Por culpa del social globalismo tendremos que abandonar la tribu por falta de rinocerontes. Por Rodolfo Arévalo

Tendremos que abandonar la aldea por falta de rinocerontes como cuentan Les Luthiers
Tendremos que abandonar la aldea por falta de rinocerontes como cuentan Les Luthiers

«Por culpa de estos mandones del social globalismo vamos a tener que abandonar la trubu por falta de rinocerontes como dijeron Les Luthiers»

Hay realidades incontestables, por ejemplo, esa terrible cifra de casi setenta mil muertos por la ineficaz gestión de la pandemia por parte del gobierno actual de PSOE y PODEMOS que, no contentos con esto, además pretenden llevar a los españoles al caos y la pobreza absoluta. Aparte piden, sin ninguna seriedad, casi con tomadura de pelo incluida, un préstamo a la unión Europea basado en previsiones, que lógicamente no se han creído en Bruselas. Han elaborado unos presupuestos incumplibles por la escasez de rinocerontes, como decían “Les Luthiers” en la divertida historia de Yuburtu Ngué, el más apuesto de la tribu que tuvo que huir de la aldea por la escasez de rinocerontes.

En este caso los rinocerontes que escasean son los recursos que les faltarán a las empresas para volver a reabrir tras sus obligadas ruinas por la enfermedad y el confinamiento, y también para recontratar a los despedidos forzosos, por falta de euros, que no rinocerontes, para pagar sueldos. Vamos que Pedro Sánchez ha conseguido hacer, y eso lo debe poner en valor frente a los votantes del PSOE, lo que el nefasto Zapatero tardó ocho años en conseguir, toda una hazaña.

«Les Luthiers, Cartas de Color, Hacen Muchas Gracias De Nada (1980): Dos integrantes de una tribu africana, tío y sobrino, se escriben cartas para no perder el contacto, desde aquel día en que el sobrino tuvo que huir precipitadamente de la aldea»

Claro que Zapatero tardó tanto porque al llegar se encontró con una economía a todo tren y repleta de millones, la que le había dejado Aznar, esa si era la champion league de la economía y no lo que años después el calificó así. Pero esto no tiene nada de extraño, todos sabemos, incluso los votantes de su partido, que en cuanto vuelve a gobernar un grupo de centro o centro derecha o incluso derecha, de esa que ellos llaman fascista, y que no es más que la derecha que cree en la libertad del individuo, y su capacidad para organizar la economía sin la injerencia, o muy poca, de los poderes públicos, reaparecen no los brotes verdes sino toda una selva repleta de recursos.

Cuando esto ocurre, es que gobierna la derecha con bajos impuestos e incentivos, entonces reverdece de verdad la economía, no con los tímidos brotecillos ficticios que ellos vislumbraban. Es además cuando lanzan a sus sindicatos que se precipiten contra los logros que consiguen con sus buenas políticas, da igual de que se trate. Sacan a la calle a sus liberados sindicales y adeptos para mostrar, que son ellos los que pueden mover al pueblo. Aunque yo pienso que al pueblo, no lo mueven, lo pastorean. El nivel de borreguismo es tal que es difícil distinguir en esas manifestaciones algún tipo de materia gris.

Véase la manifestación contra el hospital Isabel Zendal que ha puesto en marcha, la sindicalada sanitaria, aunque fuera esa que en su momento no se presentó para ayudar con el fuerte contagio de Covid-19. La izquierda rara vez valora el trabajo y el mérito, el esfuerzo y el sacrificio, prefiere valorar el peloteo, el voto y la vagancia, porque deben ser de esta guisa ellos mismos. Por eso la Ministra Celaá ha decidido que se puede pasar de curso aunque se tengan suspensas varias materias, porque eso acompleja al mal estudiante o al vago y no hay que consentirlo. Ella que considera que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos, va a conseguir de esta manera que nadie estudie, porque la verdad no valdrá la pena el esfuerzo.

Desde un punto de vista de ser humano es así, todos tenemos que tener cubiertas las necesidades básicas, pero a partir de ahí será la motivación, el empuje y la capacidad lo que debe ser tenido en cuenta para prosperar, más o menos en sociedad. Pero claro, no como un presidente que hace una tesis fraudulenta como Pedro y que consigue llegar al puesto de presidente de la nación, más por su cara bonita que por su valía intelectual y personal. Sí hay que reconocerle tozudez, esa de recorrer España sede de PSOE a sede de PSOE para convencer a los suyos de que le votaran. Se queda corto porque le pilló ¡Oh desgracia! una pandemia y esto suele ser letal para la economía y la salud del personal, suerte hemos tenido de que no se tratara del Ébola. Eso sí visto desde el punto de vista social comunista esto les hubiera ahorrado millones en pensiones, vamos el paraíso del social globalismo.

Muchos magnates con barcos de rescate hubieran hecho su agosto con la inmigración entonces. A Sánchez lo ha votado el pueblo, se argumenta. No es cierto, lo ha votado menos de la mitad de un pueblo, ha tenido que arrimarse a colaboradores que él mismo detestó antes de verse en esa necesidad de usarlos para formar gobierno y aprobar presupuestos. Y ahora, según mi propio parecer, esta prisionero de un tipo, bastante más inteligente que él, como es su socio de gobierno Pablo, que le lleva con la zanahoria, el palo y el cordel por dónde quiere, no del todo pero casi.

Lo de los acuerdos con los separatistas y grupos en los que militaron matones de la ETA, no tiene ni medio pase, y esto debiera poner en guardia precisamente a esa guardia civil que custodia el castillo de Galapagar, por llamarlo de alguna forma, de Pablo e Irene, y a la que tantas vidas dejó por el camino. Está claro que esta guardia civil tiene que cumplir órdenes, pero a veces las órdenes, si son contrarias a la lógica y al ser humano, no deben ser tenidas en cuenta. Eso se llama no exigibilidad de otra conducta. Cuando un gobernante se apoya en una pata que cojea hacia la anti libertad y lo anti sistema, también la monarquía y el estado de derecho y propugna un cambio de régimen, saltándose la constitución, no tiene ninguna justificación su defensa por muy votado que haya sido por el pueblo.

Ahora mismo dudo mucho que tanto Pablo, como Pedro, pudieran sacar ni la mitad de votos que tuvieron la última vez que se votó. Por eso no me voy a cansar de pedir Gobierno Dimisión ya, las veces que sean necesarias. Hay realidades incontestables, como por ejemplo, casi setenta mil muertos por la ineficaz gestión de la pandemia por parte del gobierno actual de PSOE y PODEMOS que deben ser esgrimidas con toda la dureza que haga falta para forzar la dimisión de este dúo. No obstante sigue habiendo misterios insondables de la estupidez humana, que asco. Por culpa de estos mandones del social globalismo vamos a tener que abandonar la trubu por falta de rinocerontes como dijeron Les Luthiers.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario