El silencio de los corderos: La cobardía y la corrección política

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS, COBARDÍA Y CORRECCIÓN POLÍTICA. Ilustración de Nacho Díaz Tejedo
EL SILENCIO DE LOS CORDEROS, COBARDÍA Y CORRECCIÓN POLÍTICA. Ilustración de Nacho Díaz Tejedo

 

La debilidad, la inseguridad, la carencia de principios, el desarme moral y silencio de los corderos a que nos conduce la política corrección, el olvido de nuestro origen, de nuestra cultura es como haber despejado de árboles de una ladera, como haber arrancado sus raíces por lo que al llegar la temporada de las lluvias un torrente de sucio e imparable fango  se lleve todo por delante sin opción alguna de supervivencia.

EL SILENCIO DE LOS CORDEROS, COBARDÍA Y CORRECCIÓN POLÍTICA

Así alcanzamos este grado de terror al que se ha llegado en el norte de Europa. Un inmigrante despreciando la más mínima de convivencia, despreciando a la sociedad que le ha acogido, aterroriza y amenaza a dos mujeres que viajan sentadas hasta que, por su violenta actitud. se ven obligadas a dejarle los asientos al violento y despreciable ser con un nítido tufo a machista. Una mujer no puede estar sentada mientras un hombre permanece en pie… El resto del vagón calla cobardemente, se humilla y agacha la cabeza…las feministas también.

Share on Facebook50Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

Deja un comentario