El papel lo aguanta todo, pero la realidad no y menos en altamar. Por Rodolfo Arévalo

El papel lo aguanta todo, pero la realidad no
El papel lo aguanta todo, pero la realidad no

“Diseñar las realidades y necesidades sobre un papel no es muy inteligente que digamos, el papel lo aguanta todo, la realidad no”

Políticos, funcionarios y sindicalistas, viven alejados de la realidad, o de su valor y significado y es una pena porque si no fuera así tendríamos un país mucho más interesante por el que apostar. Obviamente también en el que ganar para nosotros mismos, como debe de ser. Diseñar las realidades y necesidades sobre un papel no es muy inteligente que digamos, el papel lo aguanta todo, la realidad no.

Como novelista sé que los monstruos reales o imaginados pueden tomar corporeidad en una narración y con la connivencia del lector hasta llegar a ser creíbles, pero otra cosa muy distintas son las realidades físicas, las normas y las leyes. De acuerdo en que para convivir hay que tener un marco de referencia, pero lo mínimo que puede pedirse es que sea real. Además que para respetar la libertad sea el mínimo que permita la convivencia.

” Se ha pedido desde el ministerio de trabajo creo, que en las tareas marítimas o sea en la pesca, marisqueo, etc, etc, se establezcan horarios con un reloj para fichar”

El tema se me plantea al oír en un telediario, da igual cuál, son todos igual de malos, y en lo único que compiten en su parte de sucesos que abarca ahora la mitad o más del contenido, es acerca de la ficha. Se ha pedido desde el ministerio de trabajo creo, que en las tareas marítimas o sea en la pesca, marisqueo, etc, etc, se establezcan horarios con un reloj para fichar. El funcionario de culo orondo, sentado en su mesa frente a un papel, ha pensado que el pobre pescador que contrata un armador hace más horas que un bobo y eso no se refleja en ningún lugar.

Me da a mi que la autentica realidad es más recaudatoria que otra cosa, porque seguro que alguien habrá pensado que si se facturan más horas entran más impuestos, y es que los bobos que nos administran creen que todo el monte es orégano, como el que ellos consumen en los predios públicos. Grave equivocación, porque hay trabajos en que cumplir un horario, al contrario que en las cadenas de producción, puede ser perjudicial no solo para el trabajador y el empresario, si no para la obtención de beneficios.

“Me gustaría ver al funcionario de turno decirle al marinero del pesquero que tiene que fichar la salida de trabajo a las siete de la tarde cuando en su barco acaban de dar con un banco de peces”

Me gustaría ver al funcionario de turno decirle al marinero del pesquero que tiene que fichar la salida de trabajo a las siete de la tarde cuando en su barco acaban de dar con un banco de peces que les puede reportar los beneficios de una semana. En ese barco se cobra en proporción a la captura y ni el último grumete del barco va a poner pegas si ese día tiene que estar veinte horas más trabajando, porque de eso depende su sueldo. Eso aquí, pero hay montones de empleos más que son así.

Ya se que a la administración y por ende a los sindicatos les importa una mierda lo que cobremos mientras ellos puedan recaudar sus impuestos, a todas luces abusivos, pero vaya. Al tema al que voy es que una sociedad excesivamente reglada, en cuanto a normativas de trabajo, descanso, jubilación, etc…, es una sociedad condenada al ostracismo económico y eso es también básicamente lo que pasaba en las economías no libres, y de hecho sigue pasando. Sin libertad no se va a ninguna parte. Ya sabemos que las izquierdas sea por el motivo que sea la tienen que montar, porque son incombustibles a la estupidez y puestos a serlo, no fichan ni queriendo.

“No hay más que ver las semanitas que llevamos con el engaño del calentamiento global y aguantando las vocecillas juveniles manipuladas y bien adiestradas por la voz de sus amos”

No hay más que ver las semanitas que llevamos con el engaño del calentamiento global y aguantando las vocecillas juveniles manipuladas y bien adiestradas por la voz de sus amos. Los que cuentan los billetes de las subvenciones. Siempre me acordaré del perrito oyendo el gramófono en los vinilos de la Voz de su Amo. Hay innumerables asuntos para los machaques mentales ahora, que si los patinetes no se pueden aparcar en las aceras o circular por ellas, pero tampoco puedes circular con un vehículo contaminante, y así. Bien, pero me gustaría que dejaran de tomarnos por imbéciles.

Otro asunto el del cinturón de seguridad. Me parece fenómeno que el que quiera lo lleve, pero basta ya de llevar de la mano a los adultos como si fueran bebes. Imagine el lector que lo mismo que el cinturón le puede salvar la vida, también puede matarlo si queda colgando en el coche boca abajo y no se puede soltar. A mi me ha pasado una vez, fue mala suerte y el accidente fue también de pitiminí, pero hubiera podido ser terrible en caso de serlo con un fuego incorporado, me habría convertido en carne de barbacoa, no podía soltarme colgando boca abajo como estaba, eso si con mucha grasita para untar. Permítanme que me tome estas cosas a guasa porque lo de los políticos, funcionarios y sindicalistas la mayor parte de las veces es de guasa y luego viene la Listeria y nos come la vida, vivir para ver.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario