El capo de los endiosados que no dioses, presidente Sánchez ha tocado fondo. Por Rodolfo Arévalo

endiosados
El capo de los endiosados que no dioses, presidente Sánchez ha tocado fondo. Ilustración de Tano

«El capo de los endiosados que no dioses, el presidente Sánchez ha tocado fondo. Y no lo sabe, ni por supuesto lo tolera ni acepta»

Se sabe, se piensa, se sospecha, aquí en Nueva York, como diría Jesús Hermida que en España el presidente Sánchez ha tocado fondo. Él no lo sabe, ni por supuesto lo tolera ni acepta, como el barón que cazaba aves con lumbre, ya sabéis vos como es, en la venganza de Don Mendo. Ha de antaño el presidente de cazar incautos con decretos ley, ya sabéis ustedes, vosotros, como es. Primero se despista y luego te la endiña de tal manera que no sabes de dónde viene el fuego, ni siquiera sabes si es amigo o enemigo.

Por cierto, soldados de España en misión en el extranjero, al único que podéis creer es a vuestro mando superior, que no es Pedro Sánchez y tampoco ningún Podemita. Vuestro jefe supremo es ni más ni menos que su Majestad el Rey Felipe VI, y creo que viene bien recordarlo, que hay mucho despistado cazando gamusinos y es hora de recordar las “cositas” que dice la Constitución ¿verdad Tribunal Constitucional? Que no creo que para leer un texto constitucional se puedan ustedes tirar meses y meses analizándolo por no resultar molestos al marajá de Rajapuntalá.

Y en la Constitución hay cosas que por mucho que se lean dicen lo mismo, al derecho que al revés. Estos de sujetos políticamente correctos hasta los huevos, tal cuál. No los soporto más ni los soportaré, que vayan a hacerle cucamonas a sus madres, no al pueblo Español. No lo merece. Demasiado ha tragado ya durante todos estos años de desgobierno a Real decreto.

Todavía me tiene asombrado el pueblo Español, que no haya tenido las narices de plantarse ante la Moncloa creando un atasco monumental pidiendo la dimisión del sujeto enfermo de psicopatía. Yo no lo hago porque soy diabético y tengo sesenta y seis años. He de chutarme la insulina y comer regularmente. Ojalá me hubiera pillado esto con veinte años, que se iba a enterar el susodicho. Si con esta edad tengo ganas de levantarle el dedo medio cuando paso por delante de su morada monclovita, no sé que haría si pudiera arrastrar tras de mi vehículo otros “tropecientos más”.

Pero parece que el aborregado pueblo está más interesado en lo que ponga la revista Vogue sobre el nuevo colchón del presidente que de lo que ellos el pueblo, puedan demandar al Presidente. Pan y trabajo. Que haya habido el dispendio intolerable en regalitos a amigos, empresas, y países extranjeros más colchones de dinero para que reposen los culos de Rufianes y otros desnortados y engañados Españoles, que lo son ante todo, antes que provincianitos de Comunidades Automonas y pone “automonas” porque algunas no llegan más que a esa categoría, sino fuera por el porcentaje de españoles de verdad que aceptan la Constitución votada por todos.

Pues eso, algunos hemos clamado al cielo y parece que no nos oyó y pues sus puertas nos ha cerrado tendremos que hacer como don Juan Tenorio y decir: “De nuestros actos en la Tierra responda el cielo y no nosotros”. Que hartazgo, que desesperación, que locura, lo de menos es que te pegue un “bocao” el COVID, te dé una trombosis la vacuna AstraZeneca, te quedes medio lelo por las consignas de los periodistas televisivos apesebrados, vamos eso sería un verdadero lujo en vez de tener que aguantar a este sujeto fuera de sus cabales, pero con sus locas cábalas hasta el final de legislatura.

Solo espero que ese día llegue y le enviemos con su amiguito Zapatero a Venezuela a dorarle la píldora a los pajaritos que le hablan a Maduro, porque lo que es a él cuando hayan perdido el mando en esta parte del planeta, no les va a hacer ni puñetero caso. Al tiempo. Se sabe, se piensa, se sospecha, aquí en Nueva York, como diría Jesús Hermida que en España el presidente Sánchez ha tocado fondo. Él no lo sabe, ni por supuesto lo tolera ni acepta, como el barón que cazaba aves con lumbre, ya sabéis vos como es, en la venganza de Don Mendo.

Salud Amigos desesperados, brindemos con lo que se tercie para poder ver cuanto antes la caída de estos endiosados que no dioses.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario