Vivan los Reyes Magos y viva España. Por Rodolfo Arévalo

Vivan los Reyes Magos

“Ya que vienen ustedes de oriente, tráiganse a su Majestad Don Juan Carlos de Borbón. Vivan los Reyes Magos y viva España”

Esta es la carta que he escrito mentalmente a los Reyes Magos, tengo edad suficiente para no creer en ellos, pero qué más da a estas alturas en quién creer. Antes podíamos creer en algunas certezas, como que el que trabaja sube en la escala de su empresa, y salvo tocapelotas y jefecillos resabiados de por medio, suele ocurrir, pero es que hay tanto jefecillo envidioso y tocapelotas, que no damos abasto.

Lo de reconocer la valía de los trabajadores, es más de empresas Japonesas y tal vez por eso funcionan mejor que las nuestras. Aquí escalan más los amiguetes del jefe, los que se toman copas con él después del trabajo, y ya si se van de putas con él, pues eso, explosión de cohetes en tecnicolor. Tuve un compañero una vez que me sugirió apuntarme a caballo ganador, con un jefe jeta que triunfaba más por el lugar político y geográfico del que venía que por propia valía. Yo me jodí como un jabalí, no estaba dispuesto a hocicar trufas por allí.

Vamos todo muy, costroso y Español, de vagos redomados y mentirosos. Desde luego, ocurre más en las empresas públicas, que en las privadas, pero de todo hay en las viñas del señor. Eso de pedir ascenso a los Reyes Magos, ya me queda de más, porque de jubilado, como no te den un cargo de director general o algo más político y “dedocrático” al por mayor, te jodes, como Herodes. Aunque antes te jodías como Herodías y ahora te joderás como Satanás.

De jubilado puedes pedir que no te duelan las articulaciones por la artrosis, pero no hay Rey Mago o Papá Noel capaz de hacer esas magias, por mucho que vuelen por los cielos, ya sea en camellos o en trineo tirado por renos, entre ellos el mío, Rodolfo. Rodolfo tiene la nariz roja y desde luego no es por borracho, debe estar enfermo o ser el reno que alumbra el camino. En todo caso, y con suerte en la seguridad social…, a veces si das con una buena doctora o doctor o docter, por ser políticamente correcto, algo puedes conseguir con un chute inyectable que te mantenga más o menos hasta la siguiente ocasión. Vivan los Reyes Magos del sistema nacional de salud en concreto de la comunidad de Madrid. Ojalá los reyes Magos les traigan a las agrupaciones sindicales del sector unas dosis de buenas intenciones, y se lleven sus sectarismos decimonónicos tanto de doctores como de ayudantes técnicos sanitarios. Les pueden traer mejores sueldos, que muchas veces merecen, y unas dosis de menos mala leche cuando se sindican.

Porque lo de los sindicatos es otra cosa que habrá que dejar para otros días más aciagos, así hago algo tras las fiestas. Aunque lo que de verdad deberían traer todos los Papás Noel y Reyes Magos de España son mejores sueldos. Aunque sea que suban los mínimos, como los que hay por Europa mínimo mil cuatrocientos euros mes. Mucho no remedian, pero a algunos les pondrán en casa que no es poco. Y si yo fuera Melchor, el rey más Europeo de la tríada, regalaría huchas para ahorrar, de esas que remuneran el guardar, no como las de ahora que solo te dan recortes de sobras de filete de ternera. “Es que el dinero no vale nada” dice mi nuevo banco reconvertido desde Bankia en Caixa Bank, “por eso hemos de venderte productos, cuanto más caros mejor”. Tu argumento es “ya tengo muchos créditos y no puedo pagarlos”. El del Banco, “no te preocupes, ya te embargaremos si hace falta, tienes una casa”, no lo dicen pero es la verdad, muy reconfortante para un nuevo año. “Deja… deja, banco, ya le pido yo a los Reyes Magos lo que quiera que valga más de quinientos Euros… Si hay suerte lo tendré y si no pues eso ¡coño que estoy jubilado!”. “Qué pusilánime eres…”… “Si seré pusilánime, pero con casa”… “Es que no quiero pagar hipoteca hasta el día del juicio final. Salvo que venga la Diosa fortuna y me otorgue la dicha de tener la cornucopia del dinero o como poco un puesto de concejal, que eso ya empieza a ser mas beneficioso, aunque lo recaudado no sea del todo legal”.

Luego en mi carta he pedido salud para mis hijos y mi mujer, así como para mis amigos y conocidos, para mi perrita Mitsuko que me acompaña con el recuerdo de mi madre y poco más, solo quizás la tontería de siempre, que no haya guerras en el mundo ¡calla bobo de baba! Dice una voz, como quitar de en medio a los que sobran. Dicen los vientos que soplan desde el globalismo englutidor de mentes. Podemos poner una valla sería ideal, así no vendrían los que no denigran , desprecian y ofenden. Casi si, es mejor vallar que matar, sobre todo si los que atacan lanzan camiones a la carrera contra los quioscos Navideños. ¿Verdad? Y nada más Papá Noel y majestades Reyes Magos y ya que vienen ustedes de oriente, tráiganse a su Majestad Don Juan Carlos de Borbón, porque merece estar en su país, ese que defendió, no sabemos si más de una vez, de una involución, viva Papá Noel, vivan los Reyes Magos y viva España aunque a algunos pueda escocer.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: