Pere Navarro, los cochecitos eléctricos y las mentiras interesadas de la posverdad. Por Rodolfo Arévalo

Pere Navarro, los cochecitos eléctricos y las mentiras que la historia demandará
Pere Navarro, los cochecitos eléctricos y las mentiras que la historia demandará

«Con toda esta absurdez del independentismo Catalán, ha pasado desapercibida la declaración del Director General de Trafico, el señor Pere Navarro»

Con toda esta absurdez del independentismo Catalán, al que en los últimos cuarenta años se ha estado alimentando desde los sucesivos gobiernos centrales para poder gobernar con estabilidad, cosa que nunca tendría que haber ocurrido, porque no debieran esos partidos regionales y Autonómicos presentarse a elecciones nacionales, ha pasado desapercibida la última declaración del Director General de Trafico.

Pere Navarro dijo, no textualmente pero sí en resumen, que la idea en la que nos habíamos precipitado con la intención de cambiar los coches alimentados por gasoil y gasolina por los eléctricos, que son muy caros, carísimos diría yo, y además hacerlo sin la debida infraestructura es una locura.

«El hecho de que  es imposible acabar con la contaminación atmosférica en las ciudades es algo, que hasta la ex alcaldesa Carmena debiera haber sabido»

Bueno es que algún cargo público se estrelle contra el muro de la realidad, que muchos políticos no ven, porque van a su interés electoral o de cualquier otro tipo, pero que encima nos lo cuenten y en especial me siento afrentado por ello, cuando llevo escribiendo acerca de esto no sé ya cuanto tiempo. Porque el hecho de que  es imposible acabar con la contaminación atmosférica en las ciudades es algo, que hasta la ex alcaldesa Carmena debiera haber sabido, pero claro su ideología totalitaria estaba por encima de cualquier otra consideración.

Prohibir es función de cualquier desfasado comunista que se precie. Por eso están obsoletos en todos los sentidos. Mientras no tengamos la infraestructura para suministrar la energía eléctrica a vehículos y para calefacción a un precio razonable, este problema seguirá existiendo. No todo el mundo puede comprar un coche eléctrico por treinta mil euros y luego instalar un poste de conexión para cargarlo en su garaje, por otros dos mil euros, salvo que posea un chalet y pueda cargarlo allí, menos aún si aparca en la calle.

Esto viene a cuento de que si queremos una sociedad que atienda a las personas que tienen terror a las informaciones tendenciosas sobre salud, vida y milagros, lo primero que debemos evitar es dar expectativas que todavía, por lo menos en España, están muy lejos. En la actualidad este, muy lejos, significan veinte o treinta años. Esto es así, porque los intereses del mercado de valores, petroleras, navieras, empresas de distribución y suministro de gasolina y gasóleo son muy pesados y además resulta que dan trabajo a millones de personas en todo el mundo.

«Es posible que crear e instalar la infraestructura de energía eléctrica de empleo a mucha gente, pero no creo que tanto como el que daría el paro cerrando el grifo a los combustibles provenientes del petróleo»

Es posible que crear e instalar la infraestructura de energía eléctrica de empleo a mucha gente, pero no creo que tanto como el que daría el paro cerrando el grifo a los combustibles provenientes del petróleo. O sea que sí, que todo es muy bonito, que el querer es poder, pero salvo que queramos tener una sociedad de vuelta a la edad media o incluso a un tiempo anterior, en el que más de la mitad de los habitantes perecieran y que curiosamente algunos pretenden, (que malo es el capitalismo), habría que decirles gracias a ese capitalismo estáis aquí.

Solo tenéis que volver la vista a vuestro idolatrado sistema comunista para ver el continuo desastre a lo largo de la historia. Pretender alimentar a un mundo con tantos millones de seres humanos es imposible sin pesticidas, sin agricultura intensiva, sin cría de ganado de todo tipo, y salvo que queramos comer insectos y productos sintéticos, es imposible por el momento.

Es cierto que los productos sobre todo las frutas han perdido calidad, pero la diferencia es que todo el mundo puede comerla. El sistema capitalista tiene una gran ventaja que no tiene el comunista y es que considera al individuo un ser libre y capaz de generar su propio beneficio para sobrevivir y sí, es cierto que hay gente que no puede, pero no se debe a los demás, vamos a la culpa de los demás si no a ellos mismo.

«Querer volver a una sociedad en la que la mano de obra humana era la fundamental en todo y para todo en grandes cantidades solo es garantía de un futuro desastroso»

Es cierto también que la mala suerte puede acompañar a los individuos en su vida, pero para eso se han creado los servicios sociales, para atenderles. Querer volver a una sociedad en la que la mano de obra humana era la fundamental en todo y para todo en grandes cantidades solo es garantía de un futuro desastroso, pero deberíamos asumir que el nivel de contaminación que produce el dar de beber y alimentar a toda la humanidad produce unos inconvenientes y unos desgastes para el planeta y sus habitantes.

Yo de esto solo puedo deducir una cosa, los culpables de todos los males son los humanos con su reproducción incontrolada. Y daría igual que seamos Homo Sapiens que hormigas negras, la superpoblación es lo que conlleva. Acabar con la contaminación significa acabar con la vida de millones de seres humanos y eso no se puede consentir. Hay mucha gente que defiende la calidad futura del planeta pidiendo medidas que afectan a muchos países en vías de desarrollo, lo siento pero esa actitud es un fascismo de los peores.

«El mundo es de todos los seres vivos que lo habitan y los humanos tenemos la responsabilidad de cuidarlo, pero no a costa de la vida de otros»

El mundo es de todos los seres vivos que lo habitan y los humanos tenemos la responsabilidad de cuidarlo, pero no a costa de la vida de otros, más bien habría que pedir que se controle la natalidad allí en donde haya superpoblación. Con el tiempo y el uso de la energía solar, que tan cara es de instalar en España y tantas pegas te ponen, la energía hidráulica, para la que habría que construir muchas mas presas o una turbina en el estrecho de Gibraltar así como la alternativa eólica que por el momento funciona poco, se empezaría a conseguir algo, pero mientras tanto, miles de personas incluidos los gobernantes y cargos de responsabilidad no hacen más que decir tonterías y obviedades sin invertir en lo importante que es la investigación de esas fuentes alternativas y su implantación.

Qué cuesta mucho dinero, de acuerdo, pero algo tendrán que recortar en otras empresas que empiezan a ser lesivas y no rentables o directamente perjudiciales. Pero algunos solo tienen cabeza para asuntos regionales de independentismos absurdos en la actualidad en que el mundo corre a la globalización. Pobres paletos, la historia se lo demandará.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario