Ya va siendo hora de que todos pidamos respeto, justicia y libertad. Por Rodolfo Arévalo

María Núñez Bolaños
María Núñez Bolaños

“Ya va siendo hora de que la gente corriente, esa que se dedica a sus quehaceres en la vida, tanto en casa, como en la oficina, o en ninguna parte en concreto, pida respeto”

Ya va siendo hora de que la gente corriente, esa que se dedica a sus quehaceres en la vida, tanto en casa, como en la oficina, o en ninguna parte en concreto, pida respeto. Aunque sea un respeto poco reclamado por su distracción con los medios de desinformación propios y públicos y privados. Hay que conseguir sobre todo que no se les haga llegar una realidad falsa y si les llega hacerles ver que es una realidad manipulada. No todo el mundo tiene la capacidad de ver más allá y de leer entre líneas. Ya se sabe que el Estado tiene cloacas y que muchas veces son necesarias para defender al propio Estado pero esto no es óbice para permitir delitos de cualquier tipo, producidos por ella, aunque sea un delito de omisión de información cuando ésta es fundamental para defender los derechos de las personas como individuos. ¿Cuántos casos están bien ocultos bajo siete llaves para no causar el rebote de odio y violencia que se pueda producir?

No, no se pueden tapar todas las materias indeseables bajo el pretexto de secreto de Estado, porque en una democracia ese secreto debe de estar reservado solamente a asuntos que desvelados pudieran producir la caída del propio orden del país por tejemanejes de potencias extranjeras o de individuos con suficiente poder, que los hay. No deben esconderse los que acusen claramente a personas o entidades concretas que hayan intentado cambiar la opinión general del pueblo, para usar esta en beneficio propio. Básicamente esos intentos de golpe de Estado, alguno cruento que ha existido, con el fin de cambiar las intenciones de voto de los Españoles manipulando sus sentimientos. Tampoco que se oculten desde las instituciones del estado los delitos comunes y reiterados producidos por foráneos.

” Que a estas alturas no se sepa aún cuales fueron las causas reales y los culpables de muchas acciones a veces sangrientas que se han producido en democracia, no debiera ser fuente de alegría”

Por eso no es de recibo que haya tanto mangante que aprovechando esa prebenda que tiene el Estado para asuntos muy puntuales, la usen en temas concretos que pudieran afectarles o en su propio beneficio, como consta a muchos Españoles con dos dedos de frente que ocurre y ha ocurrido. Que a estas alturas no se sepa aún cuales fueron las causas reales y los culpables de muchas acciones a veces sangrientas que se han producido en democracia, no debiera ser fuente de alegría por parte de gentes que pudieran estar implicados en ellos. Todos sabemos a que asuntos nos referimos.

Algunos por bobos o crédulos nunca llegaran a entenderlo aunque se les pongan delante las pruebas, sobre todo porque la alternativa a su pensamiento es tan horrorosa y contra sus principios que todas sus creencias se derrumbarían como un castillo de naipes. No se es más inteligente cuando se cree poder burlar con engaños la justicia y la verdad. Porque tarde o temprano se acaba pagando. Muchas veces dada la caradura de algunos implicados acaban pagando justos por pecadores. Esas personas, afectas a una idea política o social que sinceramente creen en unos postulados concretos y que son los primeros engañados por las falsedades.

“Mientras quede un solo atisbo de duda sin aclarar se cerrará esa herida en falso y un día estallará con toda la violencia acumulada que la situación requiera”

En definitiva al correr de los años, cuando se revela un asunto turbio de personas concretas que pertenecen a una organización política, se acaba afectando a todos los seguidores que sin la menor tacha de culpabilidad forman parte de las filas de los retorcidos, asesinos, muchas veces crueles y mentirosos. He aquí la mayor prueba de egoísmo de los seres humanos. Cargar la culpa individual contra un grupo de su misma ideología para intentar que las culpas de diluyan y desaparezcan. Es posible que eso suceda, pero mientras quede un solo atisbo de duda sin aclarar se cerrará esa herida en falso y un día estallará con toda la violencia acumulada que la situación requiera. Si los culpables no pagan caros los daños causados, no se puede sosegar el espíritu de cientos de miles de personas que seguirán teniendo presente el día del horror en el que sucedieron los hechos recordados. Es curioso que hasta algunos policías que estaban enterados del caso hayan hablado de esos temas y el velo siga tapando la verdad.

Al parecer es algo que traspasa las fronteras de nuestro país y que tiene que haber intereses ajenos y extranjeros que ayuden a tapar los hechos y causas que al parecer para algunos ya son evidentes aunque no haya habido culpables reales señalados. Los directores de orquesta política , a veces soez, que dirigen la historia Española contemporánea está como algunos dijeron no en montañas y desiertos lejanos, si no en reductos más cercanos y occidentales empezando por diversos individuos que están en la mente de todos y que manejan el cotarro de la economía global y que tratan de manejarla a su criterio para beneficio propio.

“Es una pena pero lo más seguro es que de los culpables en temas de delito de lesa humanidad no sepamos nada nunca”

Mientras, se encargan de culpabilizar a los seres humanos; que se han ganado, muchas veces con sangre, vivir en este primer mundo que con sus políticos aprovechados depredadores tiende a la desaparición; con imágenes de niños inmigrantes muertos en cualquier playa o río. Son carroñeros porque la culpa no la tienen los receptores de la imagen, sino quienes tienen el poder de evitarlo y no solo no lo evitan si no que lo propician. Es una pena pero lo más seguro es que de los culpables en temas de delito de lesa humanidad no sepamos nada nunca, pero sí los sufrimos en mente y carne propia. Y mientras tanto la gente corriente mandándose notitas de andar por casa por el Whatsapp.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: