Una moción de censura muy censurable: Los ciudadanos de pie, pronto empezaremos a pagar el precio

Margarita Robles dice que seguirán el modelo de Zapatero. Hoy hay que emborracharse fuerte
Margarita Robles dice que seguirán el modelo de Zapatero. Hoy hay que emborracharse fuerte

 

 

“La razón de la moción de censura muy censurable no puede ser el querer echar al gobierno porque el PP haya sido condenado por corrupción, imposible cuando él representa al partido que más ha robado en la historia de la democracia”

 

No suelo opinar mucho sobre política, y cuando lo hago, procuro no ser demasiado explícito. Sin embargo, no he podido sustraerme a la tentación de escribir algo sobre la moción de censura. Porque es un hecho excepcional, en muchos sentidos: porque es la primera de nuestra democracia que sale adelante, porque está sustentada sobra unas razones, a mi parecer, absurdas. Porque esta moción, llega en un momento en el que España, puede necesitar muchas cosas, pero no un gobierno débil e inestable. Y, sobre todo, y la razón que más me preocupa, porque ha servido para llevar a la presidencia a una persona cuya ineptitud ha quedado ampliamente demostrada en el pasado reciente, así como su incapacidad para ganar unas elecciones, que en mi opinión es la vía ideal para llegar a presidir un país. Pero ya no es solo que Pedro Sánchez pueda ser un inepto, sino que los motivos por los que presenta esta moción no son éticos.

Es obvio. Sánchez no quiere echar al PP para limpiar las instituciones de corrupción
Es obvio. Sánchez no quiere echar al PP para limpiar las instituciones de corrupción

“Pedro Sánchez representa al partido que más ha robado en la historia de la democracia. Habría que ser muy cínico o muy tonto para esgrimir esas razones mientras que dos expresidentes de la comunidad más grande de España están siendo juzgados por el mayor escándalo de la democracia”

La razón no puede ser querer echar al gobierno porque el PP haya sido condenado por corrupción, imposible cuando él representa al partido que más ha robado en la historia de la democracia. Habría que ser muy cínico o muy tonto para esgrimir esas razones mientras que dos expresidentes de la comunidad más grande de España están siendo juzgados por el mayor escándalo de la democracia, y son, claro está, de tu partido. Sí, los ERE, es obvio. Sánchez no quiere echar al PP para limpiar las instituciones de corrupción.

¿En serio alguien se traga ese cuento de la regeneración democrática? Él solo ansía añadir su nombre a la lista de presidentes de gobierno de la historia de la democracia, aunque solo sea por unos días, que luego ya se verá. Su ego y su ambición, no tienen límites. ¿Alguien cree de verdad que a Sánchez le mueve el interés general de los españoles? ¿Alguien piensa en serio que algo va a mejorar en España a partir de mañana? No, nada va a ir a mejor. El país ha dado un paso atrás y nosotros, los sufridores ciudadanos de a pie, empezaremos a sufrir las consecuencias en breve. A ellos les va a dar igual.

Ya conocemos ese refrán “a río revuelto ganancia de pescadores” así que mientras unos se frotan las manos y abren sus botellas de cava, otros cierran los ojos y babean con la imagen de sí mismos sentados en el trono de hierro, y otros sacan las calculadoras a ver qué pueden sacar de esto, los demás, insisto, los ciudadanos de pie, pronto empezaremos a pagar el precio (porque todo en esta vida tiene un precio) de este acto irresponsable, egoísta e insensato que ha sido la moción de censura.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jorge R. Rueda

Jorge R. Rueda

Nací al principio de mi vida, pero no me di cuenta de ello hasta que cumplí los treinta. Entonces descubrí que el mundo es un lugar hostil y que a través de la literatura tenía la oportunidad de rediseñarlo a mi manera, aunque no sirviera realmente para nada. De lector me convertí en escritor. Soy autor de cuatro libros; El don de olvidar y otras historias, La conciencia dormida, Diario de un presunto suicida y Gente corriente y ahora me estoy replanteando volver a ser lector, lo que se me da mucho mejor. Me encanta Nueva York, aunque vivo en Murcia por razones prácticas. Antes crecí y viví en Granada. Suscribo la frase de que uno no es de donde nace, sino de donde pace. Me gusta Mahler, el vino tinto, la cerveza y las bandas sonoras. Los cómics de Batman y la gente corriente. Vivo y dejo vivir.

Deja un comentario