En la letrina de la Secta hablando de Cayetana nadie sale en su defensa. Por Guirong Fu

La letrina de la secta. Ilustración de Linda Galmor
La letrina de la secta. Ilustración de Linda Galmor

«En la letrina de la Secta hablando de Cayetana nadie sale en su defensa y el periodismo vuelve a dejar su casposo prestigio por los suelos»

Ayer pudimos ver, en la letrina de La Secta,

de que pasta está hecho el periodismo patrio:

hablando de Cayetana, nadie salió en su defensa:

¡con la más cobarde de las sañas todos la atacaron!

Juro a ustedes que llegué a pasar vergüenza:

ese periodismo que algunos llaman ‘de derechas’,

su casposo prestigio por los suelos arrastrando

por defender su ‘privilegio’ de paniaguados

en un medio que se harta de cubrirles de ofensas

siempre que le interesa o considera necesario!

¡Viva la objetividad de la prensa! ¿Verdad, Marhuenda?

En España, LOS FELONES, ¡están por todos lados!

guirong fu

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada. Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz, pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada. Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar; y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar. No hay en mí afán de ocultamiento, pero va con mi talante el anonimato. De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato, no habrían de reconocerme ustedes un pimiento. Den todos por bien seguro, sin embargo, que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD y EL HONOR de quienes me honran con su amistad, no habré de ocultar de mí ni un solo dato. ¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve: El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología. Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve, los años me han llevado a querer tomarle la medida: Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates. Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía. Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates' y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Deja un comentario