La infamia no tiene límite. Nuestro aguante, sí: El síndrome de la rana hervida. Por José Crespo

Ahí no pone Viva España, pone Viva la URSS. España nunca fue la opción de ese partido TRAIDOR y GOLPISTA
La infamia no tiene límite. Nuestro aguante, sí: El síndrome de la rana hervida

“Escucho absorto que la Diputación de La Coruña califica a Calvo Sotelo como “responsable” del alzamiento del 36 cuando en realidad había sido asesinado pocos días antes por agentes del partido socialista”

Escucho absorto que la Diputación de La Coruña califica a Calvo Sotelo como “responsable” del alzamiento del 36 cuando en realidad había sido asesinado pocos días antes por agentes del partido socialista… en fin, responsable por haber puesto su sien a disposición de la Guardia personal del entonces presidente socialista.

Todo ello al amparo de esa hez que es la ley de la memoria histórica que el cobardón Rajoy fue incapaz de derogar poniéndose alineado con el miserable ZP I.


Igualmente el pleno de la Diputación de La Coruña ha iniciado el trámite para eliminar el nombre el IES Calvo Sotelo, asesinado el 13 de julio de 1936, en aplicación de la ley de memoria histórica, en una votación aprobada con los votos de PSOE, BNG, Marea Atlántica, Compostela Aberta y Alternativa dos Veciños y lo más repugnante es que se ha hecho con la cobarde abstención del PP como si no fuera con ellos… Y todos callados como si no fuera con nosotros el tema.

Estamos siendo víctimas del “síndrome de la rana hervida”. No sé si es una fábula de los clásicos o la consecuencia de un experimento de un etólogo moderno. Una vez leí, creo recordar, que fue Olivier Clerc, escritor y filósofo francés, quien planteó, en un lenguaje sencillo y pedagógico, típico del estilo de la fábula, la denominada de “la rana hervida”.
Seguro que todos podemos recordar cuando poco a poco vamos metiéndonos dentro de un círculo vicioso que nos deteriora mental y emocionalmente hasta el punto de dejarnos sin fuerzas para defendernos y atajar el problema.

La coronación de los golpistas. Por Tano
La coronación de los golpistas. Por Tano

“Todos los que hemos pasado por esta tribulación simplemente hemos sido presas del síndrome de la rana hervida”

 

Todos nosotros, alguna vez hemos aguantado una situación hasta un límite que ni tan siquiera podíamos imaginar más allá del límite que podíamos ser capaces de soportar. Algo así como una situación límite de estrés inmenso a la que se llega a base de aguantar una y otra sin rechistar. Todos los que hemos pasado por esta tribulación simplemente hemos sido presas del “síndrome de la rana hervida”.
¿Y en qué consiste?…
El experimento o la fabula consiste en que si se pone una rana en una olla con agua, que se va calentando poco a poco lentamente se va adaptando y finalmente muere achicharrada. Sin embargo, si la rana es arrojada al agua hirviendo, directamente da un brinco y huye del peligro. Esto es lo que se denomina “síndrome de la rana hervida” y sus enseñanzas son evidentes…

 

El miedo, la comodidad lleva a mucha gente a soportar situaciones insostenibles por lo que es primordial poner límites, identificando previamente aquello que nos quema, que nos hace daño y que desde luego no nos beneficia.
Hay que actuar despertar nuestra determinación pues ya lo dice en refrán… ¡Más vale una vez colorado que ciento amarillo!

Share on Facebook167Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

2 comentarios sobre “La infamia no tiene límite. Nuestro aguante, sí: El síndrome de la rana hervida. Por José Crespo

  • el 29 octubre 2018 a las 13:42
    Permalink

    Todos los sistemas dictatoriales aplican la técnica sin ningún disimulo la mayoría de las veces.
    Si oyes decir ‘esto lo hacemos por tu bien’ es que ya estás jodido y sin escapatoria.

    Respuesta
  • el 29 octubre 2018 a las 16:02
    Permalink

    Cuanta verdad, como en todas las fábulas o refrane, la voz de la experiencia ha hablado.

    Respuesta

Deja un comentario