Abandonad toda esperanza hijos del rock and roll: Ahora está mal visto no ser de izquierdas. Por Rodolfo Arévalo

Abandonad toda esperanza hijos del rock and roll: Ahora está mal visto no ser de izquierdas. Después de Ireno en Vanity, ahora toca a Pablo Manué que nos muestre su arte en otra revista obrera. Ilustración de Linda Galmor
Abandonad toda esperanza hijos del rock and roll: Ahora está mal visto no ser de izquierdas. Después de Ireno en Vanity, ahora toca a Pablo Manué que nos muestre su arte en otra revista obrera. Ilustración de Linda Galmor

«Abandonad toda esperanza hijos del rock and roll. Hay que ser de izquierdas por los huevos de cura de Villalpando, que al parecer iba en un carro y le iban colgando»

Abandonad toda esperanza hijos del rock and roll, los aliados de la noche solo vinieron a España a comerse la libertad. Al parecer obligaron a seguir el rock de Miguel Ríos, que tras su primer sencillo, él lo era también, “Vuelvo a Granada”, tema bonito y honesto donde los haya, debió tropezar con otros colegas menos armoniosos y decidió romper con la pana socialista al uso, dirigirse hacia el socialismo verdadero, ese de masas, nunca mejor dicho y por supuesto brillar y deslumbrar, ya digo ser ¡socialista!, a las izquierdas, condición sine qua non para ser estrella.

Y todo porque en el mundo actual está mal visto ser otra cosa. Hay que ser de izquierdas y socialista por los huevos de cura de Villalpando, que al parecer iba en un carro y le iban colgando. Menos mal, uno al que no pillaron con una mano delante y otra detrás. Lo cazó al vuelo supo hacia dónde soplaban los vientos, aunque ya le habían indicado el rumbo gente como Ana Belén que estaba ya de vuelta de la Puerta de Alcalá y Víctor Manuel, que como todos sabemos tuvo un abuelo picador en alguna mina. Ay si yo les contara…

Todos somos ya «baby boomers«. De la posterior remesa de esperma y óvulos de los años cuarenta. Luego van quedando los justos, unos pocos, y muchos se van eclipsando, sino vitalmente, sí como artistas. No como en el extranjero donde músicos de Pop Rock son capaces de hasta caerse de un cocotero… y no decir improperios que les lleven tras las rejas de la cárcel. No, ¿Dónde se ha visto eso en España? ¡Coño¡ que somos diferentes. Que lo he dicho muchas veces. No tienen vergüenza, ¿Quién les manda? Lo normal es caerse del Guindo.

Claro que hasta hace poco en España ser alguien, o algo, implicaba estar bastante añado. Hoy al contrario tener años es un handicap como dicen algunos; decía mi madre, a la que le hacía mucha gracia, que están «handicapados». Yo no sé si lo estaré o no, pero ella me decía “hijo estas viejo”, o sea que algo intuía. Aunque moralmente, ya me handicaparon hace mucho tiempo, al poco de empezar a trabajar. Fue el día en que comprendí que no era más que la prolongación de un engranaje al servicio de otros, los que más cercanos estaban al poder, como dije antes generalmente Socialistas. También con otros, pero se notaba menos, eran más, digamos finos.

Después, ahora concretamente al parecer por esto de la pandemia o como quieran llamarlo, las oportunidades, para viejos carcas van a quedar definitivamente en el baúl que llevaba Karina, el de los recuerdos, pero es que veo que incluso para los jóvenes sobradamente preparados incluso con notas de infarto superiores al diez, también estará “fotut”, claro que más Fotut lo tendrán en Cataluña cuando van a un par de cierres de empresa por semana o más.

Desde luego, puedo decir que lo que si tienen que ir abandonando los jóvenes es la idea de ir a trabajar, se quedarán en su casa… a trabajar por internet. Y no veas que difícil es hallar la solución cuando se te va un amor… perdón esto era de lo de la sonrisa de antes, te abandona, se pierde la fe. El tiempo pasa sin ilusión… vaya que coincidencia. Pero está claro que no tienes que recorrer kilómetros y aparcar, después de haber madrugado a las cinco y media de la mañana. Vamos que el trabajo que se nos viene encima será aburrido como los que más. Pero eso sí, relacionarte con otros, como no sea por Zoom lo tendremos jodido. Así el aislamiento social, que tan denodadamente nos piden y pidieron, será una broma comparado con el aislamiento que se nos viene encima sin nada que temer.

Ya no habrá que salir a la calle a fumar el cigarrito, lo podrás hacer mientras solventas páginas y páginas de tu negocio y negociado. Tampoco habrá que salir a una cafetería cercana a tomar… café, a tomar café… ya no nos hará falta Liliana para tomarlo como en la película “Con el culo al aire”, vaya películas nos hemos tragado señores, pero eso si ¿eh? “de buen rollito” ¿o no? Lo malo de cumplir años y llegar a viejo, es eso que llegas, pero no como desearías en plena forma, sin que te duela un día un nervio y otro el juanete de pie derecho, el del izquierdo seguro que no duele, es de izquierdas tú. Pero el de la derecha tiene que doler por narices. Pues no son malos los de derechas. Tan malos que Trump en sus cuatro años de gobierno, no declaró ninguna guerra contra nadie, todavía no entiendo cómo no le dan el premio Nobel de la paz, que se lo llevó un belicoso anterior, Obama. Y tiempo les ha faltado a Biden – Harris, para emular a su idolatrado hombre de color y empezar a armar la marimorena.

Pero eso sí, ¡qué mala que es la derecha insisto! Pero total, no se preocupen ustedes en unos meses ya se va a arreglar todo, el pueblo Español estará de nuevo idiotizado para votar a Sánchez, ¿a quién sino? ¿Volverá a cometer este lindo pueblo, de pajaritos como dice la canción, el tremendo error de confiar en quién no debe confiar, ni para conducir un cochecillo de andar por una pista de karts? No creo, porque ya no habrá circuito de karts en los que estrenar o al menos poder hacerlo, salvo que tengas sacos de billetes a mansalva, como para asar una vaca, que decía aquella madre de socialista de la Junta de Andalucía.

Y ahora que lo pienso debe de ser por eso por lo que abundan los defraudadores de hacienda, porque no quieren dar la mano y que les tomen los pies. Porque una de dos, o en España hay corruptos para recoger a paladas o algo pasa aquí que no arrancamos nunca y lo curioso es que si ha gobernado la derecha, hay superávit, pero si ha sido la izquierda solo habrá ruina y mohína. No lo digo yo, lo dicen los datos de la historia reciente de España. Por ello queridos lectores, dignos hijos del rock and roll, abandonad toda esperanza de que España vuelva a ser un Una, Grande y Libre, y si estuviera en camino ya saltará algún hijo de puta a incordiar para que no sea.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario