Infantas vacunadas infantas denostadas. Por Vicky Bautista Vidal

 

Infantas vacunadas infantas denostadas
Infantas vacunadas infantas denostadas

«Dan la tabarra diaria desde sus canales rebozados en dinero por el estado con el hecho de que las infantas se hayan vacunado allende los países»

Oiga, así, entre nosotros. ¿Cree que los españoles somos muy idiotas? 
–¡En absoluto! 
¿Entonces, por qué los “colaboradores” versus estómagos agradecidos de las cadenas más cutres del país, que son todas, dan la tabarra diaria desde sus canales rebozados en dinero por el estado con el hecho de que las infantas se hayan vacunado allende los países?
No los oigo hablar de los alcaldes y otros prebostes que se vacunaron en España con las vacunitas de los ancianitos, que según todos son los primeros para vacunar: No como homenaje a la edad y al derecho, sino como cobayas descaradamente elegidos para explotar o lo que sea en primer lugar si las vacunas que se fabrican como churros ahora en cualquier país, resulta que no funcionan y arrastran al vacunado a la decrepitud genética, a la enfermedad sobre añadida o a la tumba fría.
Tampoco los oigo clamar por la búsqueda de los culpables del expolio de miles de dosis, que no van para dos infantas. Ni tampoco para el montón de sangres azules de España, que no son tantos.
Si hubiera que poner en el diccionario una foto al lado de la definición de “hipócrita”, no cabrían las ingentes imágenes de trozos de carne con ojos que trabajan día a día en levantar los muros de una patria nueva y miserable.
Que no falte la lenteja de hoy, que ya veremos quien come mañana–: Filosofía del mezquino que no deja de ser un perro cazador sujeto a la mano del gran preboste pero que se cree un personaje por que asoma el careto cada día a la pantalla de una televisión cada vez más degradada.
Que, si yo fuera princesa, no vean lo fastidiada que estaría sabiendo que todavía quedaba gente libre que no se pondría la vacuna hasta que le tocase, si es que le toca en Españita la pobre, y que yo, debía inyectarme por exigencias de viajes y relaciones, el experimento que, por cierto, ¿Alguien sabe de verdad el tiempo en que la inmunidad del pinchazo alcanza?, que he oído que no será más de tres meses siempre que al virus no le dé por mutar.
A mí esta patulea cada vez me importa menos. Todos ladrando a la “luna” Monarquía, que es el conejo que sus amos les han echado para cazar y calladitos como putas ante las colas del hambre, los desmanes de un gobierno que no gobierna y el reparto de cientos de millones del dinero de todos para contentar a la Corina roja, o sea, la menestra de igual me da, por ejemplo y otros.
Serán después los primeros en caer, que ya sabemos todos como se las gastan los “Fideles” con eso de la prensa libre, cuando sean depurados todos los informadores en aras de un solo medio de comunicación para los que sobrarán miles por muy lameculos que estén dispuestos a manifestarse.
Aquí no tenemos Siberia, pero siempre os pueden cocer en el desierto de Almería o lanzaros a buscar raíces para comer en algún campo de concentración en las Hurdes.
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario