Noches de insomnio al borde de la balcanización de España. Por José Crespo

Noches de insomnio al borde de la balcanización de España propuesta por sus vendedores por parcelas. Ilustración de Tano
Noches de insomnio al borde de la balcanización de España propuesta por sus vendedores por parcelas. Ilustración de Tano

«Mientras al PSOE dejó de quitarle el sueño un posible gobierno con Pablito, somos los españoles los que sufrimos de insomio por la balcanización que nos venden»

Mientras al PSOE dejó de quitarle el sueño un posible gobierno con Pablito, ahora que ya solo le quita el sueño VOX y se esfuerza por su aislamiento e impedir su presencia en la Mesa del Congreso, somos los españoles los que padecemos de insomnio por la balcanización que proponen estos vendedores de España por parcelas, y además, y para mayor sufrimiento, nos desayunamos con noticias como esta:

«El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, ha colgado un vídeo en twitter donde hace suyas las palabras de Joan Estelrich, dirigente de la Lliga Regionalista durante la primera mitad del siglo XX, y pide ser vengativos contra los españoles y actuar sin contemplaciones ni compasión».

Al igual que en 1934 se agitaba el fantasma de la CEDA de Gil-Robles y un posible golpe cedista, hoy se agita el miedo a VOX cuando es la única voz que se levanta en defensa de la Constitución. Recordemos que mientras se hablaba del posible golpe cedista, Indalecio Prieto introducía en el vapor Turquesa con un importante alijo de armas ¿quizá para dar un golpe él mismo?

«Y queda nítidamente claro que no me refiero a lo que fue un partido, que es su día abandonó el marxismo y que hoy ya no es partido, que ya no es socialista, que ya no es obrero y, por supuesto, que ya no es español»

Solo me queda gritar un hurra al cinismo ¡PSOE! ¡P.S.! ¡OÉ! ¡OÉ! ¡OÉ! ¡OÉ! ¡OÉÉÉÉ! ¡OÉ! Por supuesto siglas del griterío victorioso de los energúmenos «Oclócratas de Esquerra». Y queda nítidamente claro que no me refiero a lo que fue un partido, que es su día abandonó el marxismo y que hoy ya no es partido, que ya no es socialista, que ya no es obrero y, por supuesto, que ya no es español (ahora en manos de los señoritos del PSC), me refiero al PedroSoe, el P.S. (Pedro Sánchez) y a esos gritos de alegría de sus aliados, «¡OÉ! ¡OÉ!», como dijo la doctora Carmen Calvo, a la sazón profesora de Derecho In-Constitucional, tras el encuentro de las dos «izquierdas históricas», refiriéndose al partido del doctor Sánchez en su labor de blanqueadora de la Esquerra Republicana de Cataluña.

No sé si la doctora Calvo se quiso referir a sus coincidencias históricas en los desmanes y el crimen de las checas de ambos partidos, centros de detención establecidos para la tortura, la violación y el asesinato. Centros de la vergüenza que como pústulas emponzoñaron las calles de Madrid en número de casi 350.

Acuérdense de Pablo Iglesias fundador del PSOE, el que amenazó de muerte a Maura, «Para que usted no llegue al gobierno estamos dispuestos a llegar al atentado personal», y que proclamaba: “¡Queremos la muerte de la Iglesia!… ¡ Para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia! (VI congreso del P.S.O.E. en Gijón).

«Tras perder las elecciones de 1933, en 1934 en el golpe de estado que dio el PSOE murieron 1500 personas»

De Largo Caballero, Presidente del Gobierno y diputado del PSOE que , a la sazón, manifestaba: “¡Si triunfan las derechas tendremos que ir a la guerra civil, la democracia es incompatible con el socialismo” y “No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad!” (Ginegra, 1934). Tras perder las elecciones de 1933, en 1934 en el golpe de estado que dio el PSOE murieron 1500 personas.

Y cómo no, de Companys al que se perdonó la sentencia de muerte y se dedicó al crimen mediante las «patrullas de control» que se dedicaron al asesinato y a la tortura llegando en 14 días a acabar con la vida de 8.000 personas.

Hoy tenemos a los mismos actores de 1936, con una izquierda que abraza de nuevo al marxismo, dando otro golpe de la mano de los neo-estalinistas. ¿No hay vestigios de la memoria sensata de Julián Besteiro y Segismundo Casado frente a la dependencia soviética?
Z.P. y P.S. han asesinado la reconciliación y la Transición.

«Me repugna y me duele recordar guerras civiles españolas de quienes no supieron convivir sin venderse a poderes extranjeros»

Me repugna y me duele recordar guerras civiles españolas de quienes no supieron convivir sin venderse a poderes extranjeros, a los que entregaron hasta la riqueza acumulada en el Banco de España. Soy hijo y nieto de familias enfrentadas en la última y dolorosa guerra civil que supieron mediante el Amor superar las diferencias a pesar del dolor infringido en sus propias carnes y que no permitieron transmitir y perpetuar el odio a sus descendientes mediante rencores inútiles sanando sus almas y procreando hijos y nietos sobre la semilla del valor más importante: el Amor.

¿Hasta cuándo? Espero que voces sensatas como las de Carreras, Santacruz, de la Nuez, Redondo, Múgica, Gómez Frías o Leguina sean escuchadas.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario