Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia. Por José Crespo

Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia
Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia

«Espero que algún político decente se cuadre en el estrado y exclame: ¡¿ Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia ?!»

‘¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?’ fue la frase pronunciada por Cicerón, conocida por ser la primera oración de la Primera Catilinaria, primero de los cuatro discursos de Cicerón pronunciados entre noviembre y diciembre del año 63 a. C., después de ser descubierta y reprimida la conjura encabezada por Catilina para dar un golpe de estado.
La frase se traduce del latín al español como: 《¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?》.
Estas palabras fueron pronunciadas delante del Senado romano el día 8 de noviembre del año 63 aC. Ese fue el momento en el que Cicerón dio a conocer esa conjura que preparaba Catilina para hacerse con el poder absoluto. Con ese discurso la conspiración fue descubierta a tiempo y los conjurados huyeron de la ciudad, para ser derrotados al año siguiente en la batalla de Pistoya.
Estamos ante una conjura contra España y sus símbolos empezando por el Rey, el Himno y la Bandera nacionales, la Historia, la actual Constitución, la democracia y la Soberanía Nacional.
Para ello auténticos indigentes intelectuales a sueldo de España como los ‘doctores’ Sánchez e Iglesias y conmilitones como Dolores Delgado, Garzón, Asens y toda la cuadrilla de mantenidos separatistas y filoterroristas, sin olvidarnos de otros responsables activos y pasivos, algún juez delincuente expulsado de la carrera judicial y otros que desde dentro hacen labor de zapa… todos ellos comenzaron disputando la propiedad de los términos. Acuérdense «la palabra dictadura, aunque sea del proletariado…no mola, democracia… mola, pues tendremos que disputársela al enemigo cuando hagamos política», pues en esas están. La sociedad española asiste anestesiada al espectáculo con la ayuda de unos medios de comunicación regados con dinero público para hacer de palmeros del gobierno.
Comenzaron estos diseñadores de la nueva estética y señalética con el disparate de la ley de la ‘memoria histórica’ de aquel que Dios confunda que dijo aquello de que «España es un concepto discutible y duscutido» y crecidos ahora están con la ley de ‘memoria democrática’ con la idea de demonizar a media España y blanquear a los asesinos y delincuentes que provocaron la guerra civil como Largo Caballero, Negrín o Prieto, y a los terroristas del FRAP, el GRAPO o la ETA, presentados como luchadores por la democracia cuando su proyecto era y es el de una dictadura marxista leninista, convertir a España en una república soviética, algo que impidió el general Franco, del cuya persona ni sus logros se va a poder hablar.
Mientras tanto, quieren hablar de muertos pero pasan por alto de los más de 50.000 provocados por la superlativa imprevisión estratégica y logística, de la que hemos sido testigos, además de la mala y corrupta gestión de lo que está siendo la mayor crisis sanitaria de nuestra Historia reciente y de consecuencias dramáticamente previsibles.
La izquierda-guiñol y la ultraizquierda que la maneja dan ahora los carnets de demócrata y vemos como Iglesias ya dice a los de enfrente que no gobernarán nunca, aunque su partido tenga menos votos que VOX, fuerza a la que no se cansan de demonizar con la cantinela de la ‘ultra derecha’.
Se adueñan, menuda paradoja, del constitucionalismo, e incluso de la Soberanía Nacional mientras que por otro lado son capaces de trocearla a gusto de los separatistas.
Alardeando de demócratas mantienen un discurso guerracivilista bajo las tres ‘M’, miedo, mentira y manipulación acusando incluso a la oposición de pretender dar un golpe de estado mientras lo perpetra el gobierno social-comunista.
Algunos incautos pensaban que lo de la tumba de Franco no iba con ellos, es solo el comienzo, desde la putrefacción política y económica más inmunda acusan al anterior jefe del estado, que no está imputado por nada, y ahora se lanzan como hienas sobre el actual monarca acusándole de falto de neutralidad y de anticonstitucionalismo.
Dentro de nada controlaran las redes y nos dirán qué debemos pensar. Bienvenidos a Cuba y Venezuela. Ya es hora de que se alce la voz frente a una ultraizquierda desbocada y deslegitimada y si es necesario, que lo es, tomar pacíficamente las calles para que de una vez haya una ley electoral justa que impida que la Soberanía Nacional, residente en el Pueblo Español, permanezca maniatada en nombre de los enemigos de España.
Espero que algún político decente se cuadre en el estrado y exclame: ¡¿Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia?!
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario