Y serás feliz… Por Rodolfo Arévalo

Y serás feliz

«Pedir libertad en este mundo de políticos memos y diseñadores de la nueva sociedad en la que no tendrás nada y serás feliz es de idiotas»

Muchas veces me creo tonto, pero solo desde luego, cuando escucho las opiniones de sesudos políticos vendiendo sus motos a la galería. En otras ocasiones me siento muy inteligente, modestia aparte, cuando oigo a personajes sesudos, periodistas de cierto nivel, políticos de centro o derechas y científicos que analizan la realidad desde puntos de vista concienzudos y creo entender lo que dicen. Esto a veces es más una acción activa, según quiénes sean los que opinan, que una absorción por osmosis de las palabras vertidas por algunos verdaderos analfabetos intelectuales, que debe de ser cazada al vuelo y eliminada de la mente. No tiene la mas mínima importancia, dado que esos sentimientos, tanto negativos, como positivos no salen de mi o de otras persona tranquilas y sin intereses políticos o dinerarios, para agredir al resto de sus vecinos. De lo que sí tengo duda es de si estos temas aludidos, al ser tamizados por las cabezas inteligentes, que las hay, puedan ser solo hilarantes o verdaderas bofetadas interiores a convicciones propias de cada uno .

 

Una de ellas que es, como decía el pirata de Espronceda, “mi libertad”, es especialmente dolorosa. Pedir libertad en este mundo de políticos memos del siglo veintiuno, además de diseñadores de la nueva sociedad en la que no tendrás nada y serás feliz es de idiotas. La agenda veinte treinta, conduce directamente a la estupidez humana más importante de toda la historia de la humanidad. Es de una ingenuidad pasmosa, creer estos repetidos, lemas, como son nuclear no, ¿por qué?, porque dejan más margen de beneficio las energías eólicas y solares, al menos por el momento. De las hidráulicas ni me pronuncio. He tratado no obstante de conservar esa ingenuidad, para soltar las verdades que se me ocurren y cuando se, me ocurren cuál puñetero niño cuando sé que molestas y aunque los demás no las quieran oír.

 

Me lo debo, como espíritu abierto a la aventura y al misterio, me merezco pensar, escribir y decir lo que me de la gana, por mucho ofendido de palabra u obra que quede repleto de “caca” por el camino. Se ha perdido la espontaneidad por miedo y tal vez por respeto, primero a los vecinos, luego al resto de la gente y por último a los políticos decentes que puedan existir todavía. ¿Los hay? ¿O también estoy confundido en esto? Ya sé que son escasos y que en general político equivale a mentiroso, impostado y cara dura, pero por respeto a los pocos que no lo son, hay que hacer un aparte.

 

Si hacemos un recorridos por el HEMICIRCO, que nos hemos regalado con la democracia, la mayor parte de los que se sientan en él carecen de criterio y libertad para votar según quiera y lo harán siempre según ordene el jefe de filas. Solo los muy valientes a los que no les importe perder el escaño porque tienen suficiente capacitación para vivir de otra cosa, harán de su capa un sayo. Todo político que abandera ideologías falsas, porque tropiezan con la realidad pura y dura, no debiera ni siquiera ser tenido en cuenta por los votantes. Menos si se trata de individuos que hayan usado el terrorismo para estar en el lugar en el que están.

 

Claro que para conseguir este paraíso legislativo el grupo de votantes tiene que alzar el vuelo sobre los poco leídos y los bobos que tienen la fe del carbonero en sus adalides de toda la vida, sean tiranos o dictadores, aunque lo sepan. Es el colmo del egoísmo, porque engancharse a ese caballo implica obrar mal a sabiendas contra el resto de la población. Generalmente ese cierre de filas se produce por el supuesto regalo envenenado que le han prometido al gilí de turno, tanto en ascensos en el partido, como a futuros cargos a los que pudiera ser promovido. En este sentido muchos en la actualidad han optado por un nivel de violencia de perfil bajo, usando para ello a las féminas a las que han vendido lo de la igualdad, el feminismo y el orgullo de ser las matadoras del machismo. Para mi que lo que no comprenden es que algunas, se han bajado de ese machismo, pero se han subido a ese feminismo, violento y depredador. Independientemente de que para llegar algunas hayan usado el ser promovidas por ser quienes son como esposas adeptas a sus grandes machos alfas.

 

Por todo esto es por lo que muchas veces me creo tonto, pero solo desde luego, cuando escucho las opiniones de sesudos políticos vendiendo sus motos a la galería. En otras ocasiones me siento muy inteligente, modestia aparte, cuando oigo a personajes sesudos, periodistas de cierto nivel, políticos de centro o derechas y científicos que analizan la realidad desde puntos de vista concienzudos y creo entender lo que dicen. Esto a veces es más una acción activa, según quiénes sean los que opinan, que una absorción por osmosis de las palabras vertidas por algunos verdaderos analfabetos intelectuales, que debe de ser cazada al vuelo y eliminada de la mente.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: