En España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar. Por Rodolfo Arévalo

En España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar. En la imagen musulmanes rezando en la calle como protesta, porque les han cerrado mezquita islamista radical en Clichy (París, Francia),
En España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar. En la imagen musulmanes rezando en la calle como protesta, porque les han cerrado mezquita islamista radical en Clichy (París, Francia),

“Aquí, en España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar aunque el problema de las religiones importadas  no es todavía tan grave como en otros países Europeos”

Aquí, en España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar. Cierto es que el problema no es todavía tan grave como en muchos otros países Europeos, pero puede empezar a serlo si no se ponen cortapisas duras, pero necesarias. Una pista, ¿Cuántos inmigrantes han llegado últimamente a Canarias…? Que algunas normas tienen que ser expeditivas y violentas, incluso al margen o en el borde del estado de derecho, es posible, pero es necesario si no queremos perder el significado de las palabras Estado de Derecho, libertad, siglo XXI, democracia Europa, cultura occidental y España.
La religión y el estado, aunque para los social comunistas puedan resultar una Unidad de Destino en su historia, puesto que lo es el propio social comunismo, así está promulgado, una religión y de las peores. Lo que parece de memos, y digo memos, con toda la intención de levantar ampollas, es que uno tras otro los sucesivos gobiernos de izquierda o acomplejados de semi derecha, viendo la que está cayendo allende de nuestras fronteras, no hayan tomado las medidas oportunas. Son muy fáciles de tomar. Si usted quiere trabajar en España, debe atenerse a nuestra cultura, leyes y forma de vida, si usted no está dispuesto a ello porque su religión no se lo permite, elija, o religión o sociedad de libertad dentro de la Constitución. No puede usted quedarse y menos procrear alevines de su propia religión y cultura extrañas.
La coexistencia de Culturas y maneras antagónicas de ver al ser humano, o como ser libre con derecho incluso a pecar y condenarse, o como esclavo de la única norma imperante como poder estatal y religioso e incluso como transgresor Ateo, no son compatibles, siempre llevan al enfrentamiento. Este tipo de planteamiento religioso de la sociedad es incompatible e inaceptable con los postulados de la libertad de todo tipo incluida la de expresión. Nadie puede prohibirme expresar mi desacuerdo con ninguna forma política o religiosa, que en el fondo vienen a ser lo mismo, precisamente porque soy un individuo, pilar de la familia y las familias, y no el gobierno, ni Dios, son pilares de la sociedad.
Parece mentira que esto haya que recordarlo a estas alturas del siglo XXI a todos los ¿seres humanos? Esos que no respetan a los demás y que quedaron colgados de la soga, que les ahoga, desde el siglo sexto o anteriores, no es culpa de nadie, sino solamente suya. Los demás no tenemos que disculparnos ni sentirnos culpables de su infortunio mental.
Que como refugio personal del alma las religiones puedan suponer un bien personal, no lo dudo, pero nunca jamás como una medicina homogénea para todos, puesto que no todos padecemos los mismo complejos y cuitas. Para algunos morir es ir al paraíso y me parece muy bien, pero para otros, como yo, morir es simplemente dejar de ser, pasar del estoy a no soy nada, de hecho quitando el soy. Nada. Hagamos notar, que el cuerpo sin mente solo es eso un cadáver un recipiente inanimado. Por este motivo principalmente es por lo que mi cerebro se niega a aceptar, y es muy libre o ¿esclavo? de hacerlo, como lo es el de cualquier otro a no hacerlo.
Nadie, ni siquiera un Dios creado y creído por alguien puede erigirse sobre la diversidad natural que, si existe, es para los no creyentes fruto de azar, sobre lo que nada hay que decir o fruto de una creación, sobre la cuál, tampoco habría nada que decir, lo único opinable, resulta ser que hay dos capacidades intelectuales y configuraciones cerebrales, la del creyente y la del incrédulo. Que sí que morir luchando por tu religión es muy provechoso en el más allá, donde te esperan no sé cuantísimas Huríes y eso para algunos es muy bueno, vale, sí, y si a ti te vale a ti personalmente como consuelo pues bien para ti. A mi me da igual. A mi no, esas huríes no me sirven de nada sin mi cuerpo. En otras religiones, como la católica, contemplar la luz de Dios en el cielo, digamos un Nirvana total, podría valer.
No repruebo ninguna de esas conductas o pensamientos y creencias, porque son humanas y nada de lo humano me es ajeno, pero sí, puedo y debo defender otra capacidad humana, como es la libertad de decidir si es verdad o no a la luz de lo que uno mismo razona o intuye. Siento profundamente que algunas religiones, lo primero a lo que renuncian es a la libertad de pensamiento y sentimiento, todas estas cualidades no pueden estar subyugadas a normas y obligaciones, dado que tanto si el humano es un ser creado, como sino, la libertad de condenarse o no, no la deben decidir los otros, sino solo el ser superior del que se supone depende.
Matar como han hecho muchas veces los radicales del Islám a otros seres humanos, tiene la misma disculpa, sea por el motivo que sea, que pueda tenerlo cualquier otro asesinato, ninguna. Es más tiene menos justificación, porque se comete en nombre de la supuesta divinidad que es magnánimo, generoso, grande, perfecto y la muerte no es la perfección, ni para el que cree en la perfección. El asesinato, la muerte iguala a todos los creyentes o no en el caos absurdo del ser embrutecido, por una mente constreñida, en diarrea mental.
Aquí, en España, deberíamos empezar a poner nuestras barbas a remojar. Cierto es que el problema de las religiones importadas de otra cultura no es todavía tan grave como en muchos otros países Europeos, que alcanza ya incluso al asesinato de profesores de instituto, pero puede empezar a serlo si no se ponen cortapisas duras, pero necesarias. Ahí queda el mensaje. Espero que lo oigan los de mente abierta y no los que llevan orejeras de origen, dado su poco Cociente Intelectual CI.
Aa

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: