La historia no puede borrarse, por mucho que nuestro actual gobierno de alucinados quiera borrarla. Por Rodolfo Arévalo

La historia no puede borrarse, por mucho que nuestro actual gobierno de alucinados quiera borrarla. Ilusgración de Tano y Picha
La historia no puede borrarse, por mucho que nuestro actual gobierno de alucinados quiera borrarla. Ilusgración de Tano y Picha

«La historia no puede borrarse, por mucho que nuestro actual gobierno de alucinados quiera borrarla. Que la ley de desmemoria histórica se la coman con sus patatas»

Ni puto caso, ni una palabra, ni un comentario, que la ley de desmemoria histórica se la coman con sus patatas, los gobernantes. Mi recomendación y la hago al resto de partidos no sectarios C´s, PP y VOX es que no entren al trapo tan siquiera. La política de oír llover es la adecuada cuando, como decía mi padre en democracia se puedan decir muchas tonterías. Decía que tenía su lado malo, pero que lo bueno era que tú también podías decirlas. Esto que parece cierto, lo siento Papá, es solo real cuando no gobiernan orates, fuera de toda lógica humana, y piensan que todos los ciudadanos vivos son autómatas programables según sus santos atributos, que no defino, ni como masculinos, ni femeninos para no herir susceptibilidades absurdas de esa parte de la población blandiblup salida de unos estudios manipulados por señores bastante laxos en cuanto a la excelencia en el saber y en la inteligencia.

Yo por mi parte veo la guerra civil, como lo que fue una carnicería de un millón de muertos, muchos de los cuales reposan en el Valle de los Caídos, tanto de un bando como del otro. Imagino que se les estarán revolviendo las tripas al ver como algunos de sus descendientes siguen siendo cabestros obsesionados por asuntos que nada tienen que ver con la España de hoy. Esa que debiera ser un motor de la economía como octava potencia mundial que fue hasta hace poco, vamos antes de pasar por la experiencia, absurda y alocada del Zapaterismo y de la actual del Pedrismo Pablense. Los descendientes de aquellas personas que por una situación, nada tiene que ver con la España actual. Entonces unos y otros estuvieron a la greña, por culpa de los planes de invasión política y cultural de Stalin.

En aquel tiempo estaba muy de moda ser comunista o de no serlo ser inmediatamente fusilado. Y la verdad todo aquello, salvo por mi madre que era una niña y tiene en la actualidad noventa y dos años, y le importa ya todo un pepino, o peor una mierda pinchada en un palo, también me importa a mí lo que yo les diga. Mi madre en aquel entonces pertenecía a una familia afiliada al PSOE, para ahorrarles la guerra, que no era en absoluto de la infancia fueron traslados a lugares como Valencia, en concreto a ella a Tabernes de Valdigna. Los adultos que los acompañaban pedía que cerraran los ojos. Lo hacían para que no vieran los muertos en las cunetas, espectros del horror, cuando pasaban por alguna zona sembrada de cadáveres.

Me parece, con perdón y como dijo el Rey emérito, “cojonudo” que fuera así, por lo que no puedo entender por qué este gobierno está empeñado en airear los muertos ochenta años después, para que los niños que van a perder tiempo de estudio, por la pandemia de coronavirus, y han perdido, muchos, a sus abuelos, tengan que oír estás estupideces que ya a estas alturas no conducen a ningún lugar, más tras la ley de amnistía del año setenta y siete y la votación y aprobación de la Constitución del setenta y ocho. ¿Qué pasa que es mala, qué pasa que hay que mejorarla?

No, lo que pasa es que hay que hacerla a la medidas de los actuales psicópatas dirigentes que no la ven con buenos ojos ¡JATETÚ, qué importante!  Pero los testigos de verdad, los mayores de ochenta y tantos años, depositarios de la historia, han ido muriendo por la mala gestión de este gobierno Social comunista y eso hay que taparlo, que la gente lo ignore, porque si no la reelección de estos mentirosos no podrá producirse.

No parece algo lógico, ni siquiera parece algo de personas cuerdas. Pero que vamos a esperar de un gobierno heredero de Zapatero que se pasea por el mundo luciendo su locura sin ningún pudor, con los ojos hinchados y un rictus de mala leche que asusta, por lugares y países con gobernantes que sí son, y en la actualidad verdaderos matarifes de opositores, en lugares en los que la democracia es como la de la República Democrática Alemana, tras el telón de acero.

No Pedro, no Pablo, creo que la gran mayoría de los españoles, incluyendo más de la mitad de los que militan en el PSOE, no dan su beneplácito a estas leyes impuestas sin consenso y tan bien envueltas en papel de BOE. Papel con el que en la actualidad mi abuela no me hubiera envuelto en él un bocadillo, por miedo a que comiera mierda. Mi abuela, persona del bando perdedor y mis padres, tuvieron después de la guerra una vida llevadera, vamos como las de otros cientos de miles de Españoles, porque afortunadamente para mi consciencia no formaron parte de ese horror en los que por el simple hecho de ser creyente e ir a misa, ellos no lo eran, te pasaban por las armas.

Somos todos herederos de aquella barbarie y nadie, de ninguna manera ni de cualquier facción política, puede dar lecciones de civilidad, porque aquello fue realmente incivil y asqueroso. Hubo mucho hijo de la gran puta luchando por el Comunismo de Stalin y mucho héroe muerto en defensa de la libertad de Europa y de España. Como he dicho muchas veces a mi el régimen de Franco, la anterior República y lo que hicieran en su época los Reyes Católicos me tiene sin cuidado, al igual que me tiene sin cuidado que haya creyentes en Dios y yo no lo sea, me da igual, lo único importante es la LIBERTAD esa que ustedes, señores gobernantes pretenden hurtar al pueblo español con sus asaltos al deseo general dela población que es vivir en paz.

Pero claro hay que tapar de algún modo cincuenta mil muertos por incompetencia y el paro que sube y las empresas que cierran, no por el Covit-19 sino por ineptitud. Queda claro, nunca juzgaré, encarcelaré, ni mataré a nadie por el hecho de pensar lo que quiera, como quiera y donde quiera y sobre todo acerca de lo que quiera, más si es demostrable. La historia no puede borrarse, por mucho que nuestro actual gobierno de alucinados quiera borrarla. A ver Señores. Ministros repitan conmigo, no mentiré, no mentiré, no mentiré… Ni puto caso, ni una palabra, ni un comentario, que la ley de desmemoria histórica se la coman con sus patatas, los gobernantes.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario