Las trolas de Podemos en materia tributaria. Por Federico Bisquert Lafuente

Las trolas de Podemos en materia tributaria
Las trolas de Podemos en materia tributaria

«La obsesión podemita en materia tributaria no tiene en cuenta que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en España es el más alto de la Eurozona»

Es demencial y absurdo para los fiscalistas, atender al planteamiento tributario del ala comunista de este Ejecutivo, que no me puedo explicar, como siguen formando parte de este gobierno de coalición y es que todo el planteamiento fiscal podemita, está basado en cálculos erróneos y extemporáneos, y datos completamente falsos, claro que no han caído en que hasta la fecha en España se han destruido algo mas de 622.000 empleos… en fin, esta comparsa de insensatos mantiene su ofensiva tributaria e insiste de modo irracional en seguir aumentando los impuestos para las rentas altas, los comunistas han construido todo un planteamiento en tema fiscal basándose en pueriles y falsas conclusiones al intentar comparar la fiscalidad en la Unión Europea y España y que nada tiene que ver con la realidad tributaria de la zona, o no saben o no quieren saber, pero lo cierto es que afirman que “No hay debate. Estamos a cola de Europa. Quien más gana tiene que pagar más” y se quedan más anchos que largos, evidentemente, no es cierto lo que afirman.

La obsesión podemita para la aplicación de una mayor fiscalidad para las rentas más altas, no tiene en cuenta que, por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en España es a fecha de hoy el más alto de la Eurozona  para las rentas más altas, y es que parece ser, que no se leen el BOE, ya que  la subida impositiva aprobada en 2021 por este gobierno socio-comunista ha sido bastante contundente y si analizamos detenidamente el impacto en las distintas tablas autonómicas para el IRPF, publicadas y divulgadas por el Registro de Asesores Económicos Fiscales (REAF), lo primero que observamos es que el tipo marginal medio aplicado por las CCAA españolas se sitúa en el 49,2% y si nos centramos en la Comunidad Valenciana llegamos al 54% , tanto y en cuanto el tipo medio de la Eurozona y resto de Europa está en el 38,8%, de acuerdo al informe de Taxation Trends  que elabora la Comisión Europea.

Visto lo visto, señores podemitas, se están columpiando bastante, ya que de momento España va un 27% por encima, para las rentas altas del promedio de países que forman la Eurozona… ¿mas propaganda?…  Lo cierto es que si tomamos como muestra los últimos 25 años en Europa, observamos que el tipo marginal medio del IRPF ha disminuido un 18%, o sea, una caída 8,7 puntos menos, pasando del 47,5% al 38,8%, vamos que marchamos al revés de la UE, la UE baja la fiscalidad para las rentas altas y España la sube, y además las mentes privilegiadas podemitas pretenden ejercer mayor presión.

Y para muestra un botón, España es uno de los pocos socios comunitarios que mantiene el Impuesto de Patrimonio y el de Sucesiones en cotas desorbitadas, tanto y en cuanto no debería existir este impuesto, ya que supone una doble tributación del hecho imponible y que afecta a su vez sobre el propio IRPF machacando a los contribuyentes de mayor nivel de ingresos y que estimula la deslocalización tributaria de las rentas más acaudaladas. Todo este planteamiento los podemitas pretenden justificarlo con datos descontextualizados, haciendo referencia a un informe de la fundación americana Tax Foundation y que se elaboró en 2019, donde se contemplaba la fiscalidad del ejercicio 2018, que curiosamente vino marcado por la prórroga de los PGE 2017 elaborados por el gobierno de Mariano Rajoy. Lo cierto es que la documentación aportada, hace caso omiso a los aumentos en materia tributaria que se han introducido en 2021, y además Unidas Podemos no tiene inconveniente en hacer referencia a un estudio de la entidad que viene criticando reiteradamente a España por su incoherente sistema tributario, calificándolo de Europa y de la OCDE.

Lo cierto es, y así lo expresa Milton Friedman que «no hay nada más permanente que un programa temporal del gobierno» y el ejemplo más evidente, lo tenemos en España  y su Impuesto de Patrimonio, ya que se introdujo allá por el año 1977 a través de la Ley sobre Medidas Urgentes de Reforma Fiscal y entonces, justificaron dicho gravamen como una tasa «excepcional y transitoria», pues cuarenta y tres años después, este gravamen aún sigue en vigor, sujeto a distintas variaciones, primero fue una «herramienta de control de la riqueza», para combatir el fraude fiscal y ya en la Ley 19/1991, el impuesto se integra plenamente en nuestro sistema tributario, ahora se platea como un elemento necesario para «redistribuir la renta y la riqueza» y «servir como complemento del IRPF y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones«.

Con el paso del tiempo este tributo fue descentralizándose, pasando su regulación a las Comunidades Autónomas, pero lo cierto era que producía muy poca recaudación y ciertas distorsiones que dio lugar a que el Gobierno de España lo bonificara hasta 100% en 2008, eximiendo la obligación de declarar, bueno, pues después 40 años desaparecía este impuesto «temporal» introducido por primera vez en 1977, transcurridos tres años, volvieron a la carga y restablecieron el tributo y poco tardaron las Comunidades Autónomas en cobrar nuevamente el Impuesto de Patrimonio, con excepción de la Comunidad de Madrid que no aplicó esta figura tributaria.

El caso es que, mientras España sigue manteniendo esta figura tributaria del Impuesto de Patrimonio, son numerosos  los países de la Unión Europea que apuestan por su derogación, teniendo en cuenta que apenas recauda (su aportación está en torno al 0,1% del PIB), y sin embargo tiene un efecto negativo para captar grandes patrimonios, lo que implica menos inversión, menos consumo y menos recaudación fiscal. Aparte de que sin duda alguna es una doble imposición inherente a este gravamen, ya que su base imponible (es decir, el patrimonio de los contribuyentes) ya tributó según los gravámenes de rigor (IRPF, IVA, etc.).

Nuestro Gobierno, es el segundo país de la Eurozona que más castiga el Patrimonio del contribuyente, si sumamos el Impuesto de Patrimonio, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y el Impuesto de Plusvalía Municipal, encontramos que España solamente recauda el 1,5% del PIB por este concepto. No obstante, el promedio comunitario es mucho más bajo: ya que se sitúa en el 1% del PIB. Y es que nuestro país es el segundo de la UE que más ingresos fiscales recauda por esta vía, solamente superado por Bélgica, donde la recaudación alcanza el 2,3% del PIB. Pues poco más se puede decir… excepto que los Sres. Podemitas se informen y dejen de decir bobadas y mentiras.

Federico Bisquert

Federico Bisquert

Soy Economista Forense, intervengo en temas (periciales) digamos de flagrante actualidad (corrupción, financiación irregular, estafas, etc…) también en el ámbito de la Administración Concursal, la consultoría tributaria y la docencia.

Deja un comentario