El Dewater no dio para más. Por Rodolfo Arévalo

Yo P. Sánchez, pienso que he ganado con gran solvencia el debate a cinco. Ilustración de Racatole
Yo P. Sánchez, pienso que he ganado con gran solvencia el debate a cinco. Ilustración de Racatole

“Pensaba extenderme, escribir un artículo largo y sesudo, pero el nivel del dewater estuvo tan por los suelos que no da para más”

Pensaba extenderme, escribir un artículo largo y sesudo, pero el nivel del dewater estuvo tan por los suelos, salvo una excepción, que si no acabé dormido, solo fue por respeto y vergüenza torera. El funerario Sánchez estuvo muy en su estilo escatológico queriendo traer el pasado del PP a colación de Casado, y menudo susto, a Franco casi le invita a estar de cuerpo presente para vender su gran idea de lo que debe ser una democracia libre: aquí se piensa lo que yo pienso y nada más, de esta manera me cargaré toda asociación que no me agrade, empezando con la de Franco.

Solo le faltó decir “ese hombre”, para acercarse a él como un buen colegui de campaña. Casado lógicamente le contestó con un y a mí que me cuentas que soy el que ha barrido la corrupción en el partido pero tú no quieres barrer la tuya de los eres de Andalucía. Casado estuvo liado y enzarzado en defenderse de Rivera que sabiéndose perdido, en vez de tirarse al cuello del desenterrador se echó al cuello de Pablo Casado.

Pablo Casado bien, pero le faltó colmillo retorcido frente a un celestial, porque lo parecía, solo le faltaba la corona de santo, hablando ex cátedra y haciendo gestos de presidente del gobierno en funciones. De Rivera, ¿qué decir?, solo le faltó tirarle el trozo de losa a Sánchez y con razón, pero si no tiene muchísima suerte se verá reducido a lo testimonial.

Pablo Iglesias muy en su obsesión psicópata de comunismo, comunismo, comunismo, aunque la mayor parte de los Españoles no puedan ver el comunismo ni en pintura, por feo, retrasado, asesino, y desfasado. 130 millones de muertos en su historia. ¿Queremos repetir? Nada Pablo ni neo comunismo, ni pepinillos en vinagre, sigue así y ni siquiera llegarás a presidente de tu comunidad de Galapagar. ¡A no, que son chalet individuales, de ricos!, perdón.

Por otra parte el que se llevó el debate de calle fue Abascal, que habló muy clarito de los problemas que sobrevuelan España, también de paro, inmigración ilegal, producción, salarios, exportaciones, autónomos, y sobre todo de unidad de España y de huida de los reinos de taifas comunales. Vamos que dijo que en España nos sobran un sesenta por ciento o más de políticos indios de las provincias. Yo ya tengo claro a quién no votar. No sé ustedes. Iba a escribir un artículo extenso, pero es que el dewater no dio para más.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario