Somos demasiado ñoños, ñoñas y ñoñes para vivir en un planeta superpoblado. Por Rodolfo Arévalo

Somos demasiado ñoños, ñoñas y noñes para vivir en un planeta superpoblado. Ilustración de Tano
Somos demasiado ñoños, ñoñas y noñes para vivir en un planeta superpoblado. Ilustración de Tano

“Somos demasiado ñoños para vivir en un planeta superpoblado. Vayan acostumbrándose a preparar los cocidos con insectos diversos transformados en proteína animal” 

Ya lo conté en mi novela El bosque de Euxido, (Disponible en Amazon) pero parece ser que ya se está haciendo realidad, y poniendo de moda, por culpa de estos tontainas ecologistas embobados con sus bobadas. “De primer plato pido una ensalada de algas verdes, con tomate y queso de roquefort. Realmente no es queso, es un preparado elaborado con escarabajos. El aspecto de este falso lácteo no sugiere que esté preparado con coleópteros. Sabe a queso de intenso sabor, y su fermentación la producen los característicos hongos verde azulados que conocemos……. De segundo plato tanto mi amigo, como yo mismo, pedimos un gran chuletón de ternera casi crudo. No crean ustedes que esta carne es de ternera, como podría suponerse, no, está fabricada con algas y cadenas de bacterias alimentadas con leche desnatada…”( De escarabajos claro).

No sé hasta dónde los dóciles humanos gregarios de sociedades infantilizadas y subyugadas tendremos que llegar, pero parece que el camino por andar es largo y será penoso, salvo que alguno de nosotros de un buen puñetazo en la mesa, no en la cara de los “soplagaitas” porque “eso es violencia machista”. Pero el puñetazo habría que darlo sobre un meso o mese, para acabar de ser políticamente correcto.

La violencia machista se extiende incluso al ámbito de los corrales en dónde los gallos del heterogallorcado, violan miserablemente a les gallines, pobretas mías. Claro que estas piensan “¿Quienes son estas gilipollas que opinan por nosotras y en contra de la ley natural biológica?” Aunque viendo sus faces de bobas redomadas no creo que se sorprendan, las gallinas no son muy listas, pero tontas, lo que se dice tontas tampoco… ¡Atrápame a esa gallina! No os preocupéis gallinites estáis defendidas de los malvados lobos feroces, que con sus excrementos cargados de metano, entre otras cosas, nos destrozan la atmósfera.

¡Pero hay un calentamiento global! Sí, pero los ha habido siempre desde hace cuatrocientos millones de años. Y sí ha habido extinciones, es lo normal. ¿somos tan importantes los humanos, como para poner en tela de juicio el comportamiento del planeta del que somos nada más que un subproducto evolutivo? Sinceramente creo que no, que a lo sumo podremos tratar de retardar lo máximo posible la desaparición de este último mono degenerado que apareció para poner patas arriba toda la lógica de la evolución. Primero lo hizo parándola y tras esto lo sigue haciendo por necesidad alimentaria.

Recordad ecologistas que somos siete mil millones de seres humanos y todos necesitamos alimentarnos. A lo peor la contaminación sobre el planeta somos nosotros mismos con los ecologistas al frente y tenemos que hacer unas operaciones quirúrgicas para diezmar la población. Pero eso resulta un poco fascista ¿no ecologistas? ¿Quién decide a quién eliminar? ¿Vosotros? ¿Las vacas, las gallinas las señoras y señores, también señoros tarados?

Sinceramente no sé, pero si sé que es necesario subir el nivel de inteligencia y estudios, porque este mundo con tanta natalidad de personal carente de cociente intelectual por encima del noventa, necesita una reforma, está si REFORMA y CONTROL de tanto sabiondo del chichinabo. Les recuerdo a estos adalides ecológicos planetarios que los seres humanos expulsamos por nuestros “ojetes” la nada despreciable cantidad de ochenta litros de metano al año, cada uno, jatetú ¡qué peste!. Y lo que es peor si se sustituye la proteína animal por proteína vegetal en forma de legumbres, ni te cuento los conciertos que se organizarían. El uso de mascarilla no sería ya una alternativa, deberían ser mascaras antigás.

Menos mal que en “Casa Pepe” todavía dan de comer sano que te pasas, a base de pasta, verdura y carne o pescado, porque si no, y dentro de menos de veinte años, mi relato en la novela El bosque de Euxido, será no solo una premonición aterradora, que no solo no acabará con la contaminación, sino que por culpa de nuestra mentecatez, nos llevará sin remedio a una extinción, afortunadamente de elatos y bobos urbanitas, En el campo en contacto con la dureza de la naturaleza, las cosas son diferentes, no dudan en cortarle el cuello a un animal cuando tienen hambre. Somos demasiado ñoños para vivir en un planeta superpoblado. Pero si esto tiene que ser así, vayan acostumbrado a Doña Paca o María, o Bernarda a preparar los cocidos con insectos diversos transformados en ¿suculentas? Carnes. Hala majetes, a esparragar.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: