La desescalada, sin test y sin transparencia hacia la nueva normalidad. Por José Crespo

La desescalada sin rigor informativo
La desescalada sin rigor informativo

«Mientras, el astronauta niega la necesidad de hacer test, para poder acotar el contagio y a la vez se nos lanza de paseo a la calle en la desescalda»

Recordamos el oscurantismo, como mínimo, en la contratación de batas, mascarillas, guantes que deberían de haber estado previstos para la Sanidad española. Una alta cifra de millones de euros públicos gastados fuera y pagados en Suiza mientras las empresas españolas venden sus productos fuera por ejemplo a Francia, comprometida en hacer 200.000 test semanales. Mientras, el astronauta niega la necesidad de hacer test, para poder acotar el contagio y a la vez se nos lanza de paseo a la calle en la desescalada sin test masivos, sin transparencia y sin rigor informativo.

Hemos estado más de cuarenta días encerrados sin que se haya planeado, iniciado ni ejecutado un plan masivo para seguir y controlar el rastro del contagio.

El hacer esta desescalada sin test masivos es como lanzarte a los leones y esperar que se coma a otro y no se fijen en ti. Los primeros deberían ser nuestros sanitarios, todos, pues han sido los menos protegidos y más contagiados alcanzando el “triste récord” mundial de ser el país con el mayor porcentaje de sanitarios contagiados… un 20 por ciento, según los datos de UPN, frente al 3 por ciento de Estados Unidos, el 6 por ciento de Holanda o el 11 de Italia.

El comunista Garzón inspirado durante la crisis del Ébola ahora calla angte el abandono de nuestros sanitarios
El comunista Garzón inspirado durante la crisis del Ébola ahora calla ante el abandono de nuestros sanitarios

«Podemos hablar de irresponsabilidad e incluso de negligencia, pues durante semanas el personal sanitario no ha tenido material y sigue sin hacerse los test»

Podemos hablar de irresponsabilidad e incluso de negligencia, pues durante semanas el personal sanitario no ha tenido material y sigue sin hacerse los test. Según informes del Hospital de Alcorcón un total de 814 de los 2.625 profesionales (un 31 por ciento) han dado positivo, y la mitad de ellos son asintomáticos, ese colectivo que queda sin acotar y que volverá a contagiar en cuanto  se abra la mano en el contacto social.

Superados los 40 días de confinamiento equivalente a tres fases de incubación, la cuarentena se ha quedado corta, por lo que el gobierno se lanza a ampliar el estado de alarma prorrogando el confinamiento, más o menos blando. Han sido más de seis semanas perdidas que no han servido para programar y ejecutar test masivos a la población, lejos de ellos los gestores de la crisis se han perdido en un error tras de otro para terminar en una desescalada con demasiados riesgos de por lo menos un peligroso rebrote, que ojalá no se produzca, pero que pasado el verano podrá caer como una espada de Damocles sobre nosotros.

La comisión parlamentaria para la reconstrucción presidida por el licenciado Pachi Nadie y el negociador y representante comunista de las FARC en las conversaciones de La Habana
La comisión parlamentaria para la reconstrucción presidida por el licenciado Pachi Nadie y el negociador y representante comunista de las FARC en las conversaciones de La Habana

«Nos están machacando con eso de la “nueva normalidad”, una situación sin libertad ni igualdad en la que socialistas y sus dueños comunistas crean una masa de dependientes»

Nos están machacando con eso de la “nueva normalidad”, una situación sin libertad ni igualdad en la que socialistas y sus dueños comunistas crean una masa de dependientes al albur de esa “comisión de reconstrucción” presidida por el licenciado Pachi Nadie y el negociador y representante comunista de las FARC en las conversaciones de La Habana, Enrique Santiago, ¡ahí queda eso!,  del crimen a ¿reconstruir España?…

Yo no quiero esa “nueva normalidad”, quiero la anterior normalidad, la que existía antes de las manifestaciones del 8-M, que no fueron suspendidas por un gobierno irresponsable, a tenor de la información que poseía, y por tanto responsable de más del 60% de los contagios y del 80% de los fallecidos, esa normalidad que nos arrebataron de forma  irresponsable los convocantes y voceros de aquella manifestación al grito de «mata más el machismo que el coronavirus». 

«Acuérdense cómo Marlasca nos ha dicho que no tienen que pedir perdón de nada»

Acuérdense cómo Marlasca nos ha dicho que no tienen que pedir perdón de nada y el doctor Simón quien manifestaba a finales de enero que no habría más de algún contagio y que le diría a su hijo que hiciese lo que quisiese ante la convocatoria para el 8-M.

 

Ya hemos visto la falta de transparencia en la contratación en la que parece que en vez de primar el carácter de urgencia lo que ha primado son esas maneras que atienden al ilegal principio de “por mis cojones” o a ese corrupto que inspira el otro lema de «Por mis comisiones».

Ha costado que se supieran cuáles eran esas empresas sin sede conocida y a qué intereses obedecen que se irán conociendo. Miremos donde miremos vemos que tanto la Ley de Sanidad, como la de Transparencia, no digamos ya la de Contratos del Estado, son papel mojado para esa casta de miserables que no han ejercido ni creado un puesto de trabajo en su vida. Eso sí, aprovechando el estado de Alarma se ha prodigado en crear direcciones generales, cargos y asesorías a diestro y siniestro, más bien a ultra siniestro.

La desecalada, sin test y sin transparencia hacia la nueva normalidad. Ilustración de linda Galmor
La desecalada, sin test y sin transparencia hacia la nueva normalidad. Ilustración de linda Galmor

«Ahora nos salen con una “comisión de expertos” para la desescalada, comisión “apostólica” por aquello de que son doce sus integrantes»

Ahora nos salen con una “comisión de expertos” para la desescalada, comisión “apostólica” por aquello de que son doce sus integrantes, y resulta que no podemos saber los nombres ni la cualificación de cada uno de ellos bajo el argumento de las presiones que podrían sufrir.

O sea que responderán a los organismos y Comunidades Autónomas mediante informes y escritos sin firmar por nadie… ¿Se dan cuenta del cachondeo?

 

Dentro de las Fuerzas Armadas, ese ente “superfluo” al que el doctor Sánchez dijo que le recortaría el presupuesto, existen departamentos especialistas en la gestión de contratos internacionales, con experiencia y formación en Contratación y Gestión Logística, especialistas en Transportes Internacionales, técnicos superiores en Prevención de Riesgos Laborales, defensa y gestión frente a catástrofes y contra agresivos de carácter Nuclear, Biológico y Químico, en Alta Gestión de Recursos Humanos y Recursos Económicos, especialistas en el Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del procedimiento Administrativos Común, especialistas en Técnicas de Gasto y en Gestión Presupuestaria del Gasto y su Control, especialistas en Medicina de Guerra y gestión hospitalaria, en Veterinaria y alimentación del Cuerpo Militar de Sanidad, así como un largo etcétera en el que no puedo dejar de mencionar a tres cualificadísimos grupos profesionales militares, como son el Cuerpo de Intendencia, el Cuerpo Jurídico Militar y por supuesto el Cuerpo Militar de Intervención.

Se constituye la Comisión de la Reconstrucción. Deberían participar las mejores capacidades por el bien de España. No arranca bien con el Pachi de Presidente de la misma. Ilustración de Linda Galmor
Se constituye la Comisión de la Reconstrucción. Deberían participar las mejores capacidades por el bien de España. No arranca bien con el Pachi de Presidente de la misma. Ilustración de Linda Galmor

«El colectivo militar está preparado para la contingencia y la situación de crisis dejando poco espacio para la improvisación fruto de la falta de previsión»

Tengo muy claro que si en esta situación de emergencia nacional calificada incluso como de auténtica guerra contra un virus, que nos ha dejado más de 30.000 víctimas, por el momento, se hubieran empleado a fondo las posibilidades militares no solo en funciones de limpieza y fumigación, sino colaborando y participando en la dirección, contratación, organización y control de abastecimiento, suministros, prevención de riesgos, transporte y mantenimiento de canales logísticos aéreos y terrestres, nada de este desastre habría ocurrido pues el colectivo militar está preparado para la contingencia y la situación de crisis dejando poco espacio para la improvisación fruto de la falta de previsión.

 

Dejen de ocultar su responsabilidad en la falta de previsión demostrada tras los avisos internacionales recibidos relativos al coronavirus y que tanto ha afectado a nuestros sanitarios, dejen de echar culpas a las autonomías y a la Sanidad privada, a los empresarios, primeros interesados en que se mantenga el empleo y la producción, y finalmente déjense de nuevas normalidades, apliquen correctamente la Ley de Contratos del Sector Público, así como la Ley General de Sanidad y la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, para que la sociedad pueda saber y conocer hasta el último firmante de un contrato y la membresía y cualificación de cualquier comisión de expertos y devuelvan lo antes posible a su propietario, el Pueblo Español,  las Libertades consagradas por la Constitución.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario