La responsabilidad de todos ante la Mentira y la psicopatía política. Por José Crespo

Ya han pactado la estructura del gobierno. Ahora están con el programa. Por Linda Galmor
La responsabilidad de todos ante la Mentira y la peligrosa psicopatía política. Ya han pactado la estructura del gobierno. Ahora están con el programa. Por Linda Galmor

«Ahí tenemos los ERE,s. de Andalucía sobre los que Sánchez parece que no tiene nada que decir a lo que hay que añadir las implicaciones de sus sindicatos que además juegan a celestina política»

Hay historias de partidos políticos que deben de avergonzar a muchos con un mínimo de pudor ahora que se cumple el 140 aniversario de ese partido que hablaba hace cuarenta años de 100 años de honradez… ahí tenemos los ERE,s. de Andalucía sobre los que Sánchez parece que no tiene nada que decir a lo que hay que añadir las implicaciones de sus sindicatos que además juegan a celestina política acudiendo a la cárcel a implorar el apoyo del dottore golpista Junqueras, otro doctor de pacotilla con una tesis cum plagio.

Los hubo menos mentirosos pero ciertamente antidemocráticos y me refiero al «Lenin español» el que amenazaba con la guerra civil si no ganaban las elecciones. Largo, en un mitin pronunciado en el cine Europa en Madrid en enero de 1933, amenazaba a sus rivales políticos avisándoles de que no respetaría el resultado de las urnas tras las elecciones si estas no les daban la victoria: «El jefe de Acción Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado la democracia burguesa e iremos a la conquista del Poder», en este caso lo decía durante el mitin electoral que dio en el cine Europa en enero de 1933.

Año y medio más tarde, en el verano de 1934 en Ginebra, clamaba en una conferencia: «No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad». ¿Esta es la «historia democrática» que nos quieren imponer?

«Me gustaría hacer una meditación en relación con lo que leo y encuentro sobre esa grave dolencia, la psicopatía»

Me gustaría hacer una meditación en relación con lo que leo y encuentro sobre esa grave dolencia, la psicopatía. Lo primero es que el psicópata tiene a la mentira como su herramienta diaria de trabajo. Mediante la mentira se desvirtúa la verdad ex profeso, con un objetivo «en mente», con la finalidad de conseguir algo.

La mentira siempre apunta en una dirección, ya sea para evitar un castigo, para conseguir una recompensa, o para engañar a otro. Detrás de la mentira siempre hay un rédito pero debemos añadir que al transgredir la verdad, como fabulador que es nuestro presidenciable, tiene una íntima búsqueda de satisfacción de un ego descomunal como fanfarrón que es.

Hay mentiras banales pero la mentira psicopática hay que verla como una herramienta de trabajo más. El psicópata miente con total naturalidad por estar acostumbrado a ello, tanto que a veces es difícil captarlo a no ser que vaya dejando pruebas de ello y hoy día el vídeo es una prueba irrefutable que retrata al psicópata y a sus cómplices.

«Me acuerdo ahora cuando Cabra dijo aquello de que lo dicho por Sánchez fue dicho cuando no era presidente todavía, como si ello dejase de ser mentira»

Me acuerdo ahora cuando Cabra dijo aquello de que lo dicho por Sánchez fue dicho cuando no era presidente todavía, como si ello dejase de ser mentira. Me refiero a la tomadura de pelo de Calvo: «El presidente nunca ha dicho que ha visto rebelión en Cataluña». Con ello la vicepresidenta y justificaba la «contradicción» del presidente del Gobierno: «cuando lo dijo, no era presidente, era Pedro Sánchez». Digno de una comedia de Jim Carrey… «Yo, To mismo y Carmen la de Cabra»…

Como psicópata es capaz de mentir mirando a los ojos y con una actitud relajada aunque cuando se le desmonta no devuelve la mirada, baja la vista hacia el papel como si la cosa no fuera con él y no es que sienta remordimiento, él sabe que está mintiendo y no le importa, tiene un único objetivo… ser presidente y rey también, por supuesto.

«La palabra es importante en la comunicación y es necesaria para el correcto entendimiento y el acuerdo entre las personas, algo que se dificulta con la prostitución del lenguaje»

La palabra es importante en la comunicación y es necesaria para el correcto entendimiento y el acuerdo entre las personas, algo que se dificulta con la prostitución del lenguaje, pervirtiendo el verdaderos sentido de las palabras como se viene haciendo en la actualidad.
Ahora al enfrentarnos a la mentira del psicópata, recordemos que lleva escrita la mentira en la frente con esa tesis doctoral ramplona fruto del copieteo y la corruptela académica. Cabe preguntarse, ante tan burdo mentiroso… ¿cuál es el valor de sus palabras? ¿Cuál es el grado de verdad de esas palabras?… pues lamentablemente ese valor tiende entre cero y el vacío absoluto.

Como psicópata dice lo que le conviene decir o lo que se espera que conteste. Ciertamente el valor de lo que dice el psicópata debe ser colocado entre paréntesis y si queremos evaluar al psicópata, no debemos fijarnos en los que dice, (que mantenemos como prueba de cargo), sino que debemos ver qué es lo que hace llevándonos a reconocer el engaño. El psicópata debe ser evaluado por tanto a través de la conducta, de la acción que deje en evidencia su mentira. El psicópata puede mentir con la palabra o con el cuerpo cuando actúa o simula, y adapta la actuación a la persona que quiere captar. Ante unos hará de llorona y ante otros enardecerá su discurso, manejando la ternura y el enojo… a su antojo y provecho.

