El carísimo precio del tomate y sus inexcusables ideologías

El carísimo precio del tomate

 

 “¡Ah que ese chapapote no será el nuestro! Es el precio del tomate y de su cara y ciega ideología”

 

Lo importante en la comunicación no es lo que yo pueda o intente decir, si no lo que tu entiendas, querido lector, con la lectura de mis pobres palabras.  La trampa del significado y su herencia cultura, de las ideologías y la comunicación.

En mi antiguo oficio del periodismo sabíamos que los ecologistas y los políticos eran una fuente de información pobre y sectaria.  Sin datos contrastados. Luego estaban los de las ONG,s. Y el bronce se lo llevaban los sindicalistas y todos los recién licenciados en Asistencia Social que estaban enchufados en las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. !Que caterva de presuntuosos! Bueno, creo recordar también que si lo sindicalistas eran liberados, competían con el oro por su desvergüenza.

Ahí está el tema de la energía y la tarifa eléctrica, por ejemplo, que ni el gobierno reformista de Rajoy, le mete mano. El alquimista social, el inútil Zapatero que en estos momentos puede embarcar de nuevo hacia Venezuela para ganar un pastón por una conferencia sobe economía, cosas mucho peores ha hecho, apostó en el preciso momento que no se levantó ante la bandera de Estados Unidos  por las desalinizadoras y las energías renovables. De nucleares nada que nada. Y hoy, catorce años después, con la sequía siempre a la puerta de casa  y las tarifas eléctricas con un problemón de narices.  ¿Qué ha pasado en España con el debate de las nucleares? Pura ideología cara y ciega. ¿Sabes, querido lector cuántas atómicas tienen los franceses cercanas a nuestras fronteras? ¿Y que pasará con el petróleo marroquí cuándo chapapotee el paraíso turístico de Fuerteventura?  ¡Ah que ese chapapote no será el nuestro! Es el precio del tomate y de su cara y ciega ideología.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

3 comentarios sobre “El carísimo precio del tomate y sus inexcusables ideologías

  • el 23 marzo 2012 a las 21:25
    Permalink

    pues es verdad, así ocurre cuando se anteponen las anteojeras de la ideología y de la demagogia al discernimiento de la realidad.
    saludos blogueros (me alegro de haberlo conocido por el twitter de juan fernández)

    Respuesta
  • el 24 marzo 2012 a las 15:37
    Permalink

    Aquí en mi ignorancia de las intenciones reales de la clase política, quizá me perdonéis mi pregunta sin segundas ¿es que los canarios no sacarán beneficio de ese petróleo que, de momento es sólo el cuento de la lechera, pero hay que suponer que saldrá?. En mi pequeña opinión -los amigos canarios me podrán desdecir- este tipo de proyectos tan supercaros no se dejan al albur de posibles escapes, es más ensucian el mar infinitamente más otro tipo de actuaciones -como la sobrecarga de los petroleros de tráfico incesante-, quiero decir que se tomarán las precauciones y realmente todas esas garantías son las que hay que exigir y luego está la pregunta ¿Quién se beneficia de que no se haga en Canarias? Siguiendo ese rastro quizá sepamos quién manipula sin descanso…

    Respuesta

Deja un comentario