Ante la rifa buenista de la Acogida e Inmigración, hay que aclarar algunos puntos. Por Rodolfo Arévalo

Inmigrantes rescatados por el barco Aquarius que llegará a Valencia
Inmigrantes rescatados por el barco Aquarius que llegará a Valencia

“Muchos evalúan éste estado de derecho no como una manera de regir el país para convivir, sino como arrebato buenista de cabezonerías”

Como en democracia hay que oír muchas idioteces, es mi hora de decir las mías. Porque para eso vivimos en una democracia, que ha costado muchos siglos de evolución constante de ideas. Muchos evalúan éste estado de derecho no como una manera de regir el país para convivir, sino como arrebato irracional y buenista de cabezonerías.

Las cabezonerías suelen estar regidas por el corazón y los sentimientos y estos pueden ser de lo más variopintos. Pero la realidad ha de imponerse siempre al final si los ciudadanos no desean un final en la hecatombe y la debacle de su propia organización social. Me refiero a la decisión del Presidente Sánchez de dar permiso para acoger a los inmigrantes que están a la deriva en el mar Mediterráneo, en su mayor parte subsaharianos. Está muy bien, es una decisión solidaria y que casi cualquiera de nosotros adoptaría, yo por supuesto el primero, porque es una cuestión de necesidad y de auxilio a otros seres humanos. Todo esto hasta aquí está muy bien, siempre que salvo los perseguidos políticamente en sus países de origen luego se les retorne allí. No se puede transgredir la ley desde el propio Estado, más si éste es de Derecho.

Esto que es difícil de entender para la bondad de la gente, es la excusa perfecta que tiene el ”buenismo” para permitir sus consignas de inmigración. Ojo esto es malo para Europa en general, mientras no haya unas reglas de juego claras diseñadas por la propia Unión Europea, y que debiera estar regulada no por sentimientos, si no por sesudas reflexiones acerca de la supervivencia de nuestra propia cultura. Si no se hace esto, estamos abocados a acabar en Estados claramente de ideología discriminatoria y fascista.

El común de las personas aboga por la solidaridad, pero bien entendida, no como ayuda a un cáncer que irá comiendo la estabilidad y cultura de Europa. Los ejemplos están claros. En Italia la población ya ha quedado hasta el gorro, con perdón de las políticas buenistas de sus anteriores gobiernos, por ello ha votado a partidos populistas y de ultraderecha contrarios a la inmigración en su totalidad. También y aunque camuflado bajo otros intereses lo hizo Inglaterra, que con la excusa de la economía vino a decirle a Europa: “inmigración descontrolada no” por lo menos en Inglaterra… con el daño infligido a Europa. Merkel ha quedado muy debilitada en las elecciones por su postura global de integración de los Musulmanes. Que por supuesto no se integran, porque son radicales en su cultura y en eso son bastante admirables, ya me gustaría a mi que los Europeos defendieran lo suyo de igual manera. A sangre y fuego si hiciera falta. Ojo no se trata de racismo, ni de xenofobia y aunque muchos no sean conscientes del ¿por qué?, lo que está claro es que gran parte de las ayudas sociales que merecen los autóctonos de los lugares de acogida, se los acaban llevando los inmigrantes, no los legítimos que vinieron con permisos de trabajo, si no los ilegales, que debieran haber sido devuelto de oficio y directamente desde el punto en el que entraron al país.

Hay que exigir a Europa que legisle esta materia con rigor y lógica si no queremos ver sucumbir Europa bajo la media luna del Islam de aquí a treinta o cuarenta años, cuando estas culturas tengan mayoría en los parlamentos y deroguen las democracias en favor de Estados Teocráticos y medievales, con Sharia incluida. Si la población Europea no quiere dejar de ser Europa y empezar a rezar con el trasero en pompa mirando hacia La Meca y con el canto del almuédano en sus, Mezquitas, sus mujeres ocultadas a la vista y la libertad, será mejor que alguien empiece a tomar medidas en el asunto. Estas son muy simples.

 Pedro Sánchez da orden de acoger al barco 'Aquarius' en Valencia
Pedro Sánchez da orden de acoger al barco ‘Aquarius’ en Valencia e inaugura la rifa buenista de la Acogida e Inmigración.

“Si alguien no viene con permiso de trabajo, devolución inmediata también, así como si no puede alegar persecución política o de otro tipo”

Si alguien intenta entrar en Europa sin permiso, devolución a su país de origen, sea su patria o no, él sabrá porque estaba en el otro país. Si alguien no viene con permiso de trabajo, devolución inmediata también, así como si no puede alegar persecución política o de otro tipo. Los temas de subsistencia en terceros países deben abordarse desde la ayuda en el propio lugar y no en Europa. Los inmigrantes que vengan a trabajar, deben tener un plazo máximo de estancia en el país, si no pertenecen a la misma cultura. Este plazo podría ser de un máximo de diez años y luego regreso a su país de origen. No permiso para nacionalizarse aquí, ni aún para los hijos de estos inmigrantes ajenos a la cultura Europea. Los inmigrantes, pueden trabajar, pagar seguridad social y beneficiarse de los derechos que ello otorga, pero nunca quedarse en un país de cultura totalmente ajena a la suya. Esto rige para todos, porque la solución, para ellos es bien sencilla, emigrar a los países ricos de su entorno y cultura. Que por cierto son varios y bastante más ricos que cualquiera de los de Europa. Los nativos Europeos tienen que tener garantizado el control de su cultura, en la sociedad y en los parlamentos, nunca podrá cambiarse el Estado de Derecho y Democracia por cualquier otro tipo de estado que cuarte las libertades fundamentales de los individuos. Durante el tiempo de estancia se velará porque los inmigrantes, que tienen formas de comportamiento un tanto distintas a las nuestras lo hagan correctamente con las mujeres Europeas, sin insultos o agresiones, por ropa, condición o sexo. Si vienen a trabajar para pasar un bache vital, que se limiten a ello y no traten de echar por tierra dos mil años de cultura Cristiana, (aclaro que no hago alegato de la religión puesto que no soy creyente), tanto si el que vive en nuestra cultura acepta la religión cristiana como si no.

Y así multitud de temas más. Se puede ser altruista, solidario y humano, pero no se puede permitir que la blandenguería de unos pocos acomplejados permita la destrucción de nuestra cultura. Estos últimos tres días no he parado de oír loas acerca de lo buenos que son los Españoles y que fascistas los Italianos y estupideces por el estilo. Y lo malo no es que lo haya oído en la calle, que tendría disculpa. No, si no en los cursimente denominados Mass Media.

Por todo lo expuesto anteriormente y como digo en mi novela “Esclavo Siglo XXI” “El tiempo es deudor del espacio y el espacio es deudor del tiempo. Nosotros somos deudores de nuestra cultura y nuestra cultura es deudora de lo que somos.  Si perdemos el referente de nuestra libertad y moral, que la sustenta en el espacio tiempo de nuestras vidas, lo perdemos todo. Ya pueden ponerse a trabajar en serio el asunto los gobiernos, nadie les va a tratar de fascistas, salvo los propios “buenistas fascistas” con sus creencias. Es más, ganaran muchos puntos entre los ciudadanos los que sean capaces de separar la sensiblería de la verdadera sensibilidad hacia los problemas de otros ciudadanos cuyas dificultades, en principio, debieran ser solucionadas con ayuda sí; pero en sus países de origen. Con dinero sí, pero también con educación y con la eliminación de las creencias y cultural tribales y medievales. El siglo VI no es exportable al siglo XXI. Tiene esos países que evolucionar mucho en libertades de todo tipo, si no pasaron ningún renacimiento, ni ningún periodo de humanismo, no es culpa de los demás, es solo culpa de su religión intransigente y de la no libertad de sus pueblos para decidir si creer en ella, en otra religión o ser ateos. Ese es su problema, no el nuestro. Pueden tener otras oportunidades también en los países ricos de su propia cultura y religión.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “Ante la rifa buenista de la Acogida e Inmigración, hay que aclarar algunos puntos. Por Rodolfo Arévalo

  • el 12 junio 2018 a las 20:28
    Permalink

    Ayer, a uno que presumía de progre ya le dije que, si leemos la Historia de España desde el S. XIX, nos encontramos con que los progres siempre han sido
    a) mentirosos,
    b) golpistas,
    c) ladrones y
    d) asesinos.
    Claro, empezó a llamarme fascista, a lo que le contesté que a mucha honra, por muchos años y que el no lo viera (de ésto no se enteró) y que, ya de paso, me explicase que era eso del fascismo. Rápidamente cambió de tema y me preguntó:
    ¿Estás de acuerdo con que vengan refugiados a España?
    Le dije que NO.
    Entonces se empezó a cabrear y me dijo, afirmando:
    Entonces tu querrás que los bombardeen.
    Mi contestación fue:
    Oye ¿sabes que has tenido una buena idea?
    Y no se el motivo por el que se marchó pero que muy cabreado.

    Y es que se olvidó de un principio básico:
    Al que no hace preguntas
    a) no le mienten y
    b) no le dicen lo que no le gusta.

    Y es que no quieren que nadie les contradiga y que todos seamos unos borregos, como ellos que están a lo que les manda el partido por el guasap por la mañana.

    Una sugerencia
    ¿Porqué no añaden el guasap al facebooj y al tuiter?

    Respuesta

Deja un comentario