La conjura de los niñatos. Por Rodolfo Arévalo

Los niñatos en acción

«Hay niñatos en la universidad que parecen querer tener que volver a cubrir heridas de bala con vendas negras como decía la canción de Cecilia»

Estos días están de regreso los tontos de baba de los estudiantes, que parecen salidos de la época en que corríamos delante de los caballos de los grises por la universidad, pero sin tantas agallas, ni tanto huevos, porque los niñatos saben que no van a acabar en la dirección general de seguridad, tras unas buenas leches, saliendo ante el juez a cumplir su condena. Menos por haber impedido entrar a unos viejos a oír una conferencia de Olona, que ni siquiera milita en VOX por real decreto de Abascal, y eso que se supone que esto es una democracia.

 

Estos infantiles caletres no solo no saben lo que es, fue y será el comunismo sino que les parece Tope Guay ¡Jatetú!. ¡Pero qué panda de imbéciles! hemos creado tras la muerte del dictador Franco. Creo que se nos a ido la mano con los gilipolles y estamos saturados de sal pimentado comunista a diestra y a siniestra. Si estás criaturas desnortadas supieran cuantos grandes comunistas se pudrieron en las cárceles castristas, leninistas, estalinistas y de cualquier otros istas de ultra izquierda moderarían un poquito, no mucho su lengua viperina y desconocedora de lo que no sea el chupete de la chiquillada de este principio de siglo. Claro que si quieren repetir, los primeros años del siglo veinte, son libres, por estúpidos y bobos, de volver a jugar con la misma pólvora y quemarse otra vez en la mierda de sociedades en las que triunfó su ideología.

 

Sin ir más lejos preguntad al Putin, Stalin redivivo de la modernidad. O a los herederos de Castro o por cierto Maduro y otros. Claro que el Putin ex KGB, sabe de la barbarie y crueldades de las policías políticas de la Rusia comunista, como de las de cualquier otra “democracia por los cojones” constituidas en Repúblicas socialistas. Perdón socialistas, también por los cojones, que últimamente no se puede tener otra palabra en la boca, porque nos los están tocando continuamente.

 

Pero discúlpenme, debo de aclarar que solo son socialistas para los miembros del polit buró y sus esbirros. Si comparamos es lo mismo que los estudiantes o Talibanes de los países islámicos, igual de sectarios y crueles pero también igual de bobitos al servicio de una ideología que para ellos, los “estudiantes” de allí es Allah. Perdón Dios Lenin que estás bajo una losa por la gracia de Dios, poco tienes por hacer frente a una dictadura bastante peor que la tuya política, la teocracia religiosa.

 

Que a estas alturas del siglo XXI todavía haya memos que quieren ver las ventajas de las sociedades dictatoriales comunistas, dice muy poco del nivel intelectual de muchos jóvenes en España y por ende, de la inteligencia de la actualidad, que nos retrotrae a otras épocas más digamos cazurras. Se supone que los estudiantes son lo más granado de la sociedad, y es por esto que no me extraña en absoluto que los empresarios demócratas que hoy regentan empresas en España tengan problemas para encontrar trabajadores despabilados y valiosos por estos lares patrios. Si todos se debaten entre estertores comunistocircenses de infantilidad, no me extraña nada de nada.

 

Yo cuando en el setenta y ocho vote por la Constitución, creía que la caterva de imbéciles pro Estalinistas que había en España durante la guerra civil, habrían desaparecido como piojos tras un baño con vinagre extra fuerte, pero mira tu por dónde, la incombustibilidad de los bobos seguidores de la post Rusia de los Zares sigue permaneciendo y no arderá hasta que sus propios cerebros no revienten en las propias cárceles futuras de sus encumbrados dictadores comunistas.

 

Aquí está visto que la gente solo aprende a base de bombazos, por eso las bombas en los trenes de Atocha, de esta forma se deduce que aprender se aprende más en una guerra civil que en una democracia de lujo y fantasía de ahí el interés de estos remama huevos de repetir las agresiones que conducen la las guerras. Aprender también aprendieron del comunismo los Etarras a la hora de combatir el Estado Democrático Español y creí, mira por dónde, que la gran mayoría de los españoles habían tomado nota de lo divertido que es ver salir muertos y heridos, de las casas cuartel, de las calles, incluso niñas de cinco años de comandancias de policía nacional, que qué culpa tendrían ellas de nada, también de las vías del tren de Atocha, pero no, mira tu por dónde hay niñatos en la universidad que parecen querer tener que volver a cubrir heridas de bala con vendas negras como decía la canción de Cecilia, mujer inteligente donde las hubiera, no como otras de la actualidad militantes de grupoides feminoides, absurdoides.

 

Que sí majetes que sí, que basta ya de vuestras niñadas gilipollas y si queréis comunismo pedid pasaje para cualquier Edén comunista que por el mundo hay varios. Porque si pretendéis ser vosotros los mandamases, vais de culo y cuesta abajo por gilipollas. Como decía la canción de un amigo “Mequetrefe, pelo largo y gafas de intelectual, métete en tus asuntos, que tienes mucho que estudiar

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: