(1) Españoles olvidados. Tres titanes españoles por el Pacífico

Paso del itsmo por Balboa. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Paso del itsmo por Balboa. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

 

 

“Como españoles agradecidos debemos hacer justicia a los navegantes españoles por el Pacífico que en auténticos cascarones de nuez y desconociendo corrientes y vientos dominantes recorrieron ese inmenso océano”

 

 

 

 

Iniciamos este recuerdo dada la inminencia de los eventos conmemorativos (2019-2022) del V Centenario de la primera Circunnavegación al globo por la expedición de Magallanes-Elcano (1519-1522) y que la Asociación de Amigos de los Grandes navegantes y Exploradores Españoles (AGNYEE) se propone rendir homenaje y rememorar singlando aquella heroica ruta.

Nueva Guinea, las Molucas, Marshall, Almirantazgo, Salomón, Marquesas… todo fue explorado por navegantes españoles antes que por ningún otro europeo.

Como españoles agradecidos debemos hacer justicia a los navegantes españoles del XVI y XVII que en auténticos cascarones de nuez y desconociendo corrientes y vientos dominantes recorrieron ese inmenso océano, la mayoría de las veces nada pacífico. Sus experiencias, cartografía, fracasos y desastres sirvieron a los marinos de siglos posteriores de todas las nacionalidades y se aprovecharon de sus experiencias.

 Álvaro de Saavedra Cerón
Álvaro de Saavedra Cerón

“De Álvaro de Saavedra Cerón podemos afirmar que sólo se sabe que era español y que nació a finales del XV o principios del XVI”

De Álvaro de Saavedra Cerón podemos afirmar que sólo se sabe que era español y que nació a finales del XV o principios del XVI. Primo de Hernán Cortés, le acompañó a Nueva España, actual México, en 1526; de él recibió el mando de una expedición para encontrar nuevas tierras en el Mar del Sur, nombre primero que se daba al océano Pacífico, pues fue encontrado al atravesar el istmo de panamá de norte a Sur.

El 31 de octubre de 1527 zarparon de la costa oeste de Nueva España tres naves con las que llegaron a una isla a la que bautizó como Isla de Oro, hoy día conocida como Nueva Guinea; el 3 de octubre de 1528 llegó a las Molucas sólo una de las naves. En su intento de regreso a Nueva España fue desviado por los vientos alisios del noreste, que lo devolvieron a su punto de partida.

Exploraciones transpacíficas. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Exploraciones transpacíficas. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

Intentó de nuevo el regreso navegando más hacia el sur, siendo empujado otra vez a la Isla de Oro, una de las pocas conocidas del Pacífico en ese momento, para, después de recibir agua y alimentos de los nativos, dirigirse al noreste, en donde descubrió las islas conocidas actualmente como las Marshall y las del islas del Almirantazgo. Desembarcó en la pequeña isla de Eniwetok, atolón de las Marshall, desde donde prosiguió su viaje hacia el este y nuevamente fue vencido por los vientos, que lo llevaron otra vez a las Molucas.

En 1529, en un nuevo y desesperado intento para regresar a Nueva España, una tempestad provocó el naufragio en el que pereció. Fue uno de los primeros exploradores, por lo que a Saavedra se le puede denominar el guía de las rutas del Pacífico.

Alvaro de Mendaña y Neira
Alvaro de Mendaña y Neira

“El segundo héroe que recordamos en estas líneas es Alvaro de Mendaña y Neira, nacido en 1541 en Congosto, León”

El segundo héroe que recordamos en estas líneas es Alvaro de Mendaña y Neira, nacido en 1541 en Congosto, León, en 1567 acompañó al Perú a su tío Lope García de Castro cuando éste fue nombrado Presidente de la Real Audiencia de Lima quien, ejerciendo allí de Virrey interino, encomendó a su sobrino Mendaña localizar la ‘Terra Australis Incognita” y estudiar su colonización fundando un establecimiento.

Las expediciones al oceano Pacífico. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Las expediciones al oceano Pacífico. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

Las naves alistadas eran Los Reyes y Todos los Santos, de 300 y 200 toneladas. Los capitanes eran Pedro Sarmiento de Gamboa y Pedro de Ortega y el piloto mayor Hernán Gallego. La tripulación sumaba unos 150 hombres. Partieron de El Callao, Lima, en el Virreinato del Perú el 20 de noviembre de 1567. Da idea del control que se ejercía sobre el Pacífico el que el inmenso mar entre el Perú y la isla Nui fue bautizado como golfo de la Concepción o de la Candelaria.

En ese momento se creía que desde las Indias hasta Asia les separaba un seno, un golfo, no imaginaban la inmensidad oceánica a la que se enfrentaban. Llegó sin escalas a lo que sería Santa Isabel, una de las islas Salomón, el 7 de febrero, donde construyó un bergantín y exploró las islas cercanas. Permanecieron seis meses en las islas de Santa Isabel, Guadalcanal y San Cristóbal, explorando una veintena de islas más. El regreso fue por la isla de San Francisco, así bautizada por Mendaña en 1568, actualmente isla de Wake, y llegando a El Callao el 22 de julio de 1569.

Tras este primer viaje vendría el SEGUNDO VIAJE DE MENDAÑA para lo que nuestro explorador hizo incansables gestiones ¡durante 25 años! para poder colonizar las islas Salomón y, aunque logró la aprobación del Rey, las autoridades virreinales lo rechazaron, descontentas con los resultados del primer viaje, pero, gracias a la influencia de la mujer de Mendaña, Isabel de Barreto, el nuevo Virrey García Hurtado de Mendoza patrocinó una nueva expedición aportando él tropas y Mendaña colonos. En total, se embarcaron unas 400 personas.

Ahora el objetivo era fundar un establecimiento en las islas Salomón para impedir que piratas ingleses encontraran en ellas un refugio desde donde atacar las Filipinas o la costa americana. La nave capitana era el galeón San Gerónimo de 250 toneladas, cuyo capitán y Piloto Mayor era Pedro Fernández de Quirós; la nave almiranta era el galeón Santa Ysabel, de porte similar, con Lope de Vega como capitán; la galeota San Felipe, de unas 35 toneladas, cuyo propietario y capitán era Felipe Curzo, y la Santa Catalina, fragata de unas 35 toneladas con propietario y capitán a Alonso de Leyva.

Partieron de El Callao y, tras hacer escala en Paita, el 16 de junio de 1595 encontró y exploró las islas que bautizó como Marquesas de Mendoza en honor al Virrey, el Marqués de Cañete. De camino hacia el oeste pasó ante San Bernardo, ahora una de las islas Cook, y de una de las Tuvalu hasta que llegó a las islas de Santa Cruz, archipiélago del sur de las islas Salomón. El Santa Ysabel desapareció el 7 de septiembre de 1595.

Mendaña fundó un establecimiento en la Islas Santa Cruz pero, enfermo, perdió el control de la situación. Los soldados cometieron excesos con los indígenas y hasta crímenes y un intento de rebelión. El 18 de octubre de 1595 murió Mendaña, tras la que su mujer, Isabel de Barreto, se hizo cargo de la expedición quien, en vista de la situación, decidió regresar a las Filipinas. Por el camino se perdieron la nave San Felipe, el 10 de diciembre, y la Santa Catalina nueve días después. Sólo llegó el San Gerónimo, guiado por Pedro Fernández de Quirós el 11 de febrero de 1596.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario