Pío Moa, el historiador condenado por el sistema, sigue vivo y en forma. Una entrevista de Paco Linares

Pío Moa, el historiador condenado por el sistema

 

Siempre amable, siempre dispuesto a dar su tiempo para ilustrarte. Todo talento, bondad y valentía. Pío Moa nos recibe con cordialidad y con un tic de seriedad que es difícil de definir, un estilo aparentemente contradictorio, ¿serio? Sí, ¿triste? No. Es siempre muy socarrón y ocurrente.

Dicen que un gallego nunca se sabe si sube o baja, Don Pío Moa, gallego de Vigo es una excepción, siempre está subiendo y todo el que le conoce lo sabe, es justo la antítesis del oportunista.

En el año 1999, en un Colegio Universitario de USA, “useño”, como dice el Sr. Moa, concretamente en la conferencia de apertura del IV Congreso de las Humanidades en Carolina del Sur, se estuvo hablando de las “razones del poder y de los poderes de la razón, dentro de los límites de la condición humana”. El historiador y escritor es portador de un inmenso bagaje de razones que no compaginan con la razón del poder. Pío Moa vive la soledad del líder, es un adalid solitario que cree lo que dice y dice lo que cree.

Investigador incansable, con una voluntad de hierro, cargado de razones, prácticamente es imposible de rebatir en casi el noventa y nueve por ciento de los casos, lo que piensa. Por eso el poder le teme y el demagogo lo odia.

El poder lo tome y el demagogo lo odia

– Don Pío Moa, gracias por su tiempo. Entre ensayos, libros de historia y novelas ¿Cuántos ha escrito ?

Sobre unas treinta. Se incluyen ahí libros de artículos, de ensayos, algunos relatos de viajes o autobiográficos.

– No hace demasiado tiempo, en Francia le tradujeron una obra en el idioma de Voltaire, “Los Mitos de la Guerra Civil”. ¿Cómo resultó la experiencia?

En España estoy sometido a un intento de «muerte civil», que afortunadamente no consigue matarme, aunque sí dificultarme mucho la difusión de mis libros. Y fuera de España es peor, porque allí no tengo valedores prácticamente. Por eso han tenido que pasar veinte años para que se tradujese «Los mitos de la guerra civil» al francés. Desde luego, causó en Francia una conmoción muy considerable, casi como en su momento en España. Y, salvo algunos comentarios en prensa marginal y un artículo que coló el ensayista Guy Sorman al ABC, el asunto fue acogido con un silencio casi general en España, a pesar de que es verdaderamente poco habitual que un libro español cause tal revuelo en Francia. Incluso llegó a salir un manifiesto de unos ciento cincuenta profesores de historia en Francia protestando de que al libro se le diera difusión en Le Figaro. Hace poco publiqué un libro «Galería de charlatanes«, sobre los historiadores «profesionales» que en su mayoría no pasan de tal cosa, de charlatanes. Es un libro de crítica historiográfica, algo que aquí no se cultiva con un mínimo de seriedad, y que revela el ínfimo nivel a que ha caído la universidad española. Bueno, pues en otros países ocurre algo semejante. Ha sido imposible traducirlo al inglés, porque allí el tema está prácticamente monopolizado por el grupo de Preston, uno de los charlatanes más distinguidos. Y tampoco se ha traducido al alemán o al italiano. Yo creo que la experiencia de Francia hará que los grupos de falsificadores de la historia que dominan el cotarro en esos países habrán sacado la lección de que debe impedirse la repetición de lo que pasó en Francia.

Últimas obras de Pío Moa

– Hoy nos gustaría que el lector de La Paseata conociera su última obra.

Hay un tema en el que casi nadie repara y es que la II Guerra Mundial cerró, un tanto catastróficamente, una época histórica comenzada cuatro siglos y medio antes, y que he llamado la Era Europea. Este es el tema precisamente de mi último libro, «La Segunda Guerra Mundial y el fin de la Era Europea«, en que explico la evolución militar y política, pero sobre todo la naturaleza de las tres grandes ideologías que se enfrentaron, la liberal, la comunista y la fascista o más propiamente la nacionalsocialista. El tema nos interesa especialmente a los españoles, porque la Era Europea fue comenzada precisamente por España a finales del siglo XV, con el cruce del Atlántico y poco más tarde con el cruce del Pacífico y la primera vuelta al mundo, con el descubrimiento de América y muchos archipiélagos del Pacífico. Aquellas fueron con diferencia radical, las mayores hazañas navales en la historia humana. Y que abrieron una nueva era en la que los continentes, culturas y civilizaciones que antes se ignoraban mutuamente, entraron en contacto entre ellas. Contacto bélico, comercial y cultural. España mantuvo la hegemonía durante un siglo y medio, luego le sucedió la hegemonía francesa en Europa, y en el siglo XIX la inglesa. Parece que el XX sería el siglo de Alemania, pero terminó catastróficamente, y con él los siglos en que Europa había sido por así decir el motor del mundo, cultural, económico, y militar.

– ¿Qué pasa y qué puede pasar en España en este año de elecciones?

Este será un año crucial. Lo más importante, desde 2017 ha sido el surgimiento de un partido que se ha tomado en serio la unidad nacional y la democracia, es decir, VOX. Es fácil percibir desde pronto en la transición un proceso de socavamiento de la unidad nacional y de la democracia, que con las leyes totalitarias de memoria histórica, de género, etc., el reparto del poder judicial entre PSOE, PP y separatistas, la agenda 2030 y otras medidas cada vez más graves, están abocando a España a una situación ya extrema. Para todo español algo consciente de su historia y de su interés nacional, tiene la máxima importancia que VOX se fortalezca como un dique, el único que existe hoy por hoy, al empuje de las fuerzas disgregadoras y totalitarias.

Hay una frase que un servidor pondría hoy en su boca, perdone el atrevimiento Don Pío, lo dijo Leandro Fernández de Moratín en 1760, “La crítica majadera de los dramas que escribí, Pedancio, poco me alteran, más pesadumbre tuviera si te agradaran a ti”.

Paco Linares

Aprendiz de periodista desde hace más de 40 años. Plumilla en letras, voz en un micrófono. Soy grande porque soy consciente de mi solemne y diminuta existencia, un agradecido por la vida y por sentirme querido, por unos pocos. Trabajé en Radio Juventud, Radio Cadena Española, en Radio Torcal y Radio Málaga (de la Cadena Rato, hoy día Onda Cero). Fui fundador de Onda 8. He escrito en el Noticiero Universal de Cataluña, creé la Revista Ocio y Negocio y colaboré en la desaparecida G2000 “SIN PRISAS”, ahora soy invitado desde la creación de esRadio, en el programa de Luís del Pino SIN COMPLEJOS…y más cosillas.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: