First Dates, el onanismo mental, la perversión audiovisual y la manipulación política: Por Rodolfo Arévalo

 First Dates
First Dates

“First Dates o la mierda pinchada en el palo más grande que he visto, por obligación en muchísimo tiempo, y mira que hay mierda para dar y tomar”

First Dates o la mierda pinchada en el palo más grande que he visto, por obligación en muchísimo tiempo, y mira que hay mierda para dar y tomar. ¡Pobres compañeros técnicos de cuatro! A las órdenes de los lumbreras retuerce sociedades. “Na y la gente tan contenta”. Todo muy reconfortante. Podríamos pasar esta cadena por alto si no fuera porque las demás están también en manos de intereses ajenos a lo que es información, formación y entretenimiento ajeno a cualquier manipulación política. Desde que Soraya Sáenz de Santamaría salvó a un determinado grupo audiovisual de darse un buen y merecido estacazo, todas las televisiones han ido cayendo como castillo de naipes.

Una persona que estudia comunicación audiovisual, extrañada por lo que veía en ese programa, me hizo verlo. Repito el programa First Dates, para analizarlo juntos, y tras su visionado  le dije:  Si lo que llaman el pueblo Español es lo que sale ahí, que el siglo XXII nos pille confesados, NO LLEGAMOS. Cuánta incultura, desconocimiento, temas lamidos mil veces, cerebros lavados, consignas sociales en la uniformidad, cerebros menguantes, retornelos aprendidos en sociedad vacía, etc… “Jate mate cordera”. ¡Qué ejemplo de lo que es la España del XXI ! Horroroso. De hecho da miedo.

osito
First Dates básicamente es un programa para reírse de los individuos que llevan allí

“Y todo esto bajo una falsa búsqueda del amor. Una pena que se llegue a la mercantilización de este hermoso sentimiento humano y se convierta en circo romano con carne de ingenuos desformados para leones espectadores”

Si a todo esto añadimos que el presentador tiene o pone una nota de guasa sobre todos los concursantes, tenemos el programa ideal, que manipula al espectador con la propia manipulación de los desformados intervinientes en el programa. Y todo esto bajo una falsa búsqueda del amor. Una pena que se llegue a la mercantilización de este hermoso sentimiento humano y se convierta en circo romano con carne de ingenuos desformados para leones espectadores, sedientos de carnaza. Claro que antes, estos gladiadores crueles, se han apoderado hasta de parte del Congreso de los Diputados, convirtiéndolo en un hemicirco en este caso no Romano si no de payasos ultra, con morriña de lo que fue el comunismo y sus 130 millones de muertos.

Uno puede pensar que incluso la productora del programa elige a los personajes que intervienen adrede, como probablemente sea, para aumentar el morbo que no debería tener ese programa. First Dates básicamente es un programa para reírse de los individuos que llevan allí, que por muy poca preparación que tengan y a pesar de no tener ningún sentido del ridículo, no merecerían pasar por esa degradación a que los someten.

Jugar con los sentimientos, incluso de angustia o desesperación de las personas que por la razón que sea no han encontrado el amor en su vida, es soez y está fuera de lugar. Existen cauces más adecuados para encontrar pareja en caso de no conseguirla por los medios habituales.

En respuesta a rirst dates
First Dates, el onanismo mental y la perversión audiovisual

“La televisión, que antaño fue bastante mejor que ahora, sirve de soporte aún del prestigio que tuvo pero hoy luce una falsa seriedad, rodeada de luz y de color”

Si el sesenta por ciento de la población española no lee un libro en su vida adulta, ¿qué vamos a aprender con programas como ese? Nada. A mi me enseñaron que la televisión debe entretener, informar y formar, nada de eso hace este programa. Quizás solo entretener a bobos que no tienen otra cosa que hacer. Porque el nivel de inteligibilidad de algunos de los invitados es de parvulario Se puede alegar que es por diversión, sí, pero una diversión, que fuera de allí rozaría el abuso. No se considera así porque la televisión, que antaño fue bastante mejor que ahora, sirve de soporte aún del prestigio que tuvo pero hoy luce una falsa seriedad, rodeada de luz y de color, como la tómbola de Marisol, para cualquier tema que se quiera arrastrar por el lodo de encefalograma plano de muchos millones de españoles.

Y si nos alejamos un poco de estas patochadas digitales, entramos en un contenido informativo continuo, manipulado a conveniencia y según soplen los vientos. Es curioso que haya presentadores de informativos que de palabra gesto o de cualquier otra manera muestran su afinidad o rechazo de la noticia, sin que nadie se lo haya pedido (bueno no sabemos si la dirección de informativos a la voz de su amo), tomando postura por un tema que en ese contexto debiera de ser totalmente aséptico.

Share on Facebook58Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario