Tras el paso cobarde de Carmona, Rajoy debe saber qué significa dejar el Gobierno en manos del frente de izquierdas

Esos cuadros monstruosos -Luis Gordillo y Miró- los puso Zapatero y va él y los deja
Rajoy escoltado por el aguafuerte de Miró que colgó Zapatero, el adalid de conocido históricamente en España como frente de izquierdas

 

En su mesa de la Moncloa Mariano Rajoy tiene los datos de sus asesores y analistas políticos y después de una atenta relectura se mesa la barba y recuerda al bardo genial tras girar su silla y posar la mirada en el cuadro de Miró, que le guarda las espaldas hace seis años, «Le grand sorcier» un aguafuerte en realidad que colgó Zapatero y él, en este momento de zozobra, no se acuerda porqué dejó en esas paredes decoradas de gris caliente. El gran Hechicero, Mariano, que ahora tampoco le devuelva el significado que añoraba su antecesor, ese peligroso alquimista social adorador del histórico frente de izquierdas que gustaba de las admiraciones sobre su cabeza: Ser o no ser. Esa es la cuestión.

 

 

Esas conclusiones, sin firma de autoría, redactadas en un último folio sin numerar, le informan claramente de la proyección demoscópica de una mayoría parlamentaria absoluta junto a Ciudadanos.  Un futuro prometedor para sus intereses  que incluye dos imprescindibles premisas: Debe resolver con decisión el golpe de estado en Cataluña y, además, toma el protagonismo en un relato creíble y capaz de desmontar el lenguaje sectario elaborado por los golpistas. Toda una narrativa y costosa campaña internacional centrada en los importantes conceptos de democracia, el derecho a decidir, Quebec, Escocia y la libertad de las urnas, y que, en esencia, disimula con falsos  pero mediáticos argumentos sofistas el sectarismo que impregna la sedición.

 

Le grand sorcier (the great wizard y El gran hechicero) de Joan Miró. 1968
Le grand sorcier (the great wizard y El gran hechicero) de Joan Miró. 1968

 

Ser o no ser. Rajoy no ve admiraciones en el aguafuerte de Miró. Las tachuelas mentales para él son interrogaciones profundas y mal traducidas. Le atormenta, además, la posdata de tres líneas que acompaña el escrito de sus asesores: En caso de de que el 1 de octubre se produzca un referéndum, de cualquier tipo en Cataluña, antes de que acabe el año perderá en el Parlamento una Moción de Censura del frente de izquierdas. Quizás por un momento Mariano Rajoy recuerde al socialista Carmona que por decisión de su partido rechazó la alcaldía de Madrid. Cobardía política y en esencia falta de respeto a los ciudadanos que ahora desde Madrid se puede amplificar en toda España.

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Un comentario sobre “Tras el paso cobarde de Carmona, Rajoy debe saber qué significa dejar el Gobierno en manos del frente de izquierdas

  • el 29 octubre 2017 a las 9:31
    Permalink

    ¿Era Dalí el «Gran Brujo para Miró?
    Encuentra sus bigotes, Maestro Artero.

    Respuesta

Deja un comentario