«Esos niñatos que nos mandaban el mensaje desde Venezuela a través de la tele de Maduro diciendo «qué envidia nos da»

No todos los socialistas son iguales, lo tengo claro, muchos abandonaron sinceramente el marxismo abrazando la social-democracia y dejándolo para los niñatos nostálgicos del totalitarismo leninista. Esos niñatos que nos mandaban el mensaje desde Venezuela a través de la tele de Maduro diciendo «qué envidia nos da» o que «había que traer la frescura de ese socialismo al Mediterráneo», ¡serán jetas! cobrando cheques en paraísos fiscales o de dictaduras islámicas, claro «cabalgando contradicciones».

Escuchaba con atención las palabras de Corcuera y me lamentaba de no tener compatriotas socialistas así con los que compartir amor a España y su unidad sin temer a sufrir una puñalada por la espalda.

Nadie debe albergar duda de que el profanador miente de forma compulsiva cuando reclama el voto del miedo a la izquierda ante la irrupción de Vox, fuerza política a la que presenta como de ultraderecha a la que hay que aislar, mientras se encama con la auténtica ultraizquierda, terroristas y separatistas.

«Aquello habría ahorrado a los españoles los 150 millones de euros que han costado las elecciones, gasto que parece no le quita el sueño»

Simplemente por ello se le debe de pedir la dimisión pues pudo tener el pacto que ahora busca hace seis meses pero en aquel momento por lo visto le quitaba el sueño la alianza con los comunistas. Aquello habría ahorrado a los españoles los 150 millones de euros que han costado las elecciones, gasto que parece no le quita el sueño, será por aquello que dijo su ministra sobre que «el dinero público no es de nadie».

¿Dónde están los medios ante los que declaró y ahora se comprueba que lo dicho es totalmente falso?… ni un reproche. ¿Dónde queda la obligación de lealtad de esos medios hacia la opinión pública para desenmascarar a los traidores y mentirosos?. La complicidad es patente. Hablaba el doctor de ilegalizar referéndums, que con los populismos jamás gobernaría pues según él con ellos el futuro era el hambre y las cartillas de racionamiento.
¿Por qué nadie le dice claramente que es un mentiroso, ante la evidencia de tener delante a un mentiroso compulsivo que hace lo contrario de lo que dice?.

Se nos evidencia en todo esto una responsabilidad triple, la de los políticos, la de los medios cómplices y desgraciadamente en último lugar la de la propia sociedad convertida simplemente en masa informe, «la gente», es decir la sociedad informe y desinformada ya sea voluntaria o involuntariamente.

«Nosotros, la sociedad, tenemos la obligación y la responsabilidad de elegir a los políticos, que nos deben representar a todos»

Nosotros, la sociedad, tenemos la obligación y la responsabilidad de elegir a los políticos, que nos deben representar a todos, y si las cosas van mal también la sociedad es culpable por negarse a la evidencia, por no reconocer y darnos cuenta que debemos imposibilitar, mediante el voto, el acceso al poder de un mentiroso.

Además, a ello debemos sumar que por la alta responsabilidad a la que accede, la mentira no es un simple pecadillo, dado que desde el puesto presidencial se está poniendo el riesgo la convivencia, la propia unidad de España y la Soberanía Nacional con las que anda, sin ningún derecho, traficando desvergonzadamente.

¿Por qué nadie pide su dimisión, simplemente por mentiroso? Empezando por voces que deberían clamarlo desde su propio partido. Este asunto es tan grave que en cualquier país saltaría de inmediato la prensa y la propia sociedad, desde el mismo momento en que se demostró la falsedad académica, con un doctorado de pacotilla en economía, un auténtico fraude que desprestigia los estudios doctorales en España.

«Si los mentirosos no salen de la política, y la política de la judicatura, si no se les saca, la sociedad se convierte en cómplice»

Si los mentirosos no salen de la política, y la política de la judicatura, si no se les saca, la sociedad se convierte en cómplice. Recordemos que se ha demostrado, y lo dice la Audiencia Nacional, que los argumentos de la sentencia del juez Prada donde se exponen los motivos que se argumentaron en la moción contra Rajoy son lisa y llanamente criticables. Por «haber destruido su apariencia de imparcialidad que debe reunir todo miembro de un tribunal» al incluir valoraciones políticas que «no eran necesarias», y en consecuencia la Audiencia Nacional decidió, al amparo de esos fundamentos jurídicos, apartarle del tribunal que juzgará la financiación irregular del PP.

O sea que la moción de censura fue un montaje sobre un montaje judicial, y lo digo sin ninguna simpatía hacia Rajoy… maximo proditores electionem promissa. ¿Prevaricación?, los elementos de la moción de censura que derribó a Rajoy han sido demolidos por la Audiencia nacional… y todos callados con el mentiroso máximo avanzando contra la unidad de España, tal como afirma la separatista Borrás cuando dice que se ha hablado de referéndum de autodeterminación en esas reuniones fruto de las que Sánchez quiere salir presidente de las ruinas de España a pesar de asegurar que se obrará al amparo de la ley y la Constitución… ¿Alguien se lo puede creer?.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario