El cobarde silencio y la ignorancia de la historia producen un profundo bochorno. Por José Crespo

 El cobarde silencio y la ignorancia de la historia tan solo producen un profundo bochorno
El cobarde silencio y la ignorancia de la historia tan solo producen un profundo bochorno

«Esto no es franquismo sencillamente es decir verdad frente al cobarde silencio. Un silencio que solo produce bochorno por el voto afirmativo de unos y la cobarde abstención de otros»

22 de febrero de 2021 y 22 de julio de 1921 son fechas que quedarán marcadas por el desdén y la ignorancia de los colaboradores necesarios para la demolición de nuestra memoria.
Han dado una muestra de valiente ignorancia o más bien de cobarde silencio los políticos de la Asamblea de Melilla que han aprobado retirar la estatua del Comandante Franco. Una escultura que le rinde homenaje y que fue erigida en su memoria por evitar en el año 1921 la entrada de Abd-el-Krim en la ciudad.
Se da la circunstancia que a esta estatua, a juzgar por la fecha de los hechos que conmemoran, no se le debe aplicar la conocida como Ley de Memoria Histórica.
Lo que resulta de tremenda tristeza y ser un hecho lamentable es el voto de C.s, a favor de la retirada de la estatua y los 10 votos del silencio del PP, la derechita cobarde, que optaron por ignorante abstención.
Es para sentir pena por la indolencia e ignorancia de la sociedad española y de su clase política que en este caso concreta reniega de una victoria y vota a favor de las infundadas reclamaciones territoriales marroquíes.
Los hechos son los siguientes…
El próximo 22 de julio habrán transcurrido 100 años del suceso del conocido como Desastre de Annual en que 11.500 soldados del ejército español murieron a manos de los rifeños.
Melilla quedó desguarnecida y a merced de los moros que ocupaban ya los montes aledaños a la ciudad española, cuando desembarcó en su puerto la primera bandera de la Legión que había recorrido a pie, hasta ser embarcada, una distancia nada desdeñable y a marchas forzadas de 100 Km. en menos de dos días. Aquella columna de socorro era mandada por el comandante Franco.
Como no podía ser de otro modo, la ciudad de Melilla, en señal de agradecimiento, levantó años después un sencillo y austero monumento de una figura de Franco ataviado con el típico gorro chambergo de campaña de la Legión.

«La Asamblea de la Ciudad Autónoma de Melilla aprobó el lunes la retirada de la estatua de Francisco Franco Bahamonde que está situada a la entrada del puerto por 14 votos a favor -ocho de CPM, cuatro de PSOE, uno de Cs y uno del expresidente de Vox y actual diputado no adscrito Jesús Delgado Aboy-, la abstención de los diez diputados del PP y el voto en contra del único parlamentario de Vox»

Hemos podido ver en TVE, «televisión espantosa» según su directora, cómo anunciaba pomposamente que «hoy será desmontado el último monumento con la efigie del dictador». No haría falta explicar que esa estatua no es del Franco dictador, esa estatua es de un oficial del ejército español que, además de una brillante carrera que le llevó a ser, no podemos olvidarlo, Jefe de Estado Mayor de la Segunda República, que salvó a la ciudad de Melilla de un destino horrible a manos de las cábilas sublevadas que de haber entrado en la ciudad a parte de perder su españolidad se habría cubierto con la sangre de sus habitantes.
Esto no es franquismo sencillamente es decir verdad frente al cobarde silencio. Un silencio que solo produce bochorno por el voto afirmativo de unos y la cobarde abstención de otros.
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario