La manifestación feminazi y el saco de mentiras y tergiversaciones que nos quieren imponer. Por José Crespo

Begoña Gómez, una mujer enchufada por su marido que cobra 6.000€ al mes por un trabajo al que no asiste, es el ejemplo de las feministas. Como para acudir a la manifestación del #8M
Begoña Gómez, una mujer enchufada por su marido que cobra 6.000€ al mes por un trabajo al que no asiste, es el ejemplo de las feministas. Como para acudir a la manifestación feminazi del #8M

“Ayer daba su apoyo a la manifestación feminazi una tal Begoña Gómez que tiene un trabajo de alto gracias a su esposo el dottore cum fraude”

Ayer daba su apoyo a tal evento una tal Begoña Gómez que tiene un trabajo de alto gracias a su esposo el dottore cum fraude y cuyo sueldo fue declarado secreto de estado.

Me imagino que también asistirá la ministra Delgado la que según Garzón “bebe en mi copa”, la que, cuando Villarejo alardea de formar una agencia de “señoritas” para obtener “información vaginal” de empresarios y políticos, dijo aquello de “éxito asegurado”.

Para remate ahí está otra fémina modélica, la candidata a alcaldesa en la ciudad de Santa Teresa, me refiero a la asesina Baeza condenada a 30 años por un crimen que ahora dice que sufre una campaña de acoso por ser mujer.

¿De qué coño de feminismo nos habla la izquierda con estos modelos? Es sólo una muestra, pues la letanía es larga comenzando por Ireno, la pareja de Pabla… La Carmena la del alzamiento de bienes para no pagar a unos arquitectos mal contratados por su marido… Y todas sin pestañear y ni un movimiento de pupila propio de psicópata de libro.

Es para vomitar, y encima insultando a los que pensamos diferente a los del burka ideológico que nos negamos a asumir.
Aburrido estoy de escuchar machaconamente esos argumentos que, por mucho que se repitan a través de los medios de comunicación cómplices, no dejan de ser un saco de mentiras y tergiversaciones cuyo único objetivo es manipular a la opinión pública para tratar de imponer las tesis propias de la “ideología de género”, ese burka ideológico que nos quieren imponer culpando a una dominante cultura opresora que llaman “heteropatriacado”.

Estamos siendo bombardeados con el fantasma de la “b”, la brecha salarial” esa diferencia existente entre los salarios de los hombres y los de las mujeres expresada como un porcentaje del salario masculino. El propio concepto de brecha salarial es muy discutido por muchos especialistas, pues en realidad no mide el salario percibido por hombres y mujeres con el mismo nivel de estudios y que realizan exactamente el mismo trabajo en el mismo cargo y el mismo número de horas. Si fuese así, los empresarios sólo contratarían mujeres para esos puestos de trabajo.

Share on Facebook147Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario