‘Falsedad’ y ‘Prevaricación’ dos lindos apellidos para Laura son. Por Guirong Fu

‘Falsedad’ y ‘Prevaricación’ dos lindos apellidos para Laura son.

«Falsedad y Prevaricación dos lindos apellidos para Laura son. Y en Cataluña, como ella ¡se cuentan por miles, hoy en día!»

‘Falsedad’ y ‘Prevaricación’

dos lindos apellidos para Laura son.

Otros preferirían, en buena hora,

la contundencia  de los epítetos

y dirían: «Laura es Falsa y Prevaricadora.»

Pero ella pasa cantidad

de sus nuevos apellidos

como la califiquen los demás,

a la presidenta Borrás

le importa un cuarto de comino.

A gentuza así, la justicia

bien poco respeto les inspira

si es a ellos a quienes toca la cimitarra:

su propio sentido de la justicia se aplican,

aunque, de leyes, ¡no sepan nada!

Digamos que no es la humildad

su característica más notable:

«Lo tienen crudo quienes me quieren matar:

¡las manos tendrán que mancharse!»

Ni que decir tiene que la frase,

sobre ser estúpida, es una barbaridad…

que da fe de su exquisita clase.

Es lo que tiene haber nacido para la chulería

y gustar de comportarte como un bandarra!

En Cataluña, ¡se cuentan por miles, hoy en día!

Y así nos va, que se nos comen ya

la mierda, las pulgas… y las ratas!

Siendo yo tan catalán como ellos, si no más,

decírselo en catalán también podría.

¡Pero no me da la puta gana;

que dejé ya muy atrás

el ‘ámbito del cole’… y de la guardería!

¡Así se los lleve a todos Satanás,

a quien de lujo sin duda servirían…

en el sempiterno ejercicio de su maldad!

Supremacismo separatista:

¡Jodida locura! ¡Menuda porquería!

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: