Con cizalla en mano para asaltar España, Sánchez recuerda que hay días que es mejor no levantarse. Por Rodolfo Arévalo

Con la cizalla en mano para asaltar España, Sánchez recuerda que hay días que es mejor no levantarse. Ilustración de Tano
Con la cizalla en mano para asaltar España, Sánchez recuerda que hay días que es mejor no levantarse. Ilustración de Tano

«Todo está manga por hombro y tan solo el pensar en el paro que se nos avecina te hace sentir que hay días en los que es mejor no levantarse»

Hay días, en que no se sabe por qué todo está manga por hombro, todo sale mal, o todo ocurre de manera inesperada. No me refiero a grandes problemas o asuntos trascendentales, más bien me refiero a cosas ínfimas que a fuerza de irse uniendo unas a otras acaban inflando tus gónadas y a veces tanto que pueden estallar, no físicamente pero sí mentalmente. Ayer con la sentencia del caso ERE y la demostración judicial del latrocinio del PSOE, con el silencio cómplice de Sánchez con la cizalla y las manos enguantadas para asaltar de nuevo el gobierno de España, fue uno de esos días. Y es que, todo está manga por hombro y tan solo el pensar en el paro que se nos avecina te hace sentir que hay días en los que es mejor no levantarse.

Nada más despertar por la mañana, estaba citado en casa un carpintero que desmontaría el dormitorio de matrimonio para que pudieran pintarlo. Con esto ya empezó mal el día porque significó adelantar media hora el levantarse de la bien calentita cama y enfrentarse al trajín diario. Yo realmente no soy vago, me gusta trabajar, pero prefiero hacerlo hasta altas horas de la madrugada y no darme el madrugón. Para mi, más valen mil estrellas en el cielo que un bonito amanecer .

Si ya es una lata tener desmontado un dormitorio y los muebles repartidos por varios lugares de la casa, no les digo lo que es dormir en un colchón en el suelo del salón un par de días. Si a esto le añadimos, que no sé por qué los pintores o cualquier otro operario que viene a trabajar a tu casa siempre se deja varias cosas en la furgoneta y tiene que bajar un número impreciso de veces a ella, con las consiguientes llamadas a los telefonillos y timbre de casa, ni les cuento. 

«Un país que lleva sin gobernarse democráticamente y solo por decretos ley durante más de un año, no es un lugar muy tranquilo en el que trabajar y convivir»

No sé como los demás lo aguantan pero este tipo de obra tonta como es la pintura o incluso poner ventanas de aluminio que no parecen gran cosa pueden convertirse en obsesiones que llevan a reacciones violentas. Pero… miento, sí lo sé. Un país que lleva sin gobernarse democráticamente y solo por decretos ley durante más de un año, no es un lugar muy tranquilo en el que trabajar y convivir, máxime cuando lo que se postula como gobierno es un conglomerado de anti sistemas, de variopinto pelaje, encabezados por un endiosado y enfermo presidente al que le gusta tanto vivir en Moncloa que no está dispuesto a reconocer que hacer un pacto de gobierno resulta si no improbable, si imposible a la larga. No le auguro ni medio telediario.

Todo esto, sumado, va calentando el ambiente, máxime cuando el paro sigue subiendo y amenaza incluso a muchos que votaron PSOE. La economía va cuesta abajo, como le gusta a Podemos, porque cuantos más pobres haya, más posibilidades de gobernar tienen ellos. Es lo que tiene el Social Comunismo, primero crean la pobreza y después vienen de salvadores. Este tipo de movimientos comunistas se están produciendo por el mundo sobre todo en Hispanoamérica y ahora se intenta en España la madre patria. En algunos sitios, lo consiguen, pero no podrán con los españoles a los que, como yo, se les inflan las gónadas por tonterías cotidianas, así que vengan por otras más graves que se van a enterar de lo que valen los Españoles. Porque ellos cuentan solamente con los engañados con lavado cerebral durante años, pero cuando estos ven peligrar sus trabajos, la cosa cambia, porque Pepe solo tiene eso para vivir y no como Juan que tiene una pasta en el banco que se encargará de mover lo antes posible a otros lugares de Europa más favorables antes de la hecatombe.

«Todo está manga por hombro y no se sabe por qué, pero hay días en los que es mejor no levantarse»

Por supuesto también se llevaran las empresas de este suelo español, no por nada, si no por tener impuestos más bajos en otros lugares. Y entonces todos, incluidas estas personas que no piensan y solo obedecen ciegamente las consignas, se caerán del guindo y se darán cuenta de la gran gilipollez que han cometido. Decía un Antropólogo de cuyo nombre ahora no me acuerdo que cada treinta años se producen las guerras para que bajen las tensiones sobre todo entre la gente de mediana edad, a ver si va a tener razón. Todo está manga por hombro y no se sabe por qué, pero hay días en los que es mejor no levantarse.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario