Apúntame en la lista. La opinión de Francisco Gómez Valencia

Apúntame en la lista. La opinión de Francisco Gómez Valencia. lustración de Tano
Apúntame en la lista. La opinión de Francisco Gómez Valencia. lustración de Tano

«Todos conocemos lo sucedido en las calles de Madrid donde una turba bien dirigida por la extrema izquierda, una vez más personificó su odio contra Isabel Díaz Ayuso»

En el atestado policial no aparece ni la palabra «maricón» ni ninguna referencia homófoba, aún así además de perder a un hijo, la izquierda también arrebata a sus padres la gestión de su memoria, usándola como un vulgar pañuelo desechable lleno de mocos.
En La Coruña miles de personas comprendieron y acompañaron a la familia y amigos mostrando respeto sin banderas ni particularidades interesadas de ningún tipo, dando un verdadero ejemplo de civismo. La investigación avanza y en casi todos los medios serios se informa de igual manera, dejando claro que fue un hecho fortuito fruto de la barbarie y la mala suerte, desgraciadamente ocultándose que los agresores son supuestamente de origen latino y algunos además con antecedentes.
Sin embargo todos conocemos lo sucedido en las calles de Madrid donde una turba bien dirigida por la extrema izquierda, una vez más personificó su odio contra Isabel Díaz Ayuso gritando «Ayuso fascista estás en nuestra lista», o «Abascal puto criminal». Es curioso que los adalides de la «tolerancia cero» sean los intolerantes y es curioso, que ya que vas a pasar el rato a una «manifa» en contra supuestamente de la homofobia desoyendo la voluntad del padre, de paso intentes robar en El Corte Inglés de Argüelles, y por ello te vayas calentito para casa por algún buen correctivo bien otorgado por los recios antidisturbios destinados en Madrid -«manifestrdromo nacional»-, hartos de pedir a la turba bestia y sectaria por las buenas en varias ocasiones que se disolvieran tras cortar sin permiso varias calles.
Desde luego los radicales llevan escrito en la frente la degradación humana como «leitmotiv», y les da lo mismo usar a gays, mujeres, niños o inmigrantes con tal de violentar y romper la concordia de la que tanto le gusta hablar al Presidente. Menudas calles nos están quedando gracias a como las están pintando los de las imposiciones culturales.
Es necesario que cada uno de nosotros luchemos individualmente para defender al Estado de derecho de esta lacra ideológicamente desviada. De hecho la suma de esfuerzos nos hará mejores. Para ello urge sacar de las instituciones democráticamente a aquellos partidos que imponen su ideario, matando a la verdadera libertad sustituyéndola por un cúmulo de arengas violentas que fracturan la realidad.
Comunistas, socialistas y nacionalistas unidos por el mal, criminalizan a quienes nos oponemos frontalmente a sus instintos más perjudiciales, y ejemplo de ello es Juan Carlos Monedero que en sendos mensajes por Twitter aseguraba que: «a Samuel lo había asesinado el patriarcado». Y que «la derecha y la extrema derecha usa un discurso contra el colectivo LGTBI porque ve peligrar sus privilegios». También aseguró que «a Samuel lo han asesinado por maricón» y que «las cargas de la policía muestran una gran falta de sensibilidad y engendra más violencia», recordando además a los jueces y a la Policía «que hace tiempo que estamos en democracia».
¿Quién incita verdaderamente al odio? Yo lo tengo muy claro.
Y ya que hablamos de comunistas privilegiados por la justicia a la que insultan repetitivamente, y por el sistema contra el que van de frente, hemos conocido dos «asuntillos» inmobiliarios muy significativos. El primero sobre que la Ministra de trabajo Yolanda Díaz, es de todos los ministros la que tiene la casa más grande. La gallega no ha podido aguantar más y a petición del Consejo de Transparencia y buen Gobierno ha tenido que reconocer los 473 metros cuadrados que mide su humilde morada comunista. Del mismo modo también se ha sabido que el camarada Enrique Santiago, máximo responsable del PCE, tiene un ático valorado en casi un millón de € en Chamberí -el famoso barrio «fascista» donde vive Ayuso en su casa de 60 metros-. O sea que parece que es muy rentable eso de representar a la clase trabajadora, mientras te pierdes en la inmensidad de tu casa divagando sobre la lucha de clases.
Otros que tienen gran clase y destreza para el manejo del dinero ajeno, son los espabilados actuales dirigentes de la Generalidad de Cataluña, los cuales han decidido crear un fondo -de los conocidos por la prensa como reptiles-, de 10 millones de € para hacer frente a las multas impuestas a los exdirigentes catalanes -indultados por Pedro Sánchez para mantenerse en el poder-, afortunadamente en el punto de mira del Tribunal de cuentas.
Es decir, el mismo Estado -en este caso la administración autonómica catalana-, va a malversar con el dinero de todos para proteger a los malversadores condenados por ello y todavía pendientes de hacer frente a los pagos de la fiesta golpista.
Es maravillosa la realidad que nos imponen los vándalos colectivistas, los vendeburras comunistas y los trileros golpistas ¿Qué no?
▪️El nombre del día.
Juan Carlos Monedero.

#MonederoMamónAgarrameUnCojón

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario