Mientras los Españoles chuletas campeen a sus anchas, viviremos en una brillante mierdocracia. Por Rodolfo Arévalo

Mientras los Españoles mal educados no respeten la Ley, viviremos en una brillante y envuelta en papel de regalo mierdocracia. Ilustración de Tano
Mientras los Españoles mal educados no respeten la Ley, viviremos en una brillante y envuelta en papel de regalo mierdocracia. Ilustración de Tano

«Mientras los Españoles sean así, viviremos siempre en una brillante y envuelta en papel de regalo mierdocracia en la que cualquier chuleta puede hacer de su capa ley»

Llevo varios días pensando si es que en España la mitad de la población es muy burra, o sea, tiene pocos conocimientos, pero con el añadido de poca inteligencia y muchas veces carentes de sensibilidad. Esto no tiene nada que ver con la sensiblería, por ejemplo ser amante de los animales y por supuesto no me refiero a los PACMAOS, si no a la gente a la que no le gusta ver sufrir a nadie, ni aunque se trate de cualquier animal.

Y viendo algo tan sencillo como es el tráfico, cada vez me cabe menos duda de que es así. Quizás por esta razón tenemos que aguantar chuletas como el actual presidente en funciones, le recuerdo. Cuando se está en funciones uno puede asumir algunos labores inaplazables, pero no puede ejercer como si se le hubiera votado en unas elecciones. No parece que nadie se lo haya dicho, ni siquiera el Rey. Alguien debiera decírselo y ponerle en su lugar.

Hay algo que muchos españoles no entienden, tu libertad acaba donde empieza la mía y quizás sea por eso por lo que muchas veces se acaba a leches. Cuando se refrendó en referendum la Constitución en el setenta y ocho, se hizo porque la mayor parte del pueblo español, deseaba abandonar la chulería de los del yo mando porque soy el más matón del barrio. Pero mira por donde algunos españoles, no todos pero si a algunos escorados demasiado a la izquierda esto no les gusta, porque pretenden conseguir sus objetivos que son los de obtener una sociedad hueca, tonta, sin herramientas mentales e incapaz de defenderse con palabras de sus intentos de convertirla en social comunista. Estos son como camicaces erre que erre, siempre dando cornadas para ver si la gente revienta y pega un puñetazo encima de la mesa, pretexto perfecto para que ellos puedan contestar diciendo pío, pío que yo no he empezado.

Afortunadamente ya muchas personas los tienen calados y huyen de ellos como de la peste. Errejón es uno de estos tipos que está obsesionado con la igualdad, imposible de lograr si no es matando, encarcelando y torturando a las personas que quieren seguir siendo libres en democracia, como ha demostrado la historia del social comunismo, con sus ciento treinta millones de muertos desde la revolución Rusa.

Pero muchos españoles, como digo más chulos que un ocho, prefieren vivir condenados a decir basta de engaños. Hasta aquí todo corriente y moliente vamos la mierda de democracia mismo que poseemos por el momento aquí en España. Esto es así, entre otras cosas porque el español no es sumiso y acatador de la ley como pueden serlo los alemanes, tan disciplinados ellos. Aquí en España te tildan de gilipollas y hasta te tocan el… claxon si te paras en un semáforo en rojo por la noche si no viene nadie por la calle que respetas. Para muchos españoles lo que no existe es el respeto, nadie les dio a tiempo una buena torta para que aprendieran a obedecer las leyes y las normas y así nos va.

Más con la memez de esos padres que han tragado con toda la chulería de sus hijos en los últimos treinta o cuarenta años, bajo la excusa de que no querían para ellos un sistema dictatorial. Pero resulta que no hay que confundir churras con merinas y las normas y leyes se crean precisamente para poder pode vivir en libertad. La alternativa es el palo y tente tieso, que parece que por aquí a muchos gusta.

Estaba pensando en que si la Dirección General de Tráfico quiere ingresar mucho más dinero por multas, en vez de perseguir el exceso de velocidad y poner multas por ir a setenta y cuatro donde marca setenta, deberían de ponerse en las rotondas a cazar chuletas o gente a la que le dieron el carnet de conducir en una tómbola. Parece que nadie les ha enseñado que no se puede acceder al carril central de las rotondas según entras en ellas, como tampoco salir de allí. Que hay que entrar y salir por el carril mas cercano a la entrada o la salida y luego si se va a girar pasar al central y antes de llegar a la salida deseada, salir al carril de fuera, pero no cruzarse desde el central para salir, jodiendo o chocando con otras personas que circulan bien. ¡Ah! Y encima hay algunos que se pican si se le dan las luces o una buena pitada que se merecen por chuletas. Si la guardia civil estuviera allí, no tendría ni siquiera que poner multas, bastaría con que le hicieran dar vueltas hasta que lo hiciera bien y saliera por donde debe. Pero desde luego esta idea se la ofrezco a la DGT, se iban a forrar, solo en unas horas.

Pues lo dicho, ¿cómo queremos que no se profanen tumbas, se respete a los muertos y se tenga consideración con los animales y las personas en un país de cabestros chuletas, no todos, pero muchos? Mientras los Españoles muchos sean así no hay nada que hacer, viviremos siempre en una brillante y envuelta en papel de regalo mierdocracia en la que cualquier chuleta puede hacer de su capa ley. Si llevo desde el sábado pasado pensando en esto, ¿por qué será?

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario