Ojalá pronto oigamos el monótono ruido de la democracia y no el de los fachas blanqueados por la manipulación. Por Rodolfo Arévalo

Ojalá podamos oír el monótono ruido de la democracia y no el de los fachas blanqueados por la manipulación. Ilustración de Tano
Ojalá podamos oír el monótono ruido de la democracia y no el de los fachas blanqueados por la manipulación. Ilustración de Tano

«Despertar con ruido igual a martes. Si esto fuera lo único que se repitiera cada siete días no tendría demasiada importancia, pero no, no lo es»

Hoy me despierto y el ruido de máquinas cortadoras de césped es, como todos los martes, insoportable. De hecho es sinónimo de éste día en mi calendario semanal. Despertar con ruido igual a martes. Si esto fuera lo único que se repitiera cada siete días no tendría demasiada importancia, pero no, no lo es. Llevamos unos años en esta democracia, que por supuesto nos legaron políticos de otros tiempos menos democráticos, pero a veces me atrevería a decir menos caóticos desde el año 78. Yo voté aquel primer intento, ahora parece que fallido, de reunir a todos los Españoles bajo una misma tierra y bandera, la única que existe desde hace quinientos años que ya es decir.

Hemos tardado aproximadamente veintitantos años en oír de nuevo el estridente ruido de rupturas y desacuerdos irreconciliables por parte de algunos individuos, por llamarlos de alguna forma o psicópatas acomplejados y odiadores por ajustarnos a la realidad. Esa democracia, que no había existido en España durante años, ha tardado menos de lo que dura un caramelo a la puerta de un colegio en irse a freír espárragos. Aquella Constitución de hecho, fue la primera que conocí, ya con mis veintitrés o veinticuatro años que ahora no estoy para cálculos.

«No lo hicieron muy bien entonces los próceres encargados de conformar la ley de leyes, la Constitución»

En un primer momento un personaje, el ex presidente Adolfo Suárez procedente de las cortes generales del antiguo régimen postuló, de acuerdo con muchos otros individuos y por consenso, llevar España a la democracia. Hoy Suárez se ha convertido en ejemplo de cómo liderar un cambio, desde la antigua España de la dictadura hasta la actual en digamos “democracia”. Fue el encargado de conseguirlo y lo hizo bien, muy bien, que dado el carácter Español, no es moco de pavo. Pero no lo hicieron muy bien entonces los próceres encargados de conformar la ley de leyes, la Constitución. Se dejaron fuera de normas o con normas muy subjetivas e inconcretas muchos puntos de esa Constitución.

Así hemos llegado hasta los cuarenta y tantos años después dando vueltas alrededor de las mismas bobadas. Todo porque muchos Españoles son muy suyos, egoístas, rencorosos, mentirosos, chuletas, envidiosos y ególatras, esto elevado a la enésima potencia entre los aspirantes al título de jefe indio. No tener en cuenta la personalidad díscola y variopinta del paisanaje Español, en esas normas sobre las que se basa el Estado de Derecho, la democracia y la libertad de las personas, fue desde luego una gran equivocación. Se dejaron los legisladores muchas lagunas legales por elaborar confiando en el criterio de los Españoles en su conjunto, sin ser conscientes de que en España cada individuo es su propio Rey Sol.

Desde que ¿gobernó? España un tal ZP, tras un atentado achacado a los terroristas musulmanes y nunca muy bien justificado, estudiado y resuelta la verdad de lo sucedido, no hemos vuelto a levantar cabeza. Eso sí, hacer actos de pésame, esos que no falten. Menos ruido y más nueces, queremos que aparezcan los responsables, los verdaderos, ante de que estén criando malvas y no puedan penar sus culpas. Será que tantos muertos sin justificar y sin justicia duelen en las mentes de algunos, de unos más que de otros. No se sabe muy bien como una persona como Zapatero pudo llegar a Secretario General de su partido, pero vaya, cosas mucho más raras han sucedido, suceden y sucederán. Desde aquella época vivimos un perenne, ruidoso y descontrolado sin vivir político de personajes sin mucha enjundia.

«Sobre todo a siniestra suena a ruido insoportable de trituradora o cortadora del césped de la libertad individual»

Desde que Rajoy fue obligado por C’s a dimitir, en parte con razón por su pusilanimidad en muchos asuntos de gobierno, fue ese partido y no otro el que pudo evitar la actual situación, habiendo votado en contra en la farsa de moción de censura. No es fácil considerar el hemicirco, del que gozamos, de manera seria y a tener en cuenta, salvo por ser ese medio redondel el único baluarte que nos queda a muchos Españoles como referente de lo que fue la democracia. Decir hoy en día esa palabra cuando hay tanto partido en las extremidades de lo que es posible, sobre todo a siniestra suena a ruido insoportable de trituradora o cortadora del césped de la libertad individual.

Nos hemos convertido en eso, en bufones de los partidos a los que interesa más su situación particular y la de sus líderes, que cualquier otra cosa que tenga que ver con gobernar, con orden y justicia a los Españoles. Esto resuena ahora cada primero de año en mis oídos cuál cortadora del césped de la libertad, que cada año que pasa se va reduciendo ésta en pro de aprovechados aspirantes a dirigentes de un país, aunque sea en un puesto de ministrillo por compasión, en el que la población de la que dimana el ejercicio del poder está cada vez más insomne por el mucho ruido que oye y las pocas nueces que le caen, ¿será por ruido?

Ojo que las cosas duran lo que duran y los Españoles han demostrado y demuestran no tener tan buen café como parece. Esperemos que sus señorías lleguen a entender eso en sus, diminutos y vacíos de cultura, cerebros y empiecen a valorar a los votantes como se debe. Si ha habido un reparto de poder casi igualitario entre izquierda y derecha el gobierno debiera de ser de una gran coalición de consenso en el que yo te doy algo de lo que quieres y tu me das otro tanto a mí. Eso es la política y no el pim, pam, pum a que nos quieren acostumbrar algunos radicales. Ojalá podamos seguir despertando día a día con el monótono ruido de la democracia y no con el de ruido de sables. Vaya Martes más jodido y dilatado que llevamos.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

4 comentarios sobre “Ojalá pronto oigamos el monótono ruido de la democracia y no el de los fachas blanqueados por la manipulación. Por Rodolfo Arévalo

  • el 9 julio 2019 a las 20:09
    Permalink

    Esto que vivimos no es democracia, es partitocracia, que es un sistema que en España funciona muy, muy mal. A España, se la vigila desde instancia exteriores y vecinas, para evitar que use su liderazgo histórico, y los residentes en España, contribuimos a ello. Un suicidio a lenta velocidad.

    Respuesta
  • roargon
    el 10 julio 2019 a las 16:41
    Permalink

    Pero al final toda la culpa recae en los españoles embobados y desinformados que votan erre que erre sobre todo a una izquierda que no tiene noción de país. Esa gente que manipulada va a donde les llevan los cantos de sirena de gente malintencionada que juega a dividir para sacar beneficio personal. Un país en el que hay casi más candidaturas que votantes es un país de locos o de idiotas.

    Respuesta

Deja un comentario