De paseata con Ignacio López Brú por las cloacas del 11 M en rebeldía contra la invasión de los ultra cuerpos

Confieso que al llegar a la última página de “Las cloacas del 11 M” se me secó la lengua y comencé a sudar. En los ojos un par de lágrimas me nublaron la visión y por eso, tras enjuagarme el rostro y beberme un buen vaso de aceite de ricino, me calcé de nuevo las gafas y retorné a la lectura a través de las miguitas que había subrayado y desperdigado entre sus 444 páginas, en un camino de vuelta que me llevó de un tirón a una completa y segunda lectura, febril y desordenada.

Leer más