Tabarnia: Por el derecho a decidir, esta vez sí y con auténticos motivos económicos, históricos, políticos, jurídicos y también patrióticos

TABARNIA
TABARNIA

 

 

“Hay un argumento muy contundente a favor a Tabarnia y de los intereses de la Nación española en la medida de que puede anular al separatismo y darle un golpe definitivo”

 

 

 

Nunca me gustaron las Autonomías, es más, las suprimiría todas, pero hay casos en que pueden justificarse como arreglo de un mal mayor. Uno de éstos es Tabarnia, neologismo que significa la unión de Tarragona y Barcelona y la segregación consiguiente de esa Cataluña profunda, separatista y rural de tractores que estropean los pavimentos de la Diagonal y la Rambla. Es una solución que proponen muchos buenos catalanes a la Arcadia Feliz, sueño irracional de fanáticos e iluminados con cabeza de Vileda, a la que los no separatistas llaman Narnia. Suena parecido pero es lo contrario.

Hay ya varias asociaciones y webs (Barcelona Vía Fora, bcnisnotcat.es, Plataforma per l’Autonomia de Barcelona, etc.) que defienden la creación de esta nueva Comunidad Autónoma dentro de España y los motivos son diversos, económicos, históricos, políticos, jurídicos y también patrióticos, todos congruentes y muy bien fundamentados. Veamos cuáles son:

1) Barcelona genera la mayor parte de los ingresos de la Generalidad pero recibe bastante menos. Más impuestos y menos servicios que las comarcas separatistas de Lérida y Gerona para una zona en la que el voto constitucionalista (español, que suena mejor) supera a los partidarios de la “indapandansia” pero que genera menos escaños que a éstos, favorecidos por las leyes electorales. Un escaño para el Parlamento catalán vale 48000 votos en Barcelona y sólo la mitad para Lérida.

2) Históricamente se basan en que este territorio constituye gran parte de lo que era antiguamente el Condado de Barcelona. La bandera de Cataluña hasta el siglo XVIII fue la de Barcelona, frente al invento estrellado que es de reciente creación y poco rigor histórico.

3) Jurídicamente, los Artículos, 143, 144 y 151 de la Constitución Española permiten la creación de una nueva Comunidad Autónoma sin necesidad de referéndum ni otras condiciones. Basta con que una mayoría de municipios o diputaciones del territorio implicado lo solicite y las Cortes lo aprueben en Ley Orgánica. Así se crearon Cantabria, la Rioja y otras, si mal no recuerdo.

Pero hay un argumento muy contundente a favor a Tabarnia y de los intereses de la Nación española en la medida de que puede anular al separatismo y darle un golpe definitivo. Es el que utiliza Canadá frente a los independentistas de Quebec y que se plasma en la Ley de Claridad. Entre otras condiciones establece que si se produjera la hipotética secesión de la provincia de Quebec, los territorios dentro de ésta que estén mayoritariamente a favor de permanecer en Canadá deben seguir en él. Es el caso de Tabarnia. Comoquiera que esta zona es la más rica y prospera de Cataluña, mucho se lo tendrían que pensar a la hora de crear su Republiqueta, que quedaría reducida a un ámbito básicamente rural, sin industria y con una población de poco más de un millón de habitantes.

Por el derecho a decidir, esta vez sí. Y luego queda lo del Valle de Arán.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Guillermo Emperador

Guillermo Emperador

Español, bajito, republicano y alopécico. Profesor de la escuela del maestro Ciruela, boticario y bloguero en Libertad Digital con el espantoso nick de “chinito”. Ahora autoascendido a Emperador de la tierra de las Mil Naciones (España, obviamente). Tengo un blog, una coneja y muchos amigos en la Llanura de Palmaria. Nunca pensé en escribir pero la vida es un camino que lleva por derroteros extraños.

2 comentarios sobre “Tabarnia: Por el derecho a decidir, esta vez sí y con auténticos motivos económicos, históricos, políticos, jurídicos y también patrióticos

  • el 27 diciembre 2017 a las 16:44
    Permalink

    ¿Es esto posible?entonces ¡ADELANTE,COMO LOS DE ALICANTE!

    Respuesta

Deja un comentario