Sin fronteras hacia la destrucción total. Por Rodolfo Arévalo

La necesidad de las fronteras. En imagen la seguridad que Polonia realizó en la suya para defenderla.

«No parece que ningún político esté dispuesto a coger el toro de las fronteras por los cuernos y vamos hacia la destrucción total»

Si hay algo que no logro entender, es para que existen las fronteras entre países y continentes, parecen no servir para que se respete a las personas con derecho a atravesarla de las que no lo tienen. Durante muchos años, para moverse entre países Europeos era necesario llevar pasaporte o carnet de identidad hasta que se creó la Unión Europea. Hoy en día no es necesario, y no lo es porque las normas, las leyes, las costumbres y comportamientos de las personas de las diferentes naciones que conforman Europa son homogéneos y no plantean, a priori, graves problemas de integración y convivencia salvo quizás el lenguaje, que es un obstáculo fácilmente salvable. Por eso sería extraño que en las fronteras interiores de Europa los agentes se dedicaran a repeler asaltos en los puntos fronterizos, dado que no tiene porqué haberlos.

Sin embargo, un problema que sí existe es el que se plantea en las puertas de Europa, que son de un continente y por ello, no deberían ser solo responsabilidad del país que es frontera con, por ejemplo, África. Veámoslo desde otro punto de vista, ¿Qué es lo que pasa en Ucrania? Pues ni más ni menos que un país soberano se defiende de la invasión de los Rusos con todas las de la ley, pues deben defender la integridad y la unidad de su país frente a un enemigo que quiere quitarles el territorio. Esta es una de las necesidades de hacer ese país miembro de Europa a la mayor urgencia. Si no se hace, se estará dando permiso a un país que no pertenece a la Unión Europea a invadirla.

Exactamente lo mismo que ocurre en Ceuta y Melilla, esas ciudades son Españolas y el Estado Español debe defenderlas contra los intentos de invasión de otros individuos que no son españoles. Es más debería implicarse algo el continente, y los países y gobiernos de Europa. El mundo va cambiando poco a poco y hay cosas que no estaban previstas en otras épocas pero que a mi juicio deberían preverse hoy día, por el peligro que pueden significar para partes concretas del continente Europeo.

Todos los ritornelos buenistas de las organizaciones no gubernamentales, que se dedican a generar estados de opinión o estados políticos de opinión determinados y siempre en una orientación de izquierdas, no son más que eso, cantos de sirena que más que velar por los inmigrantes, están contra la estabilidad de Europa.

Cuanto más revoltijo de personas y culturas se mezclen por aquí, más ganancia de pescadores comunistas. Estos sabrán aprovechar los favores a extranjeros para usarlos como votos en las elecciones. Además es algo que no ocultan ni los propios inmigrantes que ya dicen descaradamente: “… Qué bueno es Pedro Sánchez que nos deja entrar con paguita y todo” (recogido de un telediario de tv en abierto). Queremos mas pruebas de que los agentes, tanto marroquíes, como españoles que se dejan la piel en las verjas de Ceuta y Melilla, no solo merecen reconocimiento y respeto si no incluso una recompensa monetaria en vez del desprecio a que los somete cierta parte de la población manipulada.

Yo no sé porque los políticos de la oposición pasan por el tema con una prudencia rayana en la cobardía, cuando debieran ser ellos los denunciantes y garantes de que se obligue al gobierno a cumplir la ley. Se ha llegado en España a un grado de laxitud con temas como este que más parecemos las hermanitas de la caridad que un Estado Democrático de Derecho. Si seguimos consintiendo este estado de cosas llegará un momento en que las fronteras se desplazaran y ya no sabremos cuál es la identidad Europea de nuestras costumbres, religión, cultura y arte.

No parece que ningún político esté dispuesto a coger ese toro por los cuernos, pues nada, despacito y buena letra hacia la destrucción total de lo que fuimos. Es por todo lo expuesto por lo que no logro entender, para que existen las fronteras entre países y continentes, parecen no servir para que se respete a las personas con derecho a atravesarla de las que no lo tienen. Durante muchos años, para moverse entre países Europeos era necesario llevar pasaporte o carnet de identidad hasta que se creó la Unión Europea. Si seguimos por este camino en treinta años como dijo un político a España no la va a conocer ni la madre que la parió, y a Europa ningún europeo.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: