tío Paco con las rebajas”-.

«En “estepaís”, una españita con minúsculas y sin unión, la palabra “previsión” queda para las viejas y algunos economistas que andan con las manos en la cabeza mesándose los cabellos»

En “estepaís”, la palabra “previsión” queda para las viejas y algunos economistas que andan con las manos en la cabeza mesándose los cabellos, mirando ya hacia lo que casi nadie ve: la crisis que aumenta vertiginosamente.

Parece que los afines a Vox han dejado de dar la tabarra o se han quedado mudos después de lo que sucedió en las últimas elecciones. Pero Psoe cuenta con ellos porque sabe que han sido fundamentales para conseguir el puesto que, en verdad, nadie quiso darles.

¿Nos vamos dando cuenta de que los lobos se frotan las manos pensando en la gratuita ayuda que, con la nueva disgregación votante, conseguirá elevarlos de nuevo al trono del país más tonto del mundo?

«El arrogante trasero del presidente se congratula por que está seguro de permanecer en el sillón presidencial»

El arrogante trasero del presidente se congratula por que está seguro de permanecer en el sillón presidencial. Y su propietario, pasa los días remojándolo en aguas de pago, y las noches, imaginando qué nuevas fotografías va a hacerse formando dibujito con su tropa de guarda traseros de gafas negras.

Y al igual que allá, en una playa, o en el avión de ir y venir, sueña un trasero con un sillón, sueño yo en lo que pasaría si fuera una con la España compacta.

Si fuera representante de una comunidad votante, plantearía la cuestión de la siguiente manera: Primero, pensaría que es precisa la unión más que nunca. Sería realista y calcularía.
Tras una reunión de partidos de derechas, inclinaría a decidir cuál de los partidos, a pesar de las disgregaciones, es el que reúne más votos. A este, los demás le cederían momentáneamente los suyos solicitando el consenso de la ciudadanía después de haber explicado con claridad al público votante, tanto por televisión, si es que les dejaran los vendidos, que son casi todas las emisoras de más audiencia, por redes sociales o como fuera. Conseguir la mayoría no sería causa irreal siguiendo una estrategia, (la que no parece tener nadie); por lo que caerían los partidos míseros, y los regionalistas.

Una vez que aquellos resultaran minimizados por la mayoría absoluta, llegaría el momento de empezar a hablar y a pensar en las elecciones siguientes, donde, después de la limpieza necesaria, podría ya cada uno decantar el voto hacia el preferido de cada cual; por lo que partidos de derecha batallarían en buena lid para conseguir el mejor sitio, una vez anulados los chupópteros que aprovecharon la disgregación de votos para apoderarse del pastel, que ya no es pastel sino una magdalena revenida difícil de morder.

«Las verdaderas elecciones justas se darían en la siguiente convocatoria. Y el pueblo no pensante, volvería a vivirlo todo sin ver, aunque mirase»

Las verdaderas elecciones justas se darían en la siguiente convocatoria. Y el pueblo no pensante, volvería a vivirlo todo sin ver, aunque mirase. Yendo a la oficina todos los días. Esperando lo que ahora se ha convertido en míseros sueldos. Pontificando en el bar a la hora de la cervecita y la oliva, mientras algunos, a lo mejor, se esforzaban por arreglar lo que está cada vez peor.

Un día, Vox, Ciudadanos, PP…, podrían llegar a un lugar mejor: una vez el pueblo hubiera hecho su trabajo, y la estupidez, la mangancia y los partidos siniestros llenos de enemigos de la mano que les da de comer, desaparecieran enterrados en las brumas de la inteligencia común.

«El tablero está en la mesa, todo se puede dar en la partida. Pero ¡hay que jugar! Algunas veces, hasta se gana»

En un sueño, la posibilidad de que suceda lo planeado no pase nada y quede todo igual no se contempla. Aunque en la realidad ya haya sucedido. El tablero está en la mesa, todo se puede dar en la partida. Pero ¡hay que jugar! Algunas veces, hasta se gana.

Y ahora, me despierto en la hamaca donde soñaba razones y siento como el sueño se va rompiendo en mil pedazos, disolviéndose más rápido mientras yo más lucho por recuperarlo… Algo era de traseros,votantes y España, ¿no?

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario