Delito de Sedición, Rebelión, Prevaricación continuada y de Omisión. Artículo 408 del Código Penal

Mariano Rajoy en la Moncloa
Mariano Rajoy en la Moncloa

 

 

“Este es un delito de omisión pura; es decir, de inactividad. Es necesario que la autoridad tenga entre sus competencias o atribuciones legales la de perseguir o promover la persecución de los delitos que tenga conocimiento”

 

 

Al final Mariano Rajoy se convierte a su pesar en reo de delito. Hace semanas escribí a nuestro presidente, me imagino que como muchos ciudadanos alarmados. Desde su gabinete recibí el siguiente correo:

 
“Estimado Sr. Crespo:

 
Le agradecemos el escrito que ha remitido al Presidente del Gobierno ante los graves acontecimientos que están ocurriendo en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

 
Tal y como ha tenido ocasión de manifestar el Presidente en sus recientes intervenciones, se han puesto en marcha los mecanismos legales adecuados con los que cuenta nuestro Estado de Derecho para defender el imperio de la ley, la soberanía nacional, la dignidad de las instituciones y los derechos de todos los españoles.

 
La respuesta a este desafío, desde los distintos poderes del Estado, ha de ajustarse a nuestro marco legal. En este sentido, el Presidente no vacilará, cumplirá con su deber y actuará con determinación para hacer cumplir la ley; puede tener la certeza de que este Gobierno va a garantizar el respeto a nuestra democracia.

 
Finalmente, le invitamos a ver las comparecencias íntegras del Presidente disponibles en el apartado Multimedia de la página web de La Moncloa: www.lamoncloa.gob.es.

 
Agradeciendo su confianza, le hacemos llegar un cordial saludo, al tiempo que nos mantenemos a su entera disposición para atender cualquier cuestión que desee plantear a través del enlace situado al final de esta comunicación,

 
Departamento de Comunicación con los Ciudadanos. Gabinete de la Presidencia del Gobierno”.

 

 

en una democracia votar no es delito
en una democracia votar no es delito

 

 

“Debo recordar que cuando el funcionario no mira a donde debe; el delito queda recogido en el artículo 408 del Código Penal”

 

 

Debo recordar que cuando el funcionario no mira a donde debe; el delito queda recogido en el art. 408 del CP. Este artículo 408 dispone que: “La autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años”.

 

 

 

Este artículo que no debemos pasar por alto señala: “La autoridad o funcionario que, faltando a la obligación de su cargo, dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos de que tenga noticia o de sus responsables, incurrirá en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años”.

 

 

 

Como elementos básicos podemos concretar:

 
1) Autoridad o funcionario público: Elemento a su vez definido en el art. 24 del Código penal y que al final recordamos.

 

 

 

2) Faltando a la obligación de su cargo: Existen cargos o funciones, como la policial, que es evidente que tienen la obligación de perseguir delitos (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), otros por previsión legal (por ejemplo el art. 105 de la Ley de enjuiciamiento criminal para los Fiscales o 405 y ss de la LOPJ para los Jueces y Magistrados).

 

 

 

3) Dejare intencionadamente de promover la persecución de los delitos: Este apartado exige que las partes acusadoras demuestren que tuvo conocimiento del delito, quizás la parte más compleja. El término “delitos” a priori debe entenderse desde la perspectiva estricta del término, delitos y no faltas.

 

 

 

4) O de sus responsables.

 

 

“Este es un delito de omisión pura; es decir, de inactividad. Es necesario que la autoridad tenga entre sus competencias o atribuciones legales la de perseguir o promover la persecución de los delitos que tenga conocimiento”

 

 

Este es un delito de omisión pura; es decir, de inactividad. Es necesario que la autoridad tenga entre sus competencias o atribuciones legales la de perseguir o promover la persecución de los delitos que tenga conocimiento. Es necesario, por tanto, que se den dos requisitos: el primero, que entre las funciones propias de su cargo esté la de perseguir delitos o promover su persecución; y el segundo, que tenga cocimiento de la existencia de algún delito y no lo evite o no lo persiga.

 

 

 

Debe tener plena certeza de que ese delito se va a producir, que se está produciendo o que se ha producido. El tipo penal se extiende no sólo al delito sino también a sus responsables; es posible que promueva la averiguación del delito pero no de sus responsables, por lo que se aplicará igualmente este tipo penal.

 

 

 

En cuanto al hecho ilícito que debe ser objeto de persecución tiene que tener la consideración de infracción penal, nunca administrativa, y además se debe calificar como de delito, por lo que no será de aplicación este precepto cuando el hecho sea una falta.

 
Es un delito eminentemente doloso, como se deja bien claro en el adverbio “maliciosamente” utilizado en la norma por el legislador. Por tanto, el funcionario público que omite la persecución delictiva tiene que ser plenamente consciente de la existencia de un delito y aún así no promueve su persecución. No se aplica este artículo, cuando el funcionario conoce el hecho, pero considera que no es encuadrable en ninguna figura penal, por lo que decide no investigar o perseguir el mismo.

 

 

 

El sujeto activo de este delito sólo lo puede ser la autoridad o funcionario público, de conformidad con la definición que da el artículo 24 del Código Penal, el cual dispone que:

 

 

 

“1. A los efectos penales se reputará autoridad al que por sí solo o como miembro de alguna corporación, tribunal u órgano colegiado tenga mando o ejerza jurisdicción propia. En todo caso, tendrán la consideración de autoridad los miembros del Congreso de los Diputados, del Senado, de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas y del Parlamento Europeo. Se reputará también autoridad a los funcionarios del Ministerio Fiscal.

 

 

 

2. Se considerará funcionario público todo el que por disposición inmediata de la ley o por elección o por nombramiento de autoridad competente participe en el ejercicio de funciones pública”.

 

 

 

¿Qué diálogo, mano tendida y qué proporcionalidad? ¿Qué es lo que ha pactado con los separatistas? Se lo digo por las palabras del tal Millo que traslada lo que usted dice…

 

 

 

Se ha suspendido algo que se ha proclamado previamente y Mariano Rajoy mirando pasmado. ¿quién debe poner el cascabel al gato y a qué gato?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Un comentario sobre “Delito de Sedición, Rebelión, Prevaricación continuada y de Omisión. Artículo 408 del Código Penal

  • el 11 octubre 2017 a las 17:17
    Permalink

    Pero ¿aún existen las faltas en el Código Penal?

    Respuesta

Deja un comentario