No me siento víctima de ningún sistema educativo y sí del arresto domiciliario que nos imponen las checas monclovitas. Por José Crespo

No me siento víctima de ningún sistema educativo y sí del arresto domiciliario que nos imponen las checas monclovitas. Ilustración de Tano y Pig
No me siento víctima de ningún sistema educativo y sí del arresto domiciliario que nos imponen las checas monclovitas. Ilustración de Tano y Pig

«No me siento víctima de ningún sistema educativo y sí del arresto domiciliario que nos imponen las checas monclovitas aprovechando la pandemia del coronavirus»

No me siento víctima de ningún sistema educativo y sí del arresto domiciliario que nos imponen las checas monclovitas aprovechando la pandemia del coronavirus. En 1975 ya había terminado mi bachillerato con un exigente COU y con 16 años me disponía a iniciar mus estudios superiores. Recuerdo todos y cada uno de mis profesores, se lo debo todo a ellos a un sistema educativo que no tiene nada que ver con el actual, no sé si mejor o peor, diferente. Hablaba a mis profesores de usted y ellos nos trataban de usted también. Sé que como ahora había profesores buenos y malos, yo doy gracias de haber tenido de los primeros.


Recuerdo exigencia y trabajo, buena letra y sin faltas de ortografía o suspendías. Ademas no olvido mi único método de consulta, el martirio de tropecientos tomos en lo alto de una estantería que requerían fuerza de brazo y habilidad desde lo alto de una silla para bajarlos a la mesa del comedor y buscar algo. ¡Qué envidia! Quién hubiera pillado internet en aquellos tiempos, estaría aprendiendo sin parar.

«Hoy vivimos algo muy diferente, con la renta mínima, se nos pretende hacer dependientes. Con el aprobado general sin la búsqueda de la excelencia se crea una masa de ignorantes»

Hoy vivimos algo muy diferente, con la renta mínima, se nos pretende hacer dependientes. Con el aprobado general sin la búsqueda de la excelencia se crea una masa de ignorantes, a las pruebas me remito. Con unos medios, TV y prensa controlada se nos convierte en seres manipulables. Y con el confinamiento ante la pandemia del coronavirus, cada tarde con la manipulación de los aplausos se nos pretende convertir en entusiastas ciegos.

«Con las puyas que como cuñas se van insertando y publicando en el BOE se va erosionando lentamente el estado de derecho y la salud de nuestra democracia»

Con los Decretos Ley se avanza en la perpetuación en el poder. Con las puyas que como cuñas se van insertando y publicando en el BOE se va erosionando lentamente el estado de derecho y la salud de nuestra democracia. Somos como ranas en agua tibia puesta a fuego lento, nadie salta, no pasa nada, hasta que es demasiado tarde.

Con la muerte de una persona y un perro se incendiaron titulares pidiendo responsabilidades, hoy con la ocultación del dolor de decenas de miles de familias, con la proyección de series de vergonzante humor, se nos pretende convertir en zombies ausentes insensibles de la realidad.

Con este confinamiento, arresto domiciliario, sin libertad de movimiento, expresión e información, sin horizonte ni soluciones, se nos mantiene cautivos, alejados de los demás se nos somete y convierte en ganado doblegado que solo espera el pienso y la hora del sacrificio.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario