Más vale buena vara, que mal faisán. Por Silvia Gutiérrez Oria

Más vale buena vara, que mal faisán. Ilustración de Linda Galmor: La bondad del socialismo es un mito
Más vale buena vara, que mal faisán. Ilustración de Linda Galmor: La bondad del socialismo es un mito

«No saldría del confinamiento de un confesionario para expiar la culpa por mi larga y viperina lengua… Pero con lo que hay.., no me fustigo aunque crea que más vale buena vara, que mal faisán»

Más vale buena vara, que mal faisán… Disparan la agresividad verbal del más paciente … Y No hablo de los políticos de los que ya sabíamos la catadura moral en la que se desenvuelven desde que el mundo es mundo … No,  hablo de ellos que además, y después de su labor política no desparecen al acabar su mandato, sino que alargan su vida laboral pública introducidos manifiestamente en los órganos y poderes generales del Estado…
No, ya estamos acostumbrados, ya no nos asombra, es algo ya endógeno. Hablo de los cortesanos periodísticos que, con sus parciales e interesadas opiniones en los diferentes medios de comunicación, intentan manipular la opinión y el libre criterio del grueso de la población de un país.
Asombra los denostados esfuerzos, los vericuetos y retorcimientos que emplean para dar la vuelta a una noticia hasta hacerla tal y cómo ellos necesitan que sea para sus intereses…
Y reconozco que es algo que casi todos hemos hecho de manera amateur alguna vez cuando el cristal con que vemos la realidad no es de nuestro agrado. Pero hacerlo de manera pública, a gran nivel y financiados, es algo indigno cuando se hace en nombre del «periodismo».
Su doble vara de medir, su agravio comparativo es tan patente que, no puede más que producirnos urticaria… Los ejemplos son cientos, pero en esta actualidad, tan dramática y atípica, en un estado casi de excepción.., indigna, y hasta causa vergüenza ajena…
Estos «periodistas» de pelo dudoso, andan por todos los canales de televisión y prensa escrita más preocupados por intentar blanquear los trapos sucios de algunos partidos políticos y sus «simpatizantes vip» .., que de analizar lo que realmente nos importa.
Estos profesionales consideran en sus apariciones mediáticas, que lo que es grave, y requiere imputación y condena en un caso concreto , como el caso Kitchen, es inimputable y sin carga viral en el Caso Dina…
Estos profesionales acusan de vil «traidor» al abogado de Podemos que ha cantado , mientras al barítono del Popular se le tilda de colaborador con la justicia…
Según ellos, lo que es estrambótico, inútil y hasta causa risa, como la moción de censura al Gobierno de Sánchez , es sin embargo fundamental y de «higiene democrática» en la de Madrid …
Ahí radica su profesionalidad: en acusar, juzgar, y poner en la diana a quien les conviene mediáticamente, y en hacer piruetas defendiendo lo indefendible…
Si fuera creyente y practicara la religión católica como una auténtica fiel, no saldría del confinamiento de un confesionario para expiar la culpa por mi larga y viperina lengua… Pero con lo que hay.., no me fustigo aunque crea que más vale buena vara, que mal faisán.
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Deja un comentario