VOX, un fenómeno cultural sin precedentes. Por Manuel Barragán-Lancharro

TVE cuela un letrero con la palabra "VOX" en un reportaje sobre el nazismo. La Ley General de Comunicación Audiovisual 7/2010 prohíbe la publicidad subliminal en su articulo 18.3, ya sea con fines económicos o de naturaleza politica. Considerándolo una infracción grave, sancionadas con multa de 100.001 euros hasta 500.000 euros en el articulo 60.2.
TVE cuela un letrero con la palabra “VOX” en un reportaje sobre el nazismo. La Ley General de Comunicación Audiovisual 7/2010 prohíbe la publicidad subliminal en su articulo 18.3, ya sea con fines económicos o de naturaleza política. Considerándolo una infracción grave, sancionadas con multa de 100.001 euros hasta 500.000 euros en el articulo 60.2.

 

“La última bocanada viene de TVE, donde el subtítulo de «el odio se abre paso» se intercala en unas imágenes de archivo de un cartel luminoso anunciando una antigua película llamada Bernadetté auf vox”

Mucho se está hablando en los últimos meses de VOX. Me quiero detener en un hecho que cada vez está cogiendo más consistencia. Un componente importante del éxito de VOX en el ámbito político ha sido la reacción cultural que se ha promovido a la par de su creciente éxito.

España, país que no es ajeno a nuestro entorno, ha estado dominada por el marxismo cultural desde hace más de cincuenta años. En los últimos tiempos dicho predominio se está resquebrajando inexorablemente, por una razón evidente. Dicho predominio cultural marxista se ha impuesto hasta en más íntimo ámbito personal: Un buen ejemplo es la ideología de género en todas las vertientes.

Se ha comprobado que, pasado quince años desde su imposición legal en España del marxismo cultural por el Gobierno de Zapatero, parte de la población ha tomado conciencia de lo pernicioso que puede ser para las relaciones personales y la convivencia. Un experimento fallido, pero ha hecho resurgir la conciencia de que es necesario el cambio del paradigma imperante.

VOX, y lo pienso profundamente, no es sólo una formación política, sino que su éxito va ligado, y lo será más aún en un futuro inmediato, si no abandona la bandera adoptada para ser una alternativa al sistema cultural marxista. Por tal razón, en ese sentido está viniendo la ofensiva de las terminales mediáticas que han explotado al máximo el insulto y la descalificación como autodefensa.

La última bocanada viene de TVE, donde el subtítulo de «el odio se abre paso» se intercala en unas imágenes de archivo de un cartel luminoso anunciando una antigua película llamada “Bernadetté auf vox”. Claro ejemplo de publicidad subliminal prohibida por la Ley General de Comunicación Audiovisual.

El Partido Popular y Ciudadanos, por ejemplo, en material cultural, actualmente no difieren mucho de los contrarios en su espectro político. El Partido Popular no derogó ninguna de las leyes ideológica de Zapatero. VOX promete derogarlas cuando toque poder, pero esta promesa es muy convincente porque ya le están parando las primeras iniciativas en el Parlamento de Andalucía, siendo lo más antagonistas, curiosamente el Partido Popular y Ciudadanos.

En fin, sólo el tiempo nos dirá si estamos en los estertores del marxismo cultural en España. Pero sí parece que estamos en un cambio de época.

Share on Facebook45Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Manuel Barragan-Lancharro

Manuel Barragan-Lancharro

Nací en 1981 en Monesterio, provincia de Badajoz. Estudié, por separado, en la Universidad de Extremadura las Licenciaturas en Historia y en Derecho. Actualmente me dedico profesionalmente como Abogado ejerciente en la ciudad de Badajoz. Soy autor de más de cincuenta artículos de investigación histórica sobre Extremadura, y tengo publicados dos libros, del que quiero destacar el titulado República y Guerra Civil en Monesterio (Sociedad Extremeña de Historia, 2010), cuyo origen es un trabajo de grado defendido en la Universidad de Extremadura, y que tuvo la protesta del catedrático-presidente del tribunal evaluador porque el enfoque historiográfico no era de su gusto (no se ajustaba, para entendernos, a los axiomas de la Memoria Histórica).

2 comentarios sobre “VOX, un fenómeno cultural sin precedentes. Por Manuel Barragán-Lancharro

Deja un comentario