La carne falsa y Garzón sobreviven a la crisis de gobierno. Por Rodolfo Arévalo

La carne falsa y Garzón sobreviven a la crisis de gobierno. Ilustración de Linda Galmor
La carne falsa y Garzón sobreviven a la crisis de gobierno. Ilustración de Linda Galmor

«No hay nada mejor que un buen chuletón, carnaza al por mayor, de medio a un kilo para tenernos a todos peleando, partidarios y detractores de la carne falsa.»

No hay nada mejor que un buen chuletón, carnaza al por mayor, de medio a un kilo para tenernos a todos peleando, partidarios y detractores de la carne falsa o auténtica. Y también por cómo, con la de verdad, se deja el producto a gusto del comensal. Hay varios gustos y punto de hecho para todos los gustos y son variedad, Bleue, Segnan, a point, Cuit y Bien Cuit…

Que no Garzón que por muy comunista que seas, y te haya dejado en el gobierno de España, al presidente Sánchez nadie le deja sin su chuletón de manila… perdón quise decir mantón, porque dudo que haya un chuletón más grande que Pedro, y claro a él le gustaría, pero comerse a sí mismo no puede. No por el grado de cocción de su carne, que debe de estar dura como su cara lo está, sino porque tendrían que pasarlo por un matadero y eso ni loco, que  él no dimite ni por esas. Así que defender la menor cría de ganado y la menor ingesta de carne en beneficio del planeta, de eso ni hablamos Greenpeace, por muy rojos que seáis y tampoco Garzón, ni el presidente Castellano Manchego ni nadie. Pues menuda se ha liado  entre el gremio de agricultores y ganaderos. Estos desesperados se tirarían a los mercados a hacer volar por los aires las hamburguesas de Tofu y cualquier mierda de esas que recomiendan como alternativa.

A mi edad, más de sesenta, el gusto por la carne va decreciendo poco a poco y se decantando uno más por el pescado, que seguro que algún mal ecológico produce. Si no al tiempo. Ya se sabe que no hay mal que por bien no venga y viceversa. Y claro que los pedos de las vacas producen cuatrocientos litros de metano al año. Pero también el resto de animales del planeta. ¿Qué hacemos acabar con elefantes, leones, jirafas, cebras, bueyes almizcleros y demás? si lo comparamos con el número de humanos en la tierra, seis mil millones, podemos constatar que los que más metano expelen por sus agujeros negros al aire no son las vacas, sino los seres humanos que expulsan ochenta litros al año. Lo siento, gana la humanidad por goleada.

Alguien debería diezmarnos sin compasión. ¿Lo habrán intentado los Chinos con el coronavirus? Bien encaminados iban. Espérate que la próxima vez lo hacen más letal. Y además no me extrañaría nada, que quitaran de en medio las vacas, como comen perro, no tendrían demasiados problemas, estoy seguro de que los perros expulsan menos metano. Es mi ojo clínico…Se pretende que se deje de producir carne en pro del no aumento de la temperatura, que podría causar el deshielo de los casquetes polares con la subsiguiente elevación del nivel del mar en unos ciento cincuenta metros.

Claro que esto no sería de sopetón, la temperatura al ritmo que va podría llegar a subir tres grados al final de este siglo, según dicen, aunque hay datos para todos los gustos. Le guste la carne o no a Ábalos, que no sé en que sentido se ha pronunciado, me da exactamente igual. El problema en su caso no es la carne, es la carnaza monetaria que pudo colar en las maletas Delcy.

Maduro desde luego la da disfrutando en cualquier restaurante, pero eso sí, en Venezuela, comer esa carne es algo prohibitivo, tan solo pueden comerla él, los narcotraficantes y unos pocos más, desde luego no la comen sus pajaritos, más bien a lo peor se los preparan a él fritos, que ya me dirán cuanto volumen tiene un pedo de pajarito. Los demás Venezolanos, tras pasarse horas en las colas de los super mercados, no tienen nada de carne para llevarse a la boca, ni siquiera los pajaritos del jefe, que a estas horas ya los habrá digerido y expelido por salva sea la parte.

Este tema de la carnaza, que tal como lo es y está planteado, sirve para confundir al pueblo, no finalizará de manera rápida, ¡coño! Iván Redondo habrá advertido antes de salir de la Moncloa que esto es una mina, para engañar a los tontos y tirar unas semanas más. Los que si seguirán en pie de guerra desde luego son las familias que vivan de la ganadería y en ellas incluyo los que usan las vacas como animales productores de leche, ojo que se peen igual que las otras, y cuando les venga a mandar parar el comandante Fidel, ellos le van a meter los cuernos de las vacas, incluso de los toros por donde ellos saben.

De todas maneras hablar de este tema a estas alturas, con la crisis de gobierno en erupción es como nombrar la soga en casa del ahorcado, porque esto se veía venir desde que el hombre es hombre, porque una de las teorías de la evolución dice que si el humano pudo desarrollar su intelecto de manera eficaz, fue desde luego por el consumo de carne. O sea los buenos chuletones del presidente, raro me resulta que su intelecto no se haya desarrollado demasiado para lo bueno.

Esa es la razón por la que me pregunto si la idiotez general imperante hoy día en España, no será fruto de que el personal no gana lo suficiente como para comer carne todas las semanas. Desde luego en las colas del hambre poco carne darán, porque se necesita refrigeración para mantenerla, salvo en los puesto Africanos en donde la exponen sobre tablas de madera sin frío y al albur de todo tipo de moscas y mosquitos. No hay nada mejor que un buen chuletón, carnaza al por mayor, de medio, a un kilo para tenernos a todos peleando, entre partidarios y detractores de la carne. Esto lo acaba de descubrir, ahora que el Covid amaina, el gobierno y a fe mía que esto traerá cuerda y días inolvidables, entre los ministros, senadores, y presidentes regionales. Y por supuesto entre los sindicatos y patronal ganadera. Espero que se hayan reído, porque para otra cosa no valen estas mentes que tenemos gobernando y de este tema no lo van a sacar si comen buenos chuletones, ellos que pueden.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario