La selección natural, causa de ese supuesto machismo imperante

Es el delicioso olor del silencio feminista.
Es el delicioso olor del silencio feminista en el caso de la agresión a la monja de Granada. Machismo o qué….

 

Muchas mujeres, la mayoría están equivocadas y achacan la violencia, que dicen machista, al hecho de haber nacido con esa condición. No es cierto. No sé si alguna se ha dado cuenta de que la elección para el sexo se produce por una atracción primitiva y biológica. Las parejas se suelen formar en la juventud y la elección que es un tema casi exclusivo de la mujer; los machos tenemos muy poco que decir, salvo pavonearnos como ridículos pingüinos; se produce por temas relacionados con la supervivencia y la salud, la necesidad ( inconsciente ) de ser protegidas y auxiliadas en la obtención de alimentos. Y da igual que en la actualidad no sea así, porque el instinto pervive. Baste consultar cualquier estudio medianamente serio sobre el tema, Yuval Noha Arari, Ellen Fisher, Richard Dawkin, etc.

 

“¿Quiénes son los machos que destacan en la sociedades primitivas?”

 

 

¿Quiénes son los machos que destacan en la sociedades primitivas?, pues los que son capaces de cazar un león con sólo una lanza y cosas similares, estos se hacen populares y son valorados por las hembras como buenos portadores de genes para sus hijos. También aquellos que son más fuertes y pueden defenderlas de las agresiones de otros menos capacitados genéticamente. ¿Qué ha primado la evolución a los Kikos Riveras o a los Tom Cruise?, obviamente a los segundos, porque los rasgos y cuerpos elegantes y finos suelen corresponder con el ideal que prefieren las mujeres para que sus hijos hereden.

 

 

Esto es absolutamente inconsciente, pero está claro que deja a muchos Kikos Riveras, que a lo mejor serian unos perfectos padres y amantes, así como donantes de esperma y compañeros fieles por el camino. A la inversa también ocurre, puesto que los hombres se fijan en las largas piernas de las mujeres, sus amplias caderas y culitos portadores de la suficiente grasa para alimentar a sus hijos, con esas reservas para producción de leche, en los tiempos de escasez. También las anchas caderas contribuyen a ello, porque facilitan el parto admitiendo las grandes cabezas de los fetos neoténicos humanos y que garantizan el aprendizaje y la inteligencia post nacimiento. Hasta aquí ninguna cosa fuera de lo normal. Pero de aquí es donde vienen los problemas.

 

 

Un hombre alto, esbelto y de rasgos finos y masculinos, tiene las mejores posibilidades de reproducción con las hembras de mejor porte, anchas, caderas y bellos rasgos que garantizan buena salud, con el añadido de que si es fuerte y sabe parar mediante la violencia las amenazas hacia ella y sus crías, miel sobre hojuelas. Y digo las hembras porque este tipo de macho no se conforma con inseminar a una hembra en particular, desea aunque sea inconscientemente ( por otra parte como el resto con menos posibilidades) inseminar al mayor número posible de ellas para repartir sus genes y tener mucha descendencia y mayores posibilidades de transmitir sus genes. Las hembras ante esto, y como su óvulo les cuesta un mes entero y además pueden perder las crías en los tres primeros meses de gestación, desearían que el macho les fuera fiel y permaneciera a su lado.

 

 

Un Kiko Rivera, aunque sienta la tentación de picar de flor en flor, no lo hace, por imposibilidad real porque es difícil que las hembras le den más de una o dos oportunidades en su vida y con hembras de su mismo estatus desde luego no las adalides de la perfección. Y a partir de ahí surgen los problemas de violencia en la pareja, ellas eligen a los machos mas agresivos y dominantes, aquellos que no pueden quedarse al lado suyo para proteger a los vástagos comunes y sí desean tener hijos por doquier. Cuando se producen agresiones a las hembras, la mayoría de las veces son actitudes provenientes del su propio compañero, su propia elección de la esencia de macho dominante. Un macho normal más apocado, es más difícil que presente este tipo de comportamiento. No, no todos los hombres son iguales y agreden con esa supuesta violencia machista; no consciente; si no fruto de la selección natural.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “La selección natural, causa de ese supuesto machismo imperante

Deja un comentario