Capítulo IV. El asesinato de Calvo Sotelo. La historia que puede volver a pasar 

Quema de iglesias y conventos
Quema de iglesias y conventos

 

La continua vulneración de la ley en los años anteriores a 1936 en las que el asesinato de Calvo Sotelo fue un punto de inflexión, se manifestó de muchas maneras, provocando que los militares rebeldes se agruparan iniciando el alzamiento.

El primero fue la apropiación indebida de propiedades, en ocasiones incluso con el beneplácito de la autoridades. Se calcula que un 8% del país cambió de propietarios.

En segundo lugar cabe poner los continuos incendios y destrucción de bienes privados u su ocupación ilegal, en especial de iglesias y residencias eclesiásticas.

 

“La continua vulneración de la ley en los años anteriores a 1936 se manifestó de muchas maneras, provocando que los militares rebeldes se agruparan iniciando el alzamiento”

 

Le siguieron el cierre de escuelas católicas y la supresión de actividades religiosas católicas y la fanática expulsión de sacerdotes. Lo que recuerda meridianamente lo ocurrido la iglesia de la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid, unos hechos por los que ha sido absuelta la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre.

Otro fue el gran impulso de la censura, que ocasionó grandes problemas a la libertad de expresión y reunión.

Miles de detenciones de políticos de derechas. Actos vandálicos y delictivos permitidos por los dirigentes del Frente Popular. Destrucción premeditada de los grupos de derechas. En marzo la Falange y en julio de la CEDA.

Politización sectaria de la política, siempre en beneficio de la izquierda.

 

Los sucesos de 1931
Los sucesos de 1931

 

Manipulación de actos electorales, como la destrucción de papeletas, distorsionando el recuento definitivo. Insoportable violencia política y callejera. Nombramiento de oficiales revolucionarios, algunos con graves antecedentes penales. Uno de esos grupos secuestró a Calvo Sotelo. También en la policía introdujeron elementos indeseables y subversivos, copiando al pie de la letra los métodos utilizados en la Alemania nazi de la SS y SA. Uno de esos policías fue el que asesinó de un tiro a Calvo Sotelo.

 

Asesinato de Calvo Sotelo
Asesinato de Calvo Sotelo

Sin duda era un momento peligroso, con prácticas ilegales , subversivas y criminales. Una situación prerrevolucionaria, que demostraba que la República no mantenía el orden constitucional. Era lo que querían los sindicatos obreros : crear constituir un régimen revolucionario. Azaña y Casares Quiroga pretendían una República de izquierdas sin socialistas. ( ¿No es lo que busca a la larga Podemos? ), con leyes radicales, pero conservando una parte de la propiedad privada. ( Tal vez las de ellos ). Perdieron su apuesta, porque no se llevaron a cabo las iniciativas imprescindibles para parar el anunciado por inminente peligro de guerra. Unas previsiones y augurios que contentaban más que a nadie a los sectores radicales y extremistas de la izquierda revolucionaria, que pensaban que les beneficiaria una breve confrontación civil. Buscaban con esos actos vandálicos crear una psicosis de guerra civil sobre todo en mayo del 36. La descomposición del sistema era notorio.

 

La guerra civil española
vida cotidiana en una trinchera durante la guerra civil española

 

Cuando fue destituido Alcalá-Zamora por Manuel Azaña como Presidente de la República el 10 de mayo, fue nombrado jefe del Gobierno el socialista moderado Indalecio Prieto que pretendía un gobierno formado por socialistas republicanos de izquierda. Su intención y ánimo era gobernar con autoridad, energía y orden, eliminando a elementos del Ejército. Es posible que esa forma de gobierno hubiese evitado la confrontación , pero fue vetado por Largo Caballero y los socialistas más radicales y revolucionarios, que rechazaban un acuerdo con los “ burgueses “. Con el tiempo se ha visto que los socialistas son tan burgueses como el que más, por eso se les denomina socialistas de visa oro.

 

Ante la imposibilidad de formar gobierno, paso los trastos a su íntimo Casares Quiroga que tampoco hizo nada por evitar la cruel guerra que se acercaba a pasos agigantados. Azaña tuvo mas oportunidades para rebajar el riesgo al rechazar las propuestas expuestas por su admirado Felipe Sánchez Román, que buscaba con cierta sensatez la alianza con el centro y la definitiva ruptura con el socialismo exacerbado. Azaña, siguió rechazando a los moderados. Su única vía política y vital era muy izquierdista. Tampoco aceptó la vía indicada por Miguel Maura, liberal centrista, que proponía una ruptura con la izquierda obrera. Sólo cuando comenzó la lucha fratricida, aceptó la tesis de Sánchez Román la noche del 18 al 19 de julio, un gobierno formado por un amplio espectro, bajo la presidencia de Martínez Barrio, tal vez el más moderado del Frente Popular. Llegó demasiado tarde. Si hubiese llegado sólo una semana antes es posible que hubiese tenido éxito y se habrían evitado miles de muertos y unos odios de difícil solución. Si, por poco, tan solo unos días, pero demasiado tarde.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

Deja un comentario