No sé porque tienen fama de tozudos los burros cuando la supina pertenece a los políticos comunistas. Por Rodolfo Arévalo

No sé porque tienen fama de tozudos los burros cuando la supina pertenece a los políticos comunistas

“No sé porque tienen fama de tozudos los burros, máxime cuando la tozudez supina la esgrimen los políticos comunistas, por persistir en sus ideologías absurdas”

No sé porque tienen fama de tozudos los burros, máxime cuando la tozudez supina la esgrimen los políticos comunistas, por persistir en sus ideologías absurdas, irreales y caducas día tras día, año tras año. Juan Ramón Jiménez le dedica a su burrito un libro de poemas, que resulta enternecedor y emotivo y que le otorga el alma al animal, de la que este carece. Juan Ramón sabe que tiene alma y el poema final titulado A Platero en el cielo de Moguer es una maravilla que te hace llorar, tanta carga de emoción le otorga el autor, alma que le transmite al lector que imagina a Platero trotando en un paraíso animal entre otros congéneres.

Claro que Juan Ramón era un gran ser humano, sensible e inteligente, cosa que no suele ser habitual, entre los habitantes de cualquier país en donde tengan gran aceptación las ¿virtudes comunistas? Sin ir más lejos nuestra piel de toro, aún ahora, ya en pleno tercer milenio, sigue poblada por un gran número de personas mas brutas que un “arao”.

No hay que investigar mucho entre las capas sociales, dado que es fácil encontrar al homo Brutus Absolutus solo con darse una vuelta por el Congreso de los Diputados y oír hablar, o incluso “graznar” a algunos especímenes de las nuevas izquierdas convencidas de que el que no es comunista o socialista es un fascista. Ellos dicen “vosotros fascistas sois los terroristas” pero estaría mejor dicho “fascista sois vosotros que otorgáis título de ello a inocentes, por rabia y envidia”, porque carecen de las cualidades que los hombres de honor y valores tienen y de la que ellos carecen.

De hecho, así, de terroristas fascistas, califica Irene Montero, hasta al ingenuo periodista que le pregunta para su diario, haciéndole parecer un ser abyecto que busca ridiculizarla. Está enferma, tiene una enfermedad psíquica, pero teniendo en cuenta que su jefe de gobierno también padece esa anomalía no es de extrañar que pueda estar en las filas de este gobierno. Para mi que Irene tiene un complejo que, debe mirarse o debería haberse mirado hace años en el psiquiatra, o hacérselo mirar a la mayor brevedad posible.

Esa forma de menospreciarse por el hecho de ser mujer; no siendo musulmana; y tener que hacer ejercicios de autoestima tirando contra el macho “en abstracto” y por excelencia, no es el habitual, ni debería serlo, en esta España de la post verdad que ella ha importado de allende los mares, con otros tan salidos del tiesto como ella misma, no se entiende salvo por un gran complejo con su propio padre, que es de libro de psicología o psiquiatría. Está claro, necesita terapia o nunca será feliz ni aunque llegara su querida dictadura del proletariado, que a saber dónde está escondida en la España actual, porque yo no veo trabajadores dejándose la piel de sol a sol, por una miseria de sueldo de supervivencia y sí una gran masa social que vive, más o menos tirando, pero sin tener que hacer esfuerzos sobrehumanos. Es más, para la caña y el boquerón diarios ya les da, por lo que podemos ver en bares y terrazas.

Independientemente de que por estos pagos los sueldos sean de risa. Pero claro es que yo después de haber pasado trabajando treinta años y muchas veces hasta catorce o dieciséis horas diarias, ahora tengo una pensión, eso sí la máxima, dos mil cien euros, fijaos que rico y potentado soy. Es por esta razón por la que debo de ser un fascista de tomo y lomo, y como tal estaré incluido en la lista de los insensibles y brutos Españoles maltratadores de animales de compañía, perritos en este caso.

Pues sí, toda mi vida he tenido perro y nadie tuvo que darme ninguna lección de cómo educarlo, tratarlo, alimentarlo y quererlo como si fuera de la familia; pero nadie, de modo que no necesito ningún chiquilicuatre que venga a contarme como he de tener un animal, ya me basto y me sobro yo mismo con mi inteligencia para saber cómo.

Estos “expertos” saldrán seguro de las filas de amiguetes del partido. Si pensabais optar, dejad toda esperanza, las plazas ya estarán adjudicadas de antemano. Es muy probable que yo mismo pudiera darles lecciones a los posibles enseñantes de la disciplina “Como tratar a tu perro” y que, es casi seguro, no detentarán ningún titulo, ni universitario, ni de cualquier otro tipo.

Vamos a aclarar las cosas, que hay gente que maltrata a los animales es obvio, suelen ser personas con una sensibilidad de cucaracha, vamos tal que los torturadores de las checas de la guerra civil, que todavía hay gente de ese nivel bajo mínimos en España, y no se trata de educación, se trata de sensibilidad y empatía, ponerse en el lugar del otro. Generalmente una buena educación, querer ser educado, basta para acabar con esa brutalidad, lo malo es que hay mucho bruto de oficio, que se niega a dejar de serlo, y más si es estudiando.

Para eso no se necesita ser socialista, ni menos Podemita porque, como es gente que también sale del mismo pueblo la habrá de todo tipo. Eso sí, que al no tener algunos titulación ninguna quieren que les busquen un chollo, tal que dar clases de educación en el trato animal, pues bien, que las den, pero a su … madre que todas las personas en general y salvo raras excepciones saben cuidar a sus animales de compañía sin que ningún otro ser humano deba explicarle como hacerlo.

En este sentido se sabe, se conoce, se detecta que en el mercado literario hay publicaciones, (¡Cielos será verdad?), acerca de razas caninas y felinas, técnicas de entrenamiento y cuidado, es más hasta tratados de adiestramiento y fisiología animal, pero claro suponer que un Podemita, o Irene Montero van a saberlo es mucho, dado que no son muy dados a la lectura y menos de temas tan sesudos como la psicología y el comportamiento animal.

Pero bueno, resumiendo, que en la actualidad cuido a la perrita de mi madre, que murió en Febrero de este año, una chihuahua super pequeñita y super simpática, que no me deja ni a sol, ni a sombra, que es una ricura de animalito y que por supuesto conserva parte de la esencia de mi madre, por lo que la querré como amo, hasta el último segundo de su vida y la trataré como a los otros cinco perros que he tenido a lo largo de mi vida, como auténticos compañeros casi humano. Si no lo son es porque no hablan, pero es un decir porque se hacen entender estupendamente.

No sé porque tienen fama de tozudos los burros, máxime cuando la tozudez absoluta la esgrimen los políticos comunistas, por persistir en sus ideologías absurdas irreales y caducas día tras día, año tras año. Juan Ramón Jiménez le dedica a su burrito un libro de poemas, que resulta enternecedor y emotivo y que le otorga el alma que el animalito no tiene. No hay un Dios a quién rezar, según yo creo, pero de perritos, gatos y pajaritos están las mentes humanas llenas y a veces, solo algunas veces, rezarles llena el vacío que dejaron en tu corazón, más cuando pertenecieron a tus seres mas queridos.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: