(Y 3) Tres Titanes por el Pacífico. Españoles olvidados

 Polinesia.Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Españoles olvidados. Polinesia.Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

 

 

“Cuando a los niños ingleses les enseñan en el colegio que el primero en dar la vuelta al mundo fue Drake, que lo consiguió con la ayuda de dos pilotos prisioneros, españoles olvidados, Alonso Sánchez Cordero y Martín de Aguirre”

 

 

 

Finalizamos estas tres entregas recordando la inminencia de los eventos conmemorativos (2019-2022) del V Centenario de la primera Circunnavegación al globo por la expedición de Magallanes-Elcano (1519-1522) y que la Asociación de Amigos de los Grandes Navegantes y Exploradores Españoles (AGNYEE) se propone rendir homenaje y rememorar singlando aquella heroica ruta.

Cuando a los niños ingleses les enseñan en el colegio que el primero en dar la vuelta al mundo fue Drake, que además de hacerlo cincuenta años después que Juan Sebastián de Elcano lo consiguió con la ayuda de dos pilotos prisioneros españoles Alonso Sánchez Cordero y Martín de Aguirre, y si con Drake tuvieron la desfachatez de concederle en su escudo de armas el mismo lema que ostentaba Elcano, Primus Circumdedisti me, es señal de que las fuentes historiográficas que se manejan en ese país o son ciertamente interesadas y no son muy de fiar.

Durante 200 años, cientos de galeones de Manila viajarían desde Nueva España, el actual México, hasta las Filipinas, siguiendo una ruta que discurría al sur de las islas hawaianas, y aunque no hay registros históricos sobre algún contacto entre ambas culturas sí hay datos que corroboran la llegada de los españoles mucho antes que la de los anglosajones, como hemos citado en algún trabajo.

Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

“Los galeones españoles dominaron el comercio transpacífico durante dos siglos y medio, y fueron expediciones españolas las que descubrieron la ruta entre Asia y América, con el Galeón de Manila”

Aunque Henry Kamen sostiene que “los españoles no tenían la capacidad de explorar el océano Pacífico” (¿?) ciertamente superaron en mucho a las otras naciones europeas de su tiempo que ni siquiera lo intentaron. Los galeones españoles dominaron el comercio transpacífico durante dos siglos y medio, y fueron expediciones españolas las que descubrieron la ruta entre Asia y América, con el Galeón de Manila. Fueron navegantes españoles los que descubrieron las Marianas, las Carolinas y las Filipinas en el Pacífico Norte, así como las Tuvalu, las Marquesas, las Salomón y Nueva Guinea en el Pacífico Sur. Expediciones españolas posteriores en busca de Terra Australis también descubrieron las Islas Pitcairn y las Nuevas Hébridas, hoy Vanuatu, en el siglo XVII. Todavía hoy la isla principal del archipiélago de las Vanuatu se llama Espíritu Santo, bautizada así por Pedro Fernández de Quiros en 1606.

Lo realmente sorprendente es que los españoles nos traguemos sin rechistar argumentaciones de boca del señor Kamen sobre nuestro pasado, mientras otros tergiversan la historia para esconder las deudas pendientes. Lo cierto es que los españoles descubrieron América y medio mundo no por casualidad, sino porque tenían los mejores astrónomos, geógrafos, navegantes, médicos e ingenieros, cuya ciencia se venía acumulando desde 300 años antes, cuando Alfonso x el sabio funda la Escuela de Traductores de Toledo, y la otra mitad del mundo la descubrió el país hermano, Portugal, que compartía el liderazgo científico con España, que ellos localizaban en la Escuela de Pilotage de Sagres, primer centro náutico del mundo, fundado por Enrique el Navegante.

Una leyenda inca decía que al oeste había islas llenas de oro por lo que, inmediatamente, se compararon con las minas del rey Salomón y, aunque no se encontró oro, este nombre perduró. Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés
Una leyenda inca decía que al oeste había islas llenas de oro por lo que, inmediatamente, se compararon con las minas del rey Salomón y, aunque no se encontró oro, este nombre perduró.
Mapa elaboración propia ©José Antonio Crespo-Francés

Tal era la competencia entre ambos países, y la ventaja que llevaban al resto, que se repartieron el mundo con el Tratado de Tordesillas de 1494. España y Portugal, después de 800 años de Reconquista contra los moros, estaban curtidos en la guerra, en la mar y en las ciencias, y frente a eso el mundo cayó como piezas de dominó, y no por casualidad como algunos afirman.

Aquel itinerario marítimo fue un secreto español muy bien guardado durante mucho tiempo. Recuerdo un viejo mapa que pude observar en el centro Geográfico del Ejército, que me mostró un sabio del lugar, el coronel de Ingenieros Paladini, en el que en similitud a las imágenes femeninas que adornan las cabinas de los camioneros, una hermosa mujer desnuda yacía boca arriba, de este a oeste, sobre la cuenca oceánica del Pacífico, con sus pies apoyados en Nueva España, su cabeza en Filipinas mientras en su postura indolente mostraba con su brazo y mano izquierda la dirección norte para el Tornaviaje.

Expedición de Magallanes-Elcano
Expedición de Magallanes-Elcano

ANEXO 
Las grandes navegaciones de los S.XVI-XVII en el Pacífico

Primera vuelta al Mundo, Expedición Magallanes-Juan Sebastián Elcano (1.519/1.522) 
Expedición de Álvaro Saavedra (1.527/1.528)
Expedición de Ruy López de Villalobos (1.542/1.545) 
Expedición López de Legazpi/Urdaneta (1.564/1565) 
Expedición de Álvaro de Mendaña y Neira (1.568/1.569) 
Expedición de Álvaro de Mendaña y Neira (1.595/1.596)
Expediciones de Pedro Fernández de Quirós y Luis Váez de Torres (1.605/1.606)

Siglo XVI 
Fernando el Católico y Juana I (1452 – 1516)
Vasco NÚÑEZ DE BALBOA (25 de Septiembre de 1513): Panamá – Mar del Sur
Carlos I de España y V de Alemania (1516 – 1558)
Hernando de MAGALLANES (1519-1521): Sevilla (España) a Mactán (Filipinas), siguió Juan Sebastián ELCANO (1521-1522): Balambagán (Filipinas) a Sanlúcar de Barrameda (España).
Gaspar de ESPINOSA (1519): Panamá – Nicoya (Costa Rica).
Gonzalo Gómez de ESPINOSA (flota de Magallanes), (1522): Tidore (Molucas) a Tidore. 
Gil GONZÁLEZ DAVILA y Andrés NIÑO (1522-1523): Panamá – Nicoya (Costa Rica) – Panamá. 
Francisco PIZARRO (1524): Panamá – cabo Corrientes (Colombia).
García Jofre de LOAYSA (1525-1526): La Coruña (España) a Filipinas – Malucas.
Diego de ALMAGRO (1525): Panamá – río San Juan (Colombia). 
Francisco de HOCES y Diego Alonso de SOLÍS (flota de Loaysa), (1526): estrecho Magallanes – Nueva Zelanda – Warnambool y península de York (Australia) – (hipótesis más fundamentada). 
Alvaro de SAAVEDRA CERON (1527-1529): Nueva España – Molucas – Nueva Guinea.
Francisco PIZARRO (1529): isla Gorgona (Colombia) – costa de Ecuador – Paita y río Santa (Perú).
Diego BECERRA (1533): Santiago (Manzanillo) N.E. – baja California. 
Hernán CORTÉS (1535): Chametla (Nueva España) – baja California – Nueva España. 
Tomás de BERLANGA (1535): Panamá – Galápagos – Ecuador.
Hernando de GRIJALVA (1537): Perú – Molucas – Nueva Guinea.
Francisco de ULLOA (1539): Santiago (N.E.) – Sinaloa y Sonora – río Colorado. 
Ruíz López de VILLALOBOS (1542-1545): Nueva España – Filipinas – Malucas.
Juan RODRIGUEZ CABRILLO y Bartolomé FERRELO (1542-1543): P. de la Navidad – baja California – cabo Mendocino – P. de la Navidad (N.E.). 
Bernardo de la TORRE (flota de Villalobos), (1543): Filipinas – Marianas – Filipinas.
Juan Bautista PASTENE (1544): Valparaíso – Valdivia – costa sur de Chile hasta Chiloé.
Iñigo ORTIZ DE RETES (flota de Villalobos), (1545): Molucas – Nueva Guinea – Malucas.
Hernando de ALARCÓN (15..): Acapulco – golfo California – río Colorado.

Felipe II (1556 – 1598)
Juan LADRILLERO (1557): Valdivia – golfo Ladrillero – estrecho Magallanes – Valdivia.
Miguel López de LEGAZPI – (1564-1565): Nueva España – Filipinas.
Fray Andrés de URDANETA (flota de Legazpi), (1565): (Cebú) Filipinas – Nueva España.
Alonso de ARELLANO (flota de Legazpi), (1564): Nueva España – Filipinas – California. 
Pedro SÁNCHEZ PERICÓN – Lope MARTÍN (1566): Nueva España – Filipinas. 
Álvaro de MENDAÑA Y NEIRA (1567- 1569): Callao (Perú) – Islas Salomón – California. 
Juan FERNÁNDEZ (1574): Callao (Perú) – San Félix y San Ambrosio – archipiélago de Juan Fernández y Concepción (Chile).
Pedro SARMIENTO DE GAMBOA (1579): Callao (Perú) – estrecho de Magallanes – Sierra Leona- Azores – Cádiz (España).
Pedro de UNAMUNO (1586): Manila – Macao – California – Acapulco. 
Sebastián RODRÍGUEZ CERMEÑO (1595): Nueva España – San Francisco de California. 
Álvaro de MENDAÑA Y NEIRA y Pedro Fernández de QUIRÓS (1595 – 1597): Callao (Perú) – Marquesas – Salomón – Filipinas.

Siglo XVII
Felipe III (1598 – 1621)
Sebastián VIZCAINO (1602): Acapulco – baja California – bahía Sebastián Vizcaíno – bahía San Diego – Monterrey – Acapulco.
Pedro Fernández de QUIRÓS (1605 – 1607): Callao (Perú) – Tuamotu – Salomón – P. Navidad (Nueva España). 
Luis Váez de TORRES (flota de Quirós), (1606): Espíritu Santo (Salomón) – Nueva Guinea – estrecho de Torres – Australia – Molucas – Filipinas. 
Felipe IV (1621 – 1665
Francisco de ORTEGA (1632 y 1636): Nueva España – golfo de California.
Pedro de BADÍA (1634): Costas de Perú y Chile – Isla de Juan Fernández.
Nicolás CARDONA y Juan ITURBE (16..) : Península de California.
Alonso GONZALEZ BARRIGA (1644): Península de California.
Pedro PORTER CASANATE (1648): Península de California.

Siglo XVII
Carlos II (1665 – 1700) – Fin Casa de Austria
Diego de VARGAS (1668) Nuevo México.
Francisco LUCENILLA (1668): península de California.
Diego L. de SANVITORES (1668 – 1672): Acapulco – Manila – Marianas – Guam – Rota – Tumon (Guam). 
Antonio de VEA y Pascual IRIARTE (1675): Callao (Perú) – Chiloé y Chonos (Chile).
Isidro ATONDO (1683): Península de California.
Francisco LEZCANO (1686): Acapulco – Carolinas – Palaos – Manila.
Padre Eusebio F. KINO (1697 – 1701): Península de California.

Siglo XVIII
Felipe V (1700 – 1746)
Bernardo de EGOY y ZABALAGA (1712): Carolinas y Palaos.
Carlos III (1759 – 1788)
Felipe GONZÁLEZ DE HAEDO (1770 – 1771): Callao (Perú) – isla de Pascua – Chiloé (Chile) – Callao (Perú).
Domingo de BOENECHEA (1772 – 1773): Callao (Perú) -islas Tuamotu -Tahiti – Valparaíso – Callao (Perú). 
Domingo de BONECHEA y Tomás GAYANGOS (1774 – 1775): Callao (Perú) – islas Tuamotu – Tahiti – isla Sociedad – Raivavae – Callao (Perú).
Cayetano de LANGARA (1775 – 1776): Callao (Perú) – Tahiti – Callao (Perú).
Felipe THOMPSON (1773): Manila – Mindanao – Nueva Guinea – Carolinas – San Blas (Nueva España).
Juan PÉREZ (1774): San Blas (Nueva España) – Nutka – California – San Blas (Nueva España).
Bruno HECETA y Juan F. De la BODEGA (1775): San Blas (N.E.) – costa oeste de América del Norte – archipiélago de Alaska (Alexander y Kruzof) – San Blas (N.E.).
Ignacio ARTEAGA y Juan F. De la BODEGA (1779): San Blas (N.E.) – costa de Alaska – Hinchinbrook (60º N.) – costa de América del Norte – San Blas (N.E.).
Francisco MOURELLE DE LA RUA (1780): Manila – Islas Bismarck – Tonga – Guam – San Blas (N.E.).
Juan de CUELLAR (1786 – 1797): Cádiz – Manila.
José MORALEDA Y MONTERO (1787): costa sur de Chile.
Esteban MARTÍNEZ (1788): San Blas (N.E.) – Montague -Trinidad (Alaska) -Unalaska – Monterrey – San Blas (N.E.).
Carlos IV (1788 – 1808)
Alejandro MALASPINA y José de BUSTAMANTE (1789 – 1794): Cádiz (España) – Uruguay – Argentina – Chile – Perú – Ecuador – Panamá – México – Alaska – costa de América del Norte – México – Guam – Filipinas – Nueva Zelanda – Australia – N.Z. – Tonga – Perú – Chile – Malvinas – Argentina -Uruguay – Cádiz (España). 
Manuel QUIMPER DEL PINO (1790 y 1791): costa de Alaska – Nutka – Hawaii- Manila.
Francisco ELIZA REVENGA y Salvador FIDALGO (1790): costas de Alaska.
Jacinto CAAMAÑO MORALEJA (1792): costas de Alaska – norte de Nutka.
Dionisio ALCALÁ GALIANO y Cayetano VALDÉS FLORES (1792): costas de Alaska – Vancouver.
José SALAS VALDES (1793): isla de Salas (Chile).
Miguel ZAPIAÍN (1799): Cavite (Filipinas) – Midway (Hawaii) – Acapulco.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